Fármacos antiinflamatorios no esteroideos orales versus otros agentes analgésicos orales para la lesión aguda de partes blandas

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Introducción y objetivos

Las torceduras, los esguinces y las equimosis son lesiones frecuentes de partes blandas y los pacientes con estas lesiones a menudo requieren alivio del dolor. Este alivio se logra generalmente mediante un comprimido tomado por vía oral (ingerido). Están disponibles muchos tipos diferentes de analgésicos orales para tratar dichas lesiones, pero no se sabe si alguno es mejor que cualquiera de los otros. Se intentó identificar si hubo algunas diferencias en el dolor, la inflamación o la función de los pacientes cuando estas lesiones se trataron con fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) orales en comparación con paracetamol, opiáceos (p.ej. codeína), medicinas complementarias o alternativas (MCA) o cualquier combinación de estos. También se analizaron los efectos adversos que podrían ocurrir como resultado de la administración de estas medicinas.

Resultados de la búsqueda y descripción de los estudios

Se hicieron búsquedas en diferentes bases de datos médicas hasta septiembre de 2014. Se analizaron los estudios que incluyeron pacientes con lesiones de partes blandas que se habían asignado a un AINE oral o un analgésico oral alternativo. Se incluyeron 16 estudios con 2144 participantes. Siete de estos estudios incluyeron pacientes con esguince de tobillo solamente. Dos estudios incluyeron sólo niños. En su mayoría los participantes de los otros estudios fueron adultos jóvenes y hubo ligeramente más hombres que mujeres. Los estudios probaron tres comparaciones: AINE versus paracetamol (nueve estudios); AINE versus opiáceos (cuatro estudios); AINE versus combinación de paracetamol y un opiáceo (cuatro estudios). En muchos casos, la concentración (dosis) de uno de los fármacos comparados fue menor de la recomendada. Los estudios informaron los resultados en momentos que variaron desde una hora después de tomar la medicación hasta diez a 14 días.

Calidad de la evidencia

Las pruebas disponibles de la mayoría de los resultados fueron de calidad baja o muy baja. Lo anterior significa que no hay certeza con respecto a la confiabilidad de estos resultados.

Resultados

No se encontraron pruebas de una diferencia importante entre los AINE y el paracetamol en los pacientes con torceduras, esguinces y equimosis para el alivio del dolor, la inflamación o el retorno a la función a los siete días o más. Sin embargo, hubo algunas pruebas de que los pacientes tratados con AINE tuvieron ligeramente más efectos secundarios relacionados con el estómago o los intestinos.

Aunque hubo algunas pruebas que indicaron un mayor retorno a la función a los siete días y menos efectos secundarios en los pacientes con esguinces, torceduras y equimosis que utilizaron un AINE en comparación con un opiáceo, no se puede decir si este resultado se aplicaría a los fármacos que están actualmente disponibles. Lo anterior se debe a que la mayoría de las pruebas provinieron de un estudio que probó un AINE que ya no se comercializa.

No se encontraron pruebas de una diferencia importante entre los AINE y una combinación de paracetamol y opiáceo en los pacientes con esguinces, torceduras y equimosis con respecto al alivio del dolor, la inflamación, el retorno a la función a los siete días o más o los efectos secundarios relacionados con los intestinos. Sin embargo, el analgésico de combinación administrado en los estudios actualmente no es de uso habitual. Lo anterior significa que no es posible estar seguros de que estos resultados se aplicarían actualmente.

No se encontraron estudios que compararan AINE y medicinas complementarias y alternativas. Además, ningún estudio consideró el riesgo de nueva lesión después del tratamiento.

Conclusiones

Esta revisión encontró pruebas de calidad baja o muy baja pero consistentes que no mostraron diferencias importantes entre los AINE y el paracetamol, los opiáceos o una combinación de paracetamol y opiáceo en el dolor o la inflamación después de una lesión de partes blandas. Hay pruebas de calidad baja de más complicaciones relacionadas con los intestinos con los AINE en comparación con paracetamol. Aunque hay pruebas de calidad baja o muy baja de mejor función y menos eventos adversos con los AINE en comparación con los analgésicos que contienen opiáceo, estas pruebas estuvieron dominadas por un estudio que administró un AINE actualmente no disponible y, por lo tanto, tienen una aplicabilidad incierta. Se necesitan estudios de investigación adicionales para determinar si hay diferencias en el retorno a la función o los efectos adversos entre diferentes tipos de AINE versus paracetamol.

Conclusiones de los autores: 

Generalmente hay pruebas de calidad baja o muy baja, pero consistentes, de ninguna diferencia clínicamente importante en la eficacia analgésica entre los AINE y otros analgésicos orales. Hay pruebas de calidad baja de más efectos adversos gastrointestinales con el AINE no selectivo en comparación con paracetamol. Hay pruebas de calidad baja o muy baja de mejor función y menos eventos adversos con los AINE en comparación con los analgésicos que contienen opiáceos; sin embargo, estas pruebas estuvieron dominadas por un estudio que administró un AINE selectivo de la COX-2 actualmente no disponible y tienen una aplicabilidad incierta. Se necesitan estudios de investigación adicionales para determinar si hay diferencias en el retorno a la función o los efectos adversos entre los AINE no selectivos y selectivos de la COX-2 versus paracetamol.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las lesiones agudas de partes blandas son frecuentes y costosas. La mejor farmacoterapia para dichas lesiones no está clara, aunque a menudo se recomiendan los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

Objetivos: 

