Administración de suplementos de vitamina D para la prevención del cáncer en adultos

Pregunta de la revisión

¿La administración de suplementos de vitamina D previene el cáncer?

Antecedentes

Las pruebas disponibles sobre la vitamina D y el cáncer son llamativas, pero no concluyentes. Muchos estudios observacionales, así como ensayos aleatorios, indican que los niveles altos de vitamina D en sangre están relacionados con la reducción de la aparición del cáncer. Sin embargo, los resultados de los ensayos aleatorios que prueban el efecto de la administración de suplementos de vitamina D para la prevención del cáncer son contradictorios.

Características de los estudios

El objetivo de esta revisión sistemática fue analizar los efectos beneficiosos y perjudiciales de las diferentes formas de vitamina D, especialmente en la aparición del cáncer. Un total de 18 ensayos proporcionaron datos para esta revisión; 50 623 participantes fueron asignados al azar a vitamina D o placebo o ningún tratamiento. Todos los ensayos se realizaron en países de ingresos altos.

Resultados clave

El rango de edad de los participantes fue de 47 a 97 años y como promedio, el 81% fueron mujeres. La mayoría de los participantes incluidos no tenía deficiencia de vitamina D. La administración de vitamina D duró como promedio seis años y la mayoría de los investigadores de los ensayo utilizó vitamina D₃ (colecalciferol). No se encontraron pruebas sólidas de que la administración de suplementos de vitamina D reduzca o aumente la aparición de cáncer en las mujeres predominantemente de edad avanzada que residen en la comunidad. Se observaron disminuciones en la mortalidad por todas las causas y la mortalidad relacionada con cáncer entre los participantes tratados con vitamina D/D₃ en comparación con los participantes de los grupos control. Sin embargo, cuando se utilizó el análisis secuencial de ensayos, un enfoque estadístico para reconfirmar o cuestionar estos resultados, se concluyó que estos resultados se podrían deber a errores aleatorios (efecto del azar). También se encontraron pruebas de que la administración combinada de vitamina D₃ y suplementos de calcio aumentó la aparición de cálculos renales, pero aún no está claro a partir de los ensayos incluidos si la vitamina D₃, el calcio o ambos fueron responsables de este efecto. Además, estos resultados también se podrían deber a errores aleatorios (efecto del azar).

Calidad de la evidencia

Un gran número de participantes de los estudios abandonó los ensayos antes de la finalización, lo que plantea inquietudes con respecto a la validez de los resultados. Se consideró que en la mayoría de los ensayos, la realización no fue buena ni adecuada, por lo que es probable que los resultados estuvieran sesgados (o sea, posiblemente una sobrestimación de los efectos beneficiosos y una subestimación de los efectos perjudiciales).

Actualidad de las pruebas

Estas pruebas están actualizadas hasta febrero de 2014.

Conclusiones de los autores: 

Actualmente, no hay pruebas sólidas de que la administración de suplementos de vitamina D disminuya o aumente la aparición de cáncer en las mujeres predominantemente de edad avanzada que residen en la comunidad. La administración de suplementos de vitamina D₃ redujo la mortalidad por cáncer y la administración de suplementos de vitamina D disminuyó la mortalidad por todas las causas, pero estas estimaciones tienen riesgo de errores tipo I debido a que se examinaron muy pocos participantes y a los riesgos de sesgo de desgaste originado a partir del abandono significativo de los participantes. La administración combinada de vitamina D₃ y suplementos de calcio aumentó la nefrolitiasis, aunque aún no está claro a partir de los ensayos incluidos si la vitamina D₃, el calcio o ambos fueron responsables de este efecto. Se necesitan más ensayos sobre la administración de suplementos de vitamina D que evalúen los efectos beneficiosos y perjudiciales entre participantes más jóvenes, hombres y personas con un estado bajo de vitamina D y que evalúen una duración más larga de los tratamientos, así como dosis mayores de vitamina D. Es necesario el seguimiento de todos los participantes para reducir el sesgo de desgaste.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las pruebas acerca de si la administración de suplementos de vitamina D es eficaz para reducir el cáncer son contradictorias.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de la administración de suplementos de vitamina D para la prevención del cáncer en adultos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE, EMBASE, LILACS, Science Citation Index Expanded, y en Conference Proceedings Citation Index-Science hasta febrero de 2014. Se examinaron las bibliografías de las publicaciones relevantes y se solicitaron ensayos adicionales a expertos y compañías farmacéuticas.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos aleatorios que compararon vitamina D a cualquier dosis, duración y vía de administración versus placebo o ninguna intervención en adultos sanos o reclutados entre la población general, o con diagnóstico de una enfermedad específica. La vitamina D podía haberse administrado como vitamina D suplementaria (vitamina D₃ [colecalciferol] o vitamina D₂ [ergocalciferol]) o como una forma activa de vitamina D (1α-hidroxivitamina D [alfacalcidol] o 1,25-dihidroxivitamina D [calcitriol]).

