Tratamiento de las úlceras genitales para la reducción del contagio sexual del VIH

La presencia de una úlcera genital proporcionaría un punto de acceso al virus del VIH si un individuo VIH negativo con una úlcera mantiene relaciones sexuales sin protección con una persona infectada por VIH. El tratamiento de la enfermedad que causa las úlceras genitales permitiría la curación de las úlceras y por lo tanto reduciría las posibilidades de contagio del VIH. Esta revisión evaluó si la administración del tratamiento para las enfermedades que se presentan con úlceras en la región genital reduciría el contagio sexual del VIH. Se identificaron tres estudios que incluían a 173 pacientes HIV negativos con úlceras genitales. Estos estudios no aportaron pruebas suficientes de que el tratamiento de las úlceras genitales reduzca el contagio sexual de la infección por VIH. Sin embargo, las úlceras genitales son problemas de salud pública por sí mismas y los pacientes con estas enfermedades deben ser tratados de forma apropiada; ya sea que el tratamiento reduzca o no el riesgo de infección por VIH.

Conclusiones de los autores: 

Actualmente, no hay pruebas suficientes para determinar si el tratamiento curativo de las úlceras genitales reduciría el riesgo de contagio del VIH. La calidad muy baja de las pruebas implica que el efecto cierto del tratamiento de las úlceras genitales sobre el contagio sexual del VIH puede ser significativamente diferente del efecto calculado a partir de los datos disponibles actualmente. Sin embargo, las úlceras genitales son problemas de salud pública por sí mismas y los pacientes con estas enfermedades deben ser tratados de forma apropiada; ya sea que el tratamiento reduzca o no el riesgo de infección por VIH.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las úlceras genitales debidas a la ruptura de las superficies mucosas pueden incrementar el contagio del VIH. Por lo tanto, el tratamiento de las úlceras genitales con la resolución de las úlceras puede contribuir a la reducción del contagio sexual del VIH.

Objetivos: 

Determinar los efectos del tratamiento de las úlceras genitales en el contagio sexual del VIH.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), PubMed, EMBASE, LILACS, NLM Gateway, Web of Science, WHO International Clinical Trials Registry Platform, ClinicalTrials.gov, y listas de referencias de publicaciones relavantes, para hallar estudios elegibles publicados entre 1980 y agosto 2011.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios de cualquier intervención de tratamiento dirigida a curar las úlceras genitales en comparación con un tratamiento alternativo, placebo o ningún tratamiento. Se incluyeron sólo ensayos cuya unidad de asignación al azar fue el individuo con úlceras genitales confirmadas.

Obtención y análisis de los datos: 

De forma independiente, se seleccionaron los estudios y se extrajeron los datos por duplicado; la resolución de las discrepancias se realizó mediante la discusión, el consenso y la mediación por parte de un tercer revisor. Los resultados de los estudios se expresaron como cocientes de riesgos (CR) con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Hubo tres ensayos controlados aleatorios que cumplieron con los criterios de inclusión y seleccionaron a participantes seronegativos al HIV con chancroide (dos ensayos con 143 participantes) y sífilis primaria (un ensayo con 30 participantes). El estudio de la sífilis, realizado en los EE.UU. entre 1995 y 1997, asignó al azar a los participantes para recibir una única dosis oral de 2,0 g de azitromicina (11 participantes); dos dosis orales de 2,0 g de azitromicina administradas con un intervalo de seis a ocho días (ocho participantes); o penicilina G benzatínica administrada como una inyección intramuscular de 2 400 000 unidades una o dos veces con un intervalo de siete días (11 participantes). Ningún participante en el ensayo presentó la seroconversión durante los 12 meses de seguimiento. Los ensayos de chancroide, realizados en Kenia en 1990, no encontraron ninguna diferencia significativa en las tasas de seroconversión del VIH durante cuatro a 12 semanas de seguimiento entre las dosis orales únicas de 400 y 200 mg de fleroxacina (un ensayo, 45 participantes; CR 3,00; IC del 95%: 0,29 a 30,69), o entre la fleroxacina de 400 mg y el sulfametoxazol de 800 mg más trimetoprima de 160 mg (un ensayo, 98 participantes; CR 0,33; IC del 95%: 0,04 a 3,09). Los eventos adversos informados fueron de gravedad leve a moderada, e incluyeron reacciones de Jarisch-Herxheimer y síntomas gastrointestinales. Las diferencias entre los brazos de tratamiento en la incidencia de eventos adversos no fueron significativas. La calidad de estas pruebas sobre la efectividad del tratamiento de las úlceras genitales en cuanto a la reducción del contagio sexual del VIH, según la metodología de GRADE, es de muy baja calidad.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save