Evaluar los efectos (beneficiosos y perjudiciales) de los AINE en comparación con otros analgésicos orales para tratar las lesiones agudas de partes blandas.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Lesiones Óseas, Articulares y Musculares (Cochrane Bone, Joint and Muscle Trauma Group) (12 septiembre 2014), Registro Cochane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (The Cochrane Library, 2014 número 8), MEDLINE (1966 hasta septiembre 2014), EMBASE (1980 hasta septiembre 2014), CINAHL (1937 hasta noviembre 2012), AMED (1985 hasta noviembre 2012), International Pharmaceutical Abstracts (1970 hasta noviembre 2012), PEDro (1929 hasta noviembre 2012), y SPORTDiscus (1985 hasta noviembre 2012), además de los motores de búsqueda de Internet, registros de ensayos y otras bases de datos. También se buscó en las listas de referencias de artículos relevantes y se contactó con los autores de los estudios recuperados y compañías farmacéuticas para obtener datos no publicados pertinentes.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios que incluyeron pacientes con lesión aguda de partes blandas (esguince, torcedura o contusión de una articulación, ligamento, tendón o músculo que ocurrió hasta 48 horas antes de la inclusión en el estudio) y que compararon AINE oral versus paracetamol (acetaminofén), opiáceo, paracetamol más opiáceo o medicina complementaria y alternativa. Los resultados fueron dolor, inflamación, función, efectos adversos y nueva lesión inmediata.

Obtención y análisis de los datos: 

Al menos dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente la elegibilidad de los estudios, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. La calidad de las pruebas se evaluó mediante la metodología Grading of Recommendations Assessment, Development and Evaluation (GRADE).

Resultados principales: 

Se incluyeron 16 ensayos con un total de 2144 participantes. Dos estudios sólo incluyeron niños. Los otros 14 estudios incluyeron adultos predominantemente jóvenes, de los que más del 60% fueron masculinos. Siete estudios reclutaron pacientes con esguinces de tobillo solamente. La mayoría de los estudios tuvieron un riesgo de sesgo bajo o incierto; sin embargo, dos tuvieron alto riesgo de sesgo de selección, tres tuvieron alto riesgo de sesgo de falta de cegamiento, uno tuvo alto riesgo de sesgo debido a datos incompletos de resultado y cuatro tuvieron alto riesgo de sesgo de informe selectivo de resultado. Las pruebas generalmente fueron de calidad baja o muy baja, lo que refleja las limitaciones de los estudios, la falta de direccionalidad debido a las dosis subóptimas de los comparadores únicos, la falta de precisión, o uno o más de estos aspectos. Por lo tanto no hay seguridad o hay muy poca seguridad en las estimaciones.

Nueve estudios con 991 participantes compararon AINE con paracetamol. Aunque hay una tendencia a favor del paracetamol, no hubo diferencias clínicamente importantes entre los dos grupos en el dolor antes de las 24 horas (377 participantes, cuatro estudios; pruebas de calidad moderada), del primer al tercer día (431 participantes, cuatro estudios; baja calidad) y al séptimo día o después (467 participantes, cuatro estudios; baja calidad). Tampoco hubo diferencias entre los dos grupos en la inflamación al tercer día (86 participantes, un estudio; calidad muy baja) y al séptimo día o después (77 participantes, un estudio; baja calidad). Hubo una diferencia pequeña entre los dos grupos en el retorno a la función al séptimo día o después (316 participantes, tres estudios; muy baja calidad): según una recuperación de la función supuesta de 804 por 1000 participantes en el grupo de paracetamol, ocho menos por 1000 recuperados en el grupo de AINE (intervalo de confianza [IC] del 95%: 80 menos a 73 más). Hubo pruebas de calidad baja de un menor riesgo de eventos adversos gastrointestinales en el grupo de paracetamol: según un riesgo de eventos adversos gastrointestinales supuesto de 16 por 1000 participantes en el grupo de paracetamol, 13 participantes más por 1000 presentaron un evento adverso gastrointestinal en el grupo de AINE (IC del 95%: 0 a 35 más).

Cuatro estudios con 958 participantes compararon AINE con opiáceos. Debido a que un estudio de un AINE inhibidor selectivo de la COX-2 (valdecoxib) que posteriormente se retiró del mercado dominó las pruebas de esta comparación (706 participantes incluidos en los análisis del dolor, la función y los eventos adversos gastrointestinales), la aplicabilidad de estos resultados es dudosa y se presenta solamente un resumen breve. Hubo pruebas de calidad muy baja de una falta de diferencias clínicamente importantes entre los dos grupos con respecto al dolor antes de las 24 horas, al cuarto a sexto día y al séptimo día. Pruebas de estudios únicos mostraron una falta similar de diferencias entre los dos grupos para la inflamación al tercer día (68 participantes) y al décimo día (84 participantes). El retorno a la función al séptimo día o después favoreció al grupo de AINE (calidad baja) y hubo menos eventos adversos gastrointestinales en el grupo del AINE inhibidor selectivo de la COX-2 (muy baja calidad).

Cuatro estudios con 240 participantes compararon AINE con la combinación de paracetamol y un opiáceo. La aplicabilidad de los resultados de estos estudios es dudosa, en parte porque los agentes analgésicos de combinación con dextropropoxifeno ya no son de uso general. Aunque las estimaciones puntuales favorecieron al AINE, pruebas de calidad muy baja no mostraron una diferencia entre las dos intervenciones en los números con poco o ningún dolor el primer día (51 participantes, un estudio), el tercer día (149 participantes, dos estudios), o el séptimo día (138 participantes, dos estudios). Pruebas de calidad muy baja mostraron una falta similar de diferencias entre los dos grupos en la inflamación al tercer día (informada en dos estudios) y al séptimo día (informada en dos estudios), el retorno a la función al séptimo día (89 participantes, un estudio) y los eventos adversos gastrointestinales (141 participantes, tres estudios).

Ningún estudio comparó los AINE con medicinas complementarias y alternativas, y ningún estudio informó las tasas de nueva lesión.

Share/Save