Suplementos de antioxidantes para las enfermedades hepáticas

El betacaroteno, la vitamina A, la vitamina C y la vitamina E no se pueden recomendar para el tratamiento de las enfermedades hepáticas.

Se ha indicado que el desequilibrio entre demasiado estrés oxidativo y demasiada poca defensa antioxidativa provoca varias enfermedades hepáticas. Por lo tanto, los suplementos de antioxidantes (betacaroteno, vitamina A, vitamina C, vitamina E y selenio) podrían tener una función potencial en los pacientes con enfermedades hepáticas. Las pruebas sobre si los suplementos de antioxidantes son eficaces para el tratamiento de las enfermedades hepáticas son contradictorias.

En esta revisión se evalúan los tratamientos con suplementos de antioxidantes en la hepatopatía alcohólica, las enfermedades hepáticas autoinmunes, por el virus de la hepatitis B o la hepatitis C o la cirrosis hepática. La revisión incluye 20 ensayos clínicos con asignación aleatoria. En total, se asignaron al azar 1 225 participantes a suplementos antioxidantes (betacaroteno, vitamina A, vitamina C, vitamina E y selenio) versus placebo o ninguna intervención. El escaso número de participantes asignados al azar aumenta el riesgo de errores aleatorios ("influencia del azar"). La calidad de los ensayos fue deficiente, por lo que el riesgo de errores sistemáticos ("sesgo") fue alto.

Según los ensayos clínicos con asignación aleatoria realizados no se encontraron pruebas convincentes de que el betacaroteno, la vitamina A, la vitamina C y la vitamina E o sus combinaciones sean beneficiosos para el tratamiento de la hepatopatía alcohólica, las enfermedades hepáticas autoinmunes, por el virus de la hepatitis B o la hepatitis C o la cirrosis hepática.

Conclusiones de los autores: 

No se encontraron pruebas para apoyar o refutar el uso de suplementos de antioxidantes en pacientes con enfermedades hepáticas. Los suplementos de antioxidantes pueden aumentar la actividad de las enzimas hepáticas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Varias enfermedades hepáticas se han asociado con estrés oxidativo. Por lo tanto, los antioxidantes se han indicado como fármacos terapéuticos posibles para varias enfermedades hepáticas. Las pruebas que apoyan estas indicaciones son contradictorias.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de los suplementos de antioxidantes para los pacientes con enfermedades hepáticas.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE, LILACS, the Science Citation Index Expanded y en Conference Proceedings Citation Index-Science hasta enero 2011. Se revisaron las bibliografías de publicaciones pertinentes y se les escribió a expertos y compañías farmacéuticas para encontrar ensayos adicionales.

Criterios de selección: 

Se consideraron para su inclusión ensayos con asignación aleatoria que compararan suplementos de antioxidantes (betacaroteno, vitamina A, C, E y selenio) versus placebo o ninguna intervención para las enfermedades hepáticas autoinmunes, las hepatitis virales, la hepatopatía alcohólica y la cirrosis (cualquier etiología).

Obtención y análisis de los datos: 

Cuatro autores seleccionaron de forma independiente los ensayos para su inclusión y extrajeron los datos. Las medidas de resultado fueron mortalidad por todas las causas, mortalidad relacionada con hepatopatía, morbilidad relacionada con hepatopatía, índices bioquímicos al seguimiento máximo en los ensayos individuales así como los eventos adversos, las medidas de calidad de vida y la relación coste-efectividad. En los pacientes con hepatitis B o C también se consideró la respuesta virológica sostenida y al final del tratamiento. Se realizaron metanálisis de efectos aleatorios y de efectos fijos Los resultados se presentaron como riesgos relativos (RR) o diferencias de medias (DM), ambos con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Se incluyeron 20 ensayos con asignación aleatoria con 1 225 participantes. Los ensayos evaluaron el betacaroteno (tres ensayos), la vitamina A (dos ensayos), la vitamina C (nueve ensayos), la vitamina E (15 ensayos) y el selenio (ocho ensayos). La mayoría de los ensayos tuvo un alto riesgo de sesgo y mostró heterogeneidad. En general, los suplementos de antioxidantes evaluados no tuvieron efectos significativos sobre la mortalidad por todas las causas (riesgo relativo [RR] 0,84, intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,60 a 1,19; I2 = 0%) ni sobre la mortalidad relacionada con hepatopatía (RR 0,89, IC del 95%: 0,39 a 2,05; I2 = 37%). La estratificación según el tipo de enfermedad hepática no afectó notoriamente los resultados. Los suplementos de antioxidantes aumentaron significativamente la actividad de la gammaglutamiltranspeptidasa (DM 24,21 UI/l, IC del 95%: 6,67 a 41,75; I2 = 0%).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save