Diferentes regímenes de antibióticos para el tratamiento de la bacteriuria asintomática en el embarazo

Entre el 5% y el 10% de las mujeres embarazadas tienen bacterias en su orina sin síntomas de infección (bacteriuria asintomática). Si no se trata, las mujeres pueden evolucionar hacia el desarrollo de complicaciones graves como la infección renal o el parto prematuro. En esta revisión se examinaron los estudios que compararon diferentes tratamientos con antibióticos para la bacteriuria asintomática para determinar qué antibióticos o qué ciclo de los mismos antibióticos (ciclos más cortos versus más largos) eran más efectivos para reducir la infección. También se examinaron los efectos secundarios como los vómitos. Los estudios incluidos en esta revisión no lograron demostrar qué antibiótico o régimen más moderno sería mejor que los antibióticos más antiguos y el régimen tradicional.

Se incluyeron cinco ensayos controlados aleatorios que reclutaron 1 140 mujeres con resultados de prueba de orina que mostraban bacteriuria asintomática. Cada uno de los cinco estudios examinó antibióticos diferentes; por lo tanto, no se agruparon los resultados. Cuatro de las comparaciones (fosfomicina versus cefuroxima; pivmecillinam versus ampicilina; cefalexina versus Miraxid® [pivmecilinam 200 mg y pivampicilina 250 mg] y cicloserina versus sulfadimidina) no mostraron ventajas definitivas de un antibiótico sobre otro para el tratamiento de la infección, los efectos secundarios ni la seguridad. La ampicilina comparada con pivmecilinam dio lugar a menos vómitos, por lo que fue mejor tolerada por las mujeres en un estudio. Sin embargo, no hubo diferencias en la cura de la infección presente ni en la prevención de la infección recurrente en las mujeres que tomaron ampicilina comparadas con las que tomaron pivmecilinam. En otra comparación de estudios de un ciclo de un día versus un ciclo de siete días de nitrofurantoína, el ciclo más largo fue mejor para el tratamiento de las bacterias en la orina durante el embarazo. Las mujeres que recibieron un ciclo más corto tuvieron más infecciones persistentes pero no hubo diferencias claras en la infección sintomática a las dos semanas, en las náuseas ni en el parto prematuro.

Conclusiones de los autores: 

No fue posible establecer conclusiones definitivas sobre el régimen antibiótico más efectivo y seguro para el tratamiento inicial de la bacteriuria asintomática en el embarazo. Un estudio mostró ventajas con un ciclo más largo de nitrofurantoína y otro mostró una mejor tolerancia con ampicilina comparada con pivmecilinam; por otra parte, no se demostraron diferencias significativas entre los grupos tratados con diferentes antibióticos. Debido a esta falta de pruebas definitivas puede ser útil que los médicos consideren factores como el costo, la disponibilidad local y los efectos secundarios al seleccionar la mejor opción de tratamiento.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La bacteriuria asintomática ocurre en el 5% al 10% de los embarazos y si no es tratada puede provocar complicaciones graves.

Objetivos: 

Evaluar qué antibiótico es más efectivo y menos dañino como tratamiento inicial para la bacteriuria asintomática en el embarazo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (marzo 2010) y en listas de referencias de estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que comparen dos regímenes de antibióticos para tratar la bacteriuria asintomática.

Obtención y análisis de los datos: 

Los revisores de forma independiente examinaron los estudios para su inclusión y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron cinco estudios que incorporaron a 1 140 mujeres con bacteriuria asintomática. No se realizó un metanálisis; cada ensayo examinó diferentes regímenes del antibiótico, por lo que no fue posible agrupar los resultados. En un estudio que comparó una dosis única de fosfomicín trometamol 3 g con un ciclo de cinco días de cefuroxima, no hubo diferencias significativas en la infección persistente (cociente de riesgos [CR] 1,36; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,24 a 7,75), en el cambio a otros antibióticos (CR 0,08; IC del 95%: 0,00 a 1,45) o en la alergia o el prurito (CR 2,73; IC del 95%: 0,11 a 65,24). Una comparación de ciclos de siete días de 400 mg de pivmecilinam versus 500 mg de ampicilina, ambos administrados cuatro veces al día, no mostró diferencias significativas en la infección persistente a las dos semanas ni en la infección recurrente, pero hubo un aumento de los vómitos (CR 4,57; IC del 95%: 1,40 a 14,90) y fue más probable que las mujeres interrumpieran de forma precoz el tratamiento con pivmecilinam (CR 8,82; IC del 95%: 1,16 a 66,95). Cuando se administró cefalexina 1 g versus Miraxid® (pivmecilinam 200 mg y pivampicilina 250 mg) dos veces al día durante tres días, no hubo diferencias significativas en la infección persistente ni recurrente. Un ciclo de un día versus siete días de nitrofurantoína dio lugar a más infección persistente con el ciclo más corto (CR 1,76; IC del 95%: 1,29 a 2,40), pero no hubo diferencias significativas en la infección sintomática a las dos semanas, en las náuseas ni en el parto prematuro. Al comparar cicloserina con sulfadimidina, no se observaron diferencias significativas en las infecciones sintomáticas, persistentes ni recurrentes.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save