Tratamiento aumentativo intravenoso con alfa-1-antitripsina para los pacientes con carencia de alfa-1-antitripsina y neumopatía

Antecedentes

La deficiencia de alfa-1 antitripsina es un trastorno hereditario que puede causar una enfermedad pulmonar (enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC, que es un trastorno pulmonar crónico que impide que el suministro de aire llegue a los pulmones). Afecta a 1 de cada 1600 a 1 de cada 5000 personas. Quienes sufren de neumopatía presentan dificultad para respirar, disminución de la capacidad para realizar ejercicios y sibilancias. Los fumadores son afectados más seriamente y poseen un mayor riesgo de mortalidad a causa de la enfermedad.

Características de los estudios

Se investigaron los efectos beneficiosos y perjudiciales del tratamiento de quienes poseen la modalidad de la enfermedad que afecta los pulmones con alfa-1-antitripsina extraída de plasma humano. Se encontraron tres ensayos clínicos aleatorizados (283 participantes en los análisis) que comparaban el tratamiento con antitripsina alfa-1 con el placebo (un tratamiento simulado) durante dos o tres años. Todos los participantes eran ex fumadores o nunca habían fumado pero poseían una alteración genética que conllevaba un alto riesgo de desarrollar problemas pulmonares. La evidencia está actualizada hasta marzo 2016.

Resultados clave

Sólo un ensayo informó de muertes (uno de 93 participantes murió tomando el medicamento y tres de 87 murieron tomando un placebo). No había información sobre los efectos perjudiciales en el ensayo más antiguo. En otro ensayo, se produjeron efectos adversos graves en 10 participantes del grupo de medicamentos y 18 participantes del grupo de placebo. En el ensayo más reciente, se produjeron graves eventos adversos en 28 participantes de cada grupo.

Ninguno de los ensayos informó sobre el número de infecciones pulmonares o ingresos hospitalarios. Hubo más exacerbaciones (empeoramiento agudo de la función pulmonar) en el grupo de medicamentos que en el de placebo, mientras que la calidad de vida fue similar en los dos grupos.

En todos los ensayos se midió la función pulmonar utilizando el volumen espiratorio forzado en un segundo (cuánto aire puede exhalar una persona durante una respiración forzada) y la difusión de monóxido de carbono (una prueba médica que mide cuánto gas viaja de los pulmones a la sangre). La función pulmonar fue ligeramente peor en los participantes que tomaron el medicamento, pero las diferencias no fueron significativas. La función pulmonar se deterioró significativamente menos cuando se midió con un tipo especial de rayos X llamado tomografía computarizada (CT). En el ensayo más grande y reciente, cuyos autores tenían numerosos conflictos de intereses financieros, no se comunicaron varios resultados secundarios.

Calidad de la evidencia

Debido a la falta de información, no es posible tener la seguridad de si este tratamiento funciona o no. Por lo tanto, la opinión de los autores es que el tratamiento con aumento de la alfa-1 antitripsina no puede ser recomendado.

Conclusiones de los autores: 

En esta actualización de la revisión se añadió un nuevo estudio y 143 nuevos participantes, pero las conclusiones no variaron. Debido a la escasez de datos, no se pudo llegar a una conclusión sobre el impacto de la terapia de aumento en la mortalidad, las exacerbaciones, las infecciones pulmonares, la admisión en hospitales y la calidad de vida, y hubo incertidumbre sobre los posibles daños. Por lo tanto, la opinión de los autores es que el tratamiento con aumento de la alfa-1 antitripsina no puede ser recomendado.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La deficiencia de alfa-1 antitripsina es un trastorno hereditario que puede causar una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Los fumadores son afectados más seriamente y poseen un mayor riesgo de mortalidad a causa de la enfermedad. Por lo tanto, el tratamiento principal es ayudar a los pacientes a dejar de fumar. En la actualidad también existen preparados que contienen antitripsina alfa-1, pero no se sabe con certeza cuál es su efecto clínico.

Objetivos: 

Analizar los efectos beneficiosos y perjudiciales del tratamiento aumentativo con alfa-1-antitripsina intravenosa en pacientes con deficiencia de alfa-1-antitripsina y enfermedad pulmonar.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), PubMed y ClinicalTrials.gov hasta el 25 de marzo de 2016.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorizados de tratamiento aumentativo con alfa-1-antitripsina comparado con placebo o ningún tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Los dos autores de la revisión seleccionaron los ensayos de forma independiente, extrajeron los datos de los resultados y evaluaron el riesgo de sesgo.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ensayos (283 participantes en los análisis) que duraron de dos a tres años. Todos los participantes eran ex-fumadores o nunca fumadores y tenían variantes genéticas que conllevaban un alto riesgo de desarrollar EPOC. Sólo un ensayo comunicó datos de mortalidad (una persona de 93 murió en el grupo de tratamiento y tres de 87 murieron en el grupo de placebo). No había información sobre los efectos perjudiciales en el ensayo más antiguo. Otro ensayo informó de graves efectos adversos en 10 participantes del grupo de tratamiento y 18 participantes del grupo de placebo. En el ensayo más reciente, se produjeron graves eventos adversos en 28 participantes de cada grupo. Ninguno de los ensayos informó del número promedio de infecciones pulmonares ni de ingresos hospitalarios. En los dos ensayos que informaron sobre las exacerbaciones, hubo más exacerbaciones en el grupo de tratamiento que en el de placebo, pero los resultados de ambos ensayos incluyeron la posibilidad de que no hubiera diferencias. La calidad de vida era similar en los dos grupos. El volumen espiratorio forzado en un segundo (VEF1) se deterioró más en los participantes del grupo terapéutico que en el grupo de placebo, pero el intervalo de confianza (IC) no incluyó ninguna diferencia (diferencia de medias estandarizada -0,19; IC del 95%: -0,42 a 0,05; p = 0,12). Para la difusión del monóxido de carbono, la diferencia fue de -0,11 mmol/minuto/kPa (IC del 95%: -0,35 a 0,12; P = 0,34). La densidad pulmonar medida por tomografía computarizada (TC) se deterioró significativamente menos en el grupo de tratamiento que en el grupo de placebo (diferencia de medias (DM) 0,86 g/L, IC del 95%: 0,31 a 1,42; P = 0,002). En el ensayo más grande y reciente, cuyos autores tenían numerosos conflictos de intereses financieros, no se comunicaron varios resultados secundarios.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save