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron los datos de forma independiente. Se realizaron metanálisis con el modelo de efectos aleatorios y de efectos fijos. Para los resultados dicotómicos se calcularon los cocientes de riesgos (CR). Se examinó el riesgo de sesgo para evaluar el riesgo de errores sistemáticos. Se realizaron análisis secuenciales de ensayos para evaluar el riesgo de errores aleatorios.

Resultados principales: 

Dieciocho ensayos aleatorios con 50 623 participantes proporcionaron datos para los análisis. Todos los ensayos provienen de países de altos ingresos. En su mayoría, los ensayos tuvieron alto riesgo de sesgo, principalmente sesgo relacionado con fines de lucro. La mayoría de los ensayos incluyó pacientes de edad avanzada que residían en la comunidad (de 47 a 97 años). La vitamina D se administró durante una media ponderada de seis años. Catorce ensayos probaron vitamina D₃, un ensayo probó vitamina D₂ y tres ensayos probaron administración de suplementos de calcitriol. La aparición de cáncer se observó en 1927/25 275 (7,6%) que recibieron D versus 1943/25 348 (7,7%) que recibieron intervenciones control (CR 1,00; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,94 a 1,06); p = 0,88; I² = 0%; 18 ensayos; 50 623 participantes; pruebas de calidad moderada según el instrumento GRADE). El análisis secuencial de ensayos de los 18 ensayos de vitamina D muestra que el área de futilidad se alcanza después del 10mo ensayo, lo que permite concluir que un posible efecto de la intervención, si lo hubiera, es menor que una reducción del 5% del riesgo relativo. No se observaron diferencias significativas en el efecto de la vitamina D sobre el cáncer en los análisis de subgrupos de los ensayos con bajo riesgo de sesgo comparados con los ensayos con alto riesgo de sesgo; de los ensayos sin riesgo de sesgo relacionado con fines de lucro comparados con los ensayos con riesgo de sesgo relacionado con fines de lucro; de los ensayos que evaluaron la prevención primaria comparados con los ensayos que evaluaron la prevención secundaria; de los ensayos que incluyeron participantes con niveles de vitamina D por debajo de 20 ng/ml al ingreso comparados con los ensayos que incluyeron participantes con niveles de vitamina D de 20 ng/ml o más al ingreso; de los ensayos que utilizaron la administración concomitante de suplementos de calcio comparados con los ensayos sin calcio. La vitamina D disminuyó la mortalidad por todas las causas (1854/24 846 [7,5%] versus 2007/25 020 [8,0%]; CR 0,93 [IC del 95%: 0,88 a 0,98]; p = 0,009; I² = 0%; 15 ensayos; 49 866 participantes; pruebas de calidad moderada), pero el análisis secuencial de ensayos indica que este resultado se podría deber a errores aleatorios. La aparición de cáncer se observó en 1918/24 908 (7,7%) de los que recibieron vitamina D₃ versus 1933/24 983 (7,7%) de los que recibieron intervenciones control (CR 1,00 [IC del 95%: 0,94 a 1,06]; p = 0,88; I² = 0%; 14 ensayos; 49 891 participantes; pruebas de calidad moderada). El análisis secuencial de ensayos de los ensayos de vitamina D₃ muestra que el área de futilidad se alcanza después del 10mo ensayo, lo que permite concluir que un posible efecto de la intervención, si lo hubiera, es menor que una reducción del 5% del riesgo relativo. La vitamina D₃ disminuyó la mortalidad por cáncer (558/22 286 [2,5%] versus 634/22 206 [2,8%]; CR 0,88 [IC del 95%: 0,78 a 0,98]; p = 0,02; I² = 0%; cuatro ensayos; 44 492 participantes; pruebas de baja calidad), pero el análisis secuencial de ensayos indica que este resultado se podría deber a errores aleatorios. La vitamina D₃ combinada con calcio aumentó el riesgo de nefrolitiasis (CR 1,17 [IC del 95%: 1,03 a 1,34]); p = 0,02; I² = 0%; tres ensayos; 42 753 participantes; pruebas de calidad moderada). Sin embargo, el análisis secuencial de ensayos indica que este resultado se podría deber a errores aleatorios. En los ensayos aleatorios incluidos en esta revisión, no se encontraron datos sobre la calidad de vida relacionada con la salud ni datos económicos sanitarios.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save