Cirugía asistida por computadora para la reconstrucción de ligamentos de la rodilla

Antecedentes

El ligamento cruzado anterior (LCA) y el ligamento cruzado posterior (LCP) son ligamentos situados en el centro de la rodilla. Una lesión del LCA es común en deportes como el fútbol y el baloncesto, mientras que una lesión del LCP es mucho menos común. La operación para reconstruir el LCA, generalmente con un tendón, es uno de los procedimientos ortopédicos más frecuentes. Es muy importante realizar esta operación con precisión para obtener un resultado satisfactorio y una computadora puede ser capaz de ayudar con esto. Esta revisión se propuso examinar la evidencia sobre el uso de una computadora adicional durante la operación para ayudar a posicionar los túneles óseos en los que colocar el tendón de reemplazo.

Características de los estudios

Se realizó una búsqueda exhaustiva de la bibliografía médica hasta el 5 de julio de 2013 para encontrar ensayos controlados aleatorizados (estudios clínicos en los que las personas se colocan al azar en uno de dos o más grupos de tratamiento) y ensayos controlados cuasialeatorizados (p.ej., asignación por número de registro del hospital o fecha de nacimiento) que compararan la cirugía asistida por computadora (CAC) del LCA o el LCP con técnicas quirúrgicas convencionales que no incluyeran la CAC en adultos.

Resultados clave y calidad de la evidencia

Se encontraron cinco estudios para su inclusión en esta revisión. En estos estudios participaron 366 personas, principalmente mujeres (70%), de 14 a 53 años de edad. Los cinco ensayos incluyeron la reconstrucción del LCA.

Existieron dudas acerca de la fiabilidad de los resultados de los estudios debido a la escasa información sobre los métodos de ensayo y, a veces, los resultados. La evaluación de la calidad de la evidencia disponible para los resultados individuales varió desde una calidad "moderada" (lo que significa que una mayor investigación puede cambiar la estimación) a una calidad "muy baja" (lo que significa que somos muy inciertos acerca de la estimación).

Los ensayos aportaron alguna evidencia de calidad moderada de que no había diferencias entre la cirugía asistida por computadora y la cirugía convencional para la función de la rodilla comunicada por el paciente. Hubo evidencia de baja calidad de que no había diferencias entre los dos grupos en la puntuación de función autoinformada y evidencia de muy baja calidad de que no había diferencias en una puntuación que medía los niveles de actividad. Hubo evidencia de baja calidad de que no había diferencias entre los dos grupos de tratamiento en cuanto al número de personas evaluadas por los médicos como con una función normal o casi normal de la rodilla en el momento del seguimiento final. En dos ensayos no se informó de ningún evento posquirúrgico adverso; los otros tres ensayos no informaron de este resultado. La CAC tomó más tiempo que la cirugía convencional (de 9 a 27 minutos más).

En general, la evidencia actualmente disponible no indica que la CAC en la reconstrucción de los ligamentos de la rodilla mejore el resultado en comparación con la cirugía convencional.

Conclusiones de los autores: 

A partir de la evidencia disponible, no se puede demostrar o refutar un efecto favorable de la CAC para las reconstrucciones del ligamento cruzado de la rodilla en comparación con las reconstrucciones convencionales. En general, la evidencia actualmente disponible no indica que la CAC en la reconstrucción de los ligamentos de la rodilla mejore el resultado en comparación con la cirugía convencional. Es necesario que los estudios futuros informen mejor sobre esta tecnología.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La reconstrucción del ligamento cruzado anterior (LCA) es uno de los procedimientos ortopédicos realizados con mayor frecuencia. La causa técnica más común del fracaso de la reconstrucción es la colocación inadecuada del injerto. La cirugía asistida por ordenador (CAC) tiene como objetivo mejorar la precisión de la colocación del injerto. Aunque la lesión y la reconstrucción del ligamento cruzado posterior (LCP) son mucho menos comunes, la reconstrucción del LCP tiene dificultades comparables en relación con la colocación del injerto. Esta es una actualización de una revisión Cochrane publicada por primera vez en 2011.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la cirugía de reconstrucción asistida por ordenador frente a las técnicas de operación convencionales para las lesiones de LCA o LCP en adultos.

