Levomepromazina para la esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad mental profundamente discapacitante que afecta los pensamientos, las emociones y el comportamiento. Tiene una prevalencia en algún momento de la vida de cerca del 1%. Los fármacos antipsicóticos siguen siendo el tratamiento principal para la esquizofrenia. Los fármacos antipsicóticos se clasifican en subtipos típicos y atípicos. Los fármacos antipsicóticos de primera generación o típicos han sido la base del tratamiento de la esquizofrenia durante décadas y son efectivos para reducir los síntomas positivos de la esquizofrenia, pero los síntomas negativos son bastante resistentes al tratamiento. Con la llegada de los antipsicóticos atípicos, se ha producido un incremento en años recientes de las prescripciones de estos fármacos. La levomepromazina es uno de los "más antiguos" fármacos antipsicóticos típicos. Se revisaron sistemáticamente los efectos de la levopromazina en comparación con otros fármacos antipsicóticos típicos y atípicos en pacientes con esquizofrenia y trastornos similares a la esquizofrenia. Fue posible incluir cuatro estudios en esta revisión sistemática.

Conclusiones de los autores: 

Los datos disponibles no permitieron formular observaciones con seguridad sobre la efectividad de la levomepromazina para la esquizofrenia. Deben realizarse estudios más grandes, con más potencia, que comparen la levomepromazina con otros antipsicóticos, incluida la clozapina.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La levomepromazina es un fármaco antipsicótico típico "antiguo" autorizado para el uso en la esquizofrenia, pero prescrito escasamente en el Reino Unido.

Objetivos: 

Determinar los efectos clínicos y la seguridad de la levomepromazina comparada con placebo o fármacos antipsicóticos para el tratamiento de la esquizofrenia y de las psicosis esquizofreniformes.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) (diciembre 2008), que se basa en búsquedas regulares en las bases de datos BIOSIS, CENTRAL, CINAHL, EMBASE, MEDLINE y PsycINFO, entre otras. Se revisaron las referencias de todos los estudios identificados en busca de más ensayos. También se estableció contacto con las compañías farmacéuticas pertinentes para obtener información adicional.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos aleatorios que compararon la levomepromazina con placebo o con otros antipsicóticos para la esquizofrenia y las psicosis esquizofreniformes.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos fueron extraídos de forma independiente. En los resultados dicotómicos, se calculó el riesgo relativo (RR) (modelo de efectos aleatorios), con sus intervalos de confianza (IC) del 95%, y cuando fue apropiado, se calculó el número necesario a tratar (NNT). Se evitó el uso del número necesario para dañar (NND), como alternativa se usó el número necesario a tratar para un resultado beneficioso adicional (NNTB) y el número necesario a tratar para un resultado perjudicial adicional (NNTD) para indicar la dirección del efecto. En los resultados continuos, se calcularon las diferencias de medias ponderadas (DMP).

Resultados principales: 

La revisión actualmente incluye cuatro ECA con 192 participantes. En el resultado primario de dejar el estudio precozmente, la levomepromazina no fue significativamente diferente comparada con otro antipsicóticos. El brazo con levomepromazina tuvo resultados significativamente mejores en la gravedad de CGI comparada con la clorpromazina (n = 38, 1 ECA, DMP -0,80; IC: -1,51 a -0,09). La risperidona fue mejor en las puntuaciones de la variable principal de evaluación CGI (n = 42, 1 ECA, RR 2,33, IC: 1,11 a 4,89; NNT 3; IC: 2 a 10) comparada con la levomepromazina. Los pacientes que recibieron levomepromazina tuvieron mejor puntuación de la variable principal de evaluación en la BPRS (n = 38, 1 ECA, DMP -9,00; IC: -17,46 a -0,54) y en la puntuación total de PANSS (n = 38, 1 ECA, DMP -15,90; IC: -30,30 a -1,50) que la clorpromazina. Los pacientes que recibieron risperidona notaron una diferencia significativa en el resultado "al menos reducción del 20%" de la puntuación de la variable principal de evaluación en la BPRS (n = 42, 1 ECA, RR 3,33; IC: 1,07 a 10,42; NNT 3; IC: 2 a 14) comparado con la levomepromazina. La levomepromazina causó menos temblor (n = 41, 1 ECA, RR 0,12; IC: 0,02 a 0,87, NNTB 3; IC: 2 a 8), menos administración de fármacos antiparkinsonianos (n = 79, 2 ECA, RR 0,39; IC: 0,17 a 0,90; NNTB 5, IC: 2 a 21) comparada con el haloperidol. La levomepromazina causó menos acatisia comparada con la clorpromazina, pero más hipotensión comparada con la risperidona (n = 42, 1 ECA, RR 2,50, IC: 1,21 a 5,18; NNTD 3, IC: 2 a 7). Los mareos fueron frecuentes con la levomepromazina comparada con otros fármacos antipsicóticos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save