Intervenciones para el tratamiento de los tumores de ovario borderline

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Las mujeres con tumores de ovario borderline (potencial maligno bajo) evolucionan muy bien después de la cirugía y las recidivas pueden ser curadas mediante cirugía adicional. La forma ideal de tratamiento quirúrgico inicial para los tumores de ovario borderline es polémica. Además, se desconoce si el tratamiento adicional después de la cirugía reduce el riesgo de recidiva de los tumores o de muerte.

En esta revisión se encontraron seis ensayos que reclutaron 340 pacientes a las que se les había realizado cirugía por tumores de ovario borderline. Estos ensayos compararon el número de muertes entre las mujeres que recibieron diversas formas de tratamiento o ningún tratamiento adicional después de la cirugía. En cinco de los ensayos las mujeres presentaban tumores limitados a los ovarios y la mayoría fue seguido durante más de diez años. Sólo un ensayo reclutó mujeres con tumores que se habían diseminado más allá del ovario y este ensayo siguió a las pacientes por menos de tres años, que no es un período suficientemente largo para detectar cualquier diferencia entre los grupos que recibieron tratamientos diferentes. Ninguno de los ensayos encontró un beneficio demostrable de cualquiera de las formas adicionales de tratamiento. Sin embargo, los seis ensayos se realizaron hace más de 15 años y desde entonces la quimioterapia con platino se utiliza ampliamente para tratar el cáncer de ovario avanzado. Sin embargo, sólo uno de los ensayos en esta revisión evaluó este tipo más moderno de quimioterapia. Se necesitan ensayos adicionales de quimioterapia con platino y de tratamientos menos tóxicos que analicen el beneficio de reducir la ansiedad y los trastornos de la cirugía adicional y del tratamiento para la recidiva.

Un ensayo adicional, que incorporó a 32 mujeres que presentaban tumores de ovario borderline en ambos ovarios, comparó cirugía conservadora (con extirpación del ovario más enfermo y resección del tumor del otro ovario) con cirugía ultraconservadora (resección de los tumores sin extirpar los ovarios). Casi todas las mujeres a las que se les realizó cirugía ultraconservadora tuvieron un embarazo, comparadas con la mitad de las mujeres a las que se les realizó cirugía conservadora. Aunque cerca de dos tercios de las mujeres del ensayo presentaron tumores similares nuevamente, la mayoría de las mujeres tuvieron un embarazo antes de presentar recidiva de la enfermedad, a todas se les trató la recidiva con cirugía adicional y ninguna desarrolló cáncer de ovario invasivo ni murió debido al tumor. Este estudio pequeño indica que la cirugía ultraconservadora realizada por un cirujano experimentado con un seguimiento cuidadoso para la recidiva se puede recomendar para las mujeres con tumores de ovario borderline bilaterales que todavía deseen concebir, pero de forma ideal este enfoque se debe evaluar en otros ensayos independientes. A pesar de las búsquedas rigurosas no se encontraron ensayos que comparen directamente la cirugía conservadora con la cirugía radical (cirugía para extraer todos los órganos reproductivos femeninos) ni que comparen la cirugía por mínimo acceso (laparoscopia) con la cirugía abierta (laparotomía) para las mujeres con tumores de ovario borderline.

Ninguno de estos ensayos analizó cómo los diversos tratamientos afectaron la calidad de vida (CdV) de las mujeres.

Conclusiones de los autores: 

No se encontraron pruebas para apoyar el uso de cualquier tipo específico de tratamiento adyuvante para los tumores de ovario borderline. Se necesitan ECAs que evalúen el beneficio del tratamiento adyuvante con quimioterapia óptimamente dosificada y fármacos dirigidos más modernos, en particular para los tumores de ovario borderline avanzados. La baja mortalidad por tumores de ovario borderline debe dar lugar a que la supervivencia sin recidiva, el tiempo hasta la recidiva y la morbilidad sean variables principales de evaluación importantes en dichos ensayos.

A las mujeres con tumores de ovario borderline bilateral diagnosticados de forma intraoperatoria que deseen preservar su fertilidad se les puede ofrecer cistectomía bilateral. De manera similar, se necesitan ECAs con mujeres que comparen cirugía radical con cirugía conservadora y que comparen laparoscopia con laparotomía.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se desconoce la seguridad de la cirugía conservadora y el beneficio de las intervenciones adicionales después de la cirugía para los tumores de ovario borderline.

Objetivos: 

Evaluar los beneficios y daños de las diferentes formas de tratamiento para los tumores de ovario borderline.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Cáncer Ginecológico (Cochrane Gynaecological Cancer Group) hasta 2009, Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (Cochrane Library 2008, número 4), MEDLINE y EMBASE hasta 2009. También se buscó en los registros de ensayos clínicos, los resúmenes de reuniones científicas y las listas de referencias de los estudios incluidos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados con asignación aleatoria (ECAs) que compararon diferentes intervenciones en mujeres adultas con diagnóstico de tumores de ovario borderline de cualquier variante histológica.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de forma independiente.

Resultados principales: 

Se identificaron siete ECAs que implicaron 372 mujeres. No fue posible agrupar los resultados de los ensayos porque las comparaciones de tratamiento difirieron.

Seis ECAs (n = 340) realizados hace más de 15 años evaluaron el tratamiento adyuvante (quimioterapia, irradiación externa pelviana o tratamiento con isótopo radiactivo intraperitoneal) después de la cirugía radical; más del 87% de las participantes presentaban tumores en estadio I. Se siguió a la mayoría de las participantes durante más de diez años. La supervivencia general y sin recidiva fueron similares entre ambos brazos de estos ensayos, excepto para un ensayo (n = 66) que mostró una supervivencia significativamente menor (p = 0,03) en las mujeres que recibieron quimioterapia (thio-TEPA). Los efectos adversos del tratamiento no se informaron completamente y los seis ensayos tuvieron alto riesgo de sesgo.

Un ensayo adicional (n = 32) que reclutó participantes con tumores serosos bilaterales que deseaban preservar la fertilidad, reveló un aumento significativo de las probabilidades de embarazo (cociente de riesgo [CR] 3,3; IC del 95%: 1,4 a 8,0), pero no hubo una recurrencia significativamente más temprana de la enfermedad (CR 1,5; IC del 95%: 0,6 a 3,8) en las mujeres a las que se les realizó cirugía ultraconservadora (cistectomía bilateral) que en las que se les realizó cirugía conservadora (cistectomía y ovariectomía contralateral). Este ensayo presentaba un bajo riesgo de sesgo.

La calidad de vida (CdV) no se documentó en ningún ensayo incluido. No se encontraron ensayos que compararan cirugía radical con cirugía conservadora ni laparoscopia con laparotomía.

Share/Save