Tratamientos para el liquen plano erosivo que afecta las mucosas

El liquen plano erosivo (LPE) es una enfermedad que afecta la boca, el esófago (tubo que comunica la garganta con el estómago) y la región anogenital. Es causado por una hiperactividad del sistema inmunológico. A menudo es más doloroso y debilitante que los tipos no erosivos de liquen plano. Según el lugar en que se encuentre, las personas afectadas pueden sentir dolor y tener dificultades para comer, orinar o tener relaciones sexuales. El tratamiento es difícil y está dirigido al control de los síntomas, más que a la curación. Se han utilizado diversas cremas y comprimidos con resultados variables.

Esta revisión analizó la efectividad de los tratamientos para el LPE e incluyó 15 estudios con 473 participantes con LPE. Todos incluyeron la enfermedad oral, pero no genital. Muchos estudios se excluyeron debido a que no fueron ensayos controlados aleatorizados (en los que los participantes se dividen en dos grupos al azar) o debido a que incluyeron participantes con todos los tipos de liquen plano, en lugar de los subtipos erosivos solamente. En todos estos estudios se reclutó un escaso número de participantes (12 a 94) y se utilizó una variedad de métodos y momentos de evaluación diferentes; por lo tanto, no fue posible combinar o comparar los resultados entre los estudios directamente.

Sólo se encontró evidencia débil sobre la efectividad de cualquiera de los tratamientos para el LPE oral. Ninguno de los estudios incluyó enfermedad genital ni esofágica; por lo tanto, no se encontró evidencia del tratamiento de estas enfermedades. Un estudio pequeño encontró que el propionato de clobetasol al 0,025% (un corticoide tópico muy potente) administrado como aerosol alivió significativamente el dolor en comparación con la pomada. En otro estudio, se observó una diferencia significativa en el dolor en un subgrupo pequeño de 11 participantes con LPE que favoreció a la solución de ciclosporina sobre el acetónido de triamcinolona al 0,1% en orabase (un corticosteroide tópico potente). En un estudio con 45 participantes con LPE, el gel de áloe vera tuvo seis veces más probabilidades de dar lugar a una mejoría de al menos el 50% en los síntomas de dolor en comparación con el placebo. En un estudio que incluyó a un subgrupo pequeño de ocho participantes con LPE se observó una diferencia significativa en cuanto a la mejoría en la gravedad de la enfermedad a favor del grupo de ciclosporina comparado con el vehículo.

Se informaron varios efectos secundarios, pero ninguno fue grave. Cuando se administraron corticosteroides tópicos los efectos secundarios principales fueron infección por cándida (levadura) y dolor o malestar en el abdomen superior. El ardor temporal fue un efecto secundario habitual informado con la pomada de tacrólimus al 0,1% y la crema de pimecrólimus al 0,1%.

En general, no hubo evidencia sólida sobre la efectividad de cualquier tratamiento individual, incluidos los corticoides tópicos que son el tratamiento de primera línea ampliamente aceptado para el LPE. Lo anterior se debió principalmente a la falta de ensayos de buena calidad y bien realizados, así como al escaso número de participantes. Otra revisión Cochrane ya ha evaluado las intervenciones para el liquen plano que afecta la boca.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión indica que solamente hay evidencia débil sobre la efectividad de cualquiera de los tratamientos para el LPE oral, ya que no se encontró evidencia sobre el LPE genital. Se necesitan más ECA a mayor escala en poblaciones con LPE oral y genital. Se indica que los estudios futuros deben tener variables de desenlace estandarizadas que sean clínicamente importantes para los pacientes afectados. Se recomienda la medición de una puntuación de gravedad clínica y una puntuación de los síntomas calificada por el participante mediante herramientas de calificación de la gravedad acordadas y validadas. También se recomienda el desarrollo de una herramienta combinada validada de calificación de la gravedad para las poblaciones con LPE oral y genital.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El liquen plano erosivo (LPE) que afecta las superficies mucosas es una enfermedad autoinmune crónica de etiología desconocida. A menudo es más doloroso y debilitante que los tipos no erosivos de liquen plano. El tratamiento del liquen plano erosivo es difícil y está dirigido a la paliación en lugar de a la curación. Se han utilizado diversos agentes tópicos y sistémicos con resultados variables. Otra revisión Cochrane ya ha evaluado las intervenciones para el liquen plano que afecta la boca.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones para el tratamiento del liquen plano erosivo que afecta las regiones orales, anogenitales y esofágicas.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos hasta septiembre de 2009: el registro especializado del Grupo Cochrane de Piel (Cochrane Skin Group), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) en The Cochrane Library, MEDLINE (desde 2005), EMBASE (desde 2007) y LILACS (desde 1982). También se buscaron ensayos en curso en las listas de referencias de artículos y en registros de ensayos en línea.