Métodos de búsqueda: 

Para esta actualización, se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Lesiones Óseas, Articulares y Musculares (Cochrane Bone, Joint and Muscle Trauma Group) (desde 2010 hasta julio de 2013), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (Número 5, 2013), MEDLINE (desde 2010 hasta julio de 2013), EMBASE (desde 2010 hasta julio de 2013), CINAHL (desde 2010 hasta julio de 2013), referencias de artículos y registros de ensayos prospectivos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) y ensayos controlados cuasialeatorizados que compararon el LCA para la reconstrucción del LCA o el LCP con las técnicas quirúrgicas convencionales que no incluyen el LCA.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores examinaron de forma independiente los resultados de la búsqueda, evaluaron el riesgo de sesgo en los estudios y extrajeron los datos. Cuando fue apropiado, se combinaron los datos utilizando riesgo relativo (RR) o diferencias de medias (DM), ambos con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

La búsqueda actualizada dio lugar a la inclusión de un nuevo estudio. Esta revisión incluye ahora cinco ECA con 366 participantes. Hubo más participantes femeninos que masculinos (el 70% eran mujeres); sus edades oscilaban entre los 14 y los 53 años. Todos los ensayos incluían reconstrucciones del LCA realizadas por cirujanos experimentados.

La evaluación del riesgo de sesgo de los estudios se vio obstaculizada por la escasa información sobre los métodos de ensayo y, en consecuencia, se consideró que varios estudios eran "poco claros" en lo que respecta a varios tipos de sesgo. Un ensayo que presentaba datos de resultados principales tenía un alto riesgo de sesgo de detección por falta de cegamiento del médico y de sesgo de desgaste por una pérdida no contabilizada a los dos años de seguimiento.

Se encontró evidencia de calidad moderada (tres ensayos, 193 participantes) de ninguna diferencia clínicamente relevante entre la CAC y la cirugía convencional en las puntuaciones subjetivas del International Knee Documentation Committee (IKDC) (medida autoinformada de la función de la rodilla; escala de 0 a 100 donde 100 era la mejor función). Los datos agrupados de dos de estos ensayos (120 participantes) mostraron una diferencia pequeña, pero clínicamente irrelevante, que favorecía a la CAC (DM 2,05; IC del 95%: -2,16 a 6,25). Un tercer ensayo (73 participantes) también encontró una diferencia mínima en las puntuaciones subjetivas de IKDC (informó DM 0,2).

Se encontró evidencia de baja calidad (dos ensayos, 120 participantes) que no mostró diferencias entre los dos grupos en las puntuaciones de Lysholm, también medidas en una escala de 0 a 100 donde 100 es la mejor función (DM 0,25; IC del 95%: -3,75 a 4,25). Se encontró evidencia de muy baja calidad (un ensayo, 40 participantes) que no mostraba diferencias entre los dos grupos en las puntuaciones de Tegner. Se encontró evidencia de baja calidad (tres ensayos, 173 participantes) que mostraban que la mayoría de los participantes de ambos grupos se evaluaron con una función de la rodilla normal o casi normal (86/87 con CAC versus 84/86 sin CAC; RR 1,01; IC del 95%: 0,96 a 1,06).

Del mismo modo, no se encontraron diferencias en las medidas de resultados secundarios de la estabilidad de la rodilla, la pérdida de amplitud de movimiento y la colocación del túnel. Ninguno de los ensayos informó sobre la reintervención.

En dos ensayos (133 participantes) no se informó de ningún evento posquirúrgico adverso; los otros tres ensayos no informaron de este resultado.

El uso de la CAC se asoció con tiempos de operación más largos en comparación con las técnicas de operación convencionales: la diferencia media en los tiempos de operación reportados en los estudios osciló entre 9 y 27 minutos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save