Criterios de selección: 

Se consideraron todos los ensayos controlados aleatorizados (ECA) que evaluaron la efectividad de cualquier intervención tópica o sistémica para el LPE que afecta la boca, la región genital o ambas áreas, en participantes de cualquier edad, sexo o raza.

Obtención y análisis de los datos: 

Las variables principales analizadas fueron las siguientes:

(a) Reducción del dolor según la calificación de los participantes en una escala analógica visual;
b) Physician Global Assessment (Evaluación global del médico); y
(c) Autoevaluación global del participante.

Se analizaron los cambios en las puntuaciones al final del tratamiento en comparación con el inicio.

Resultados principales: 

Se incluyeron 15 ECA con 473 participantes con LPE (los tamaños de los estudios variaron entre 8 y 94). Todos los estudios incluyeron sitios orales solamente. Seis estudios incluyeron a participantes con liquen plano no erosivo, pero para el análisis de subgrupos previsto solamente se incluyó el subgrupo erosivo. No fue posible agrupar los datos de los nueve estudios con participantes con LPE solamente ni de los seis estudios con un subgrupo de LPE debido al escaso número y a la heterogeneidad de las intervenciones, los métodos de diseño y las variables de desenlace entre los estudios.

Un estudio que incluyó a 50 participantes encontró que el propionato de clobetasol al 0,025% administrado como microesferas líquidas alivió significativamente el dolor en comparación con la pomada (diferencia de medias [DM] -18,30; intervalo de confianza [IC] del 95%: -28,57 a -8,03), aunque sólo hubo datos de desenlaces disponibles de 45 participantes (alto riesgo de sesgo de realización para el cegamiento de los participantes, riesgo bajo/incierto de sesgo general). Sin embargo, en otro estudio se observó una diferencia significativa en el dolor en el subgrupo pequeño de 11 participantes con LPE que favoreció a la solución de ciclosporina sobre el acetónido de triamcinolona al 0,1% en orabase (DM -1,40; IC del 95%: -1,86 a -0,94) (alto riesgo de sesgo de realización y de detección debido a la probable falta de cegamiento, riesgo bajo/incierto de sesgo general). El gel de áloe vera tuvo seis veces más probabilidades de dar lugar a una mejoría de al menos el 50% en los síntomas de dolor en comparación con el placebo en un estudio que incluyó a 45 participantes con LPE (riesgo relativo [RR] 6,16; IC del 95%: 2,35 a 16,13) (bajo riesgo de sesgo general). En estos tres estudios no se observaron diferencias significativas en la Physician Global Assessment.

En un estudio individual pequeño que incluyó a 20 participantes con LPE, la crema de pimecrólimus al 1% tuvo siete veces más probabilidades de dar lugar a una mejoría importante según lo calificado en la Physician Global Assessment en comparación con la crema vehículo (RR 7,00; IC del 95%: 1,04 a 46,95) (bajo riesgo de sesgo general). En un estudio que incluyó a un subgrupo pequeño de ocho participantes con LPE se observó una diferencia significativa en cuanto a la mejoría en la gravedad de la enfermedad cuando se calificó según la Physician Global Assessment, a favor del grupo de ciclosporina en comparación con el vehículo (DM -1,40; IC del 95%: -1,86 a -0,94) (riesgo incierto de sesgo de selección para la ocultación de la asignación, bajo riesgo de sesgo general).

No se observaron efectos beneficiosos estadísticamente significativos del tacrólimus tópico ni del aerosol de fluticasona en dos estudios separados con 29 y 44 participantes respectivamente.

No existe evidencia sólida sobre la eficacia de un tratamiento individual, incluidos los corticosteroides tópicos que son el tratamiento de primera línea aceptado ampliamente para el LPE. Se informaron varios efectos secundarios, pero ninguno fue grave. Cuando se administraron corticosteroides tópicos los efectos secundarios principales fueron candidiasis oral y dispepsia.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save