Betabloqueantes no selectivos para el tratamiento de la hipertensión

Antecedentes

Los betabloqueantes son una clase de fármacos utilizados comúnmente para tratar la hipertensión. Los betabloqueantes no selectivos son una subclase de betabloqueantes que incluyen propranolol (Inderal), nadolol (Corgard), etc. La pregunta fue cuánto disminuye la presión arterial esta subclase de fármacos.

Características de los estudios

Se desarrolló una estrategia de búsqueda exhaustiva para todas las bases de datos científicas para identificar todos los ensayos clínicos para responder a esta pregunta. Los participantes debían tener una presión arterial sistólica inicial (el número más alto de la lectura de la presión arterial) de al menos 140 mmHg o una presión arterial diastólica (el número inferior de la lectura de la presión arterial) de al menos 90 mmHg, o ambos. No se restringió a los participantes en cuanto a la edad, el sexo, el riesgo inicial ni otros trastornos médicos.

Resultados clave

Se encontraron 25 ensayos clínicos que comparaban el efecto de disminución de la presión arterial de siete betabloqueantes no selectivos con placebo en 1264 pacientes con hipertensión. En promedio, los betabloqueantes no selectivos disminuyeron la presión arterial sistólica en alrededor de 10 mmHg y la diastólica en 7 mmHg y redujeron la frecuencia cardíaca en 12 latidos por minuto. Probablemente este cálculo es mayor que el efecto real debido a los sesgos en la realización y el informe de los ensayos. No se encontraron pruebas convincentes de que las dosis mayores de los betabloqueantes no selectivos disminuyeran más la presión arterial que las dosis inferiores. Sin embargo, las dosis mayores de los betabloqueantes no selectivos disminuyeron significativamente más la frecuencia cardíaca en comparación con las dosis inferiores, lo cual podría dar lugar a más efectos secundarios. Debido a que el efecto de disminución de la presión arterial sistólica es similar al efecto de disminución de la presión arterial diastólica, el efecto de esta subclase en la presión del pulso (la diferencia entre la presión sistólica y diastólica) fue pequeño, alrededor de 2 mmHg.

Calidad de la evidencia

La calidad de las pruebas es baja debido a la presencia de valores atípicos extremos y riesgo alto de sesgos.

Conclusiones de los autores: 

En los pacientes con hipertensión leve a moderada, los betabloqueantes no selectivos disminuyeron la PA máxima en una media de -10/-7 mmHg (sistólica/diastólica) y redujeron la frecuencia cardíaca en 12 latidos por minuto. El propranolol y el penbutolol fueron los dos fármacos que contribuyeron con la mayoría de los datos sobre los betabloqueantes no selectivos. Este cálculo probablemente es exagerado debido a la presencia de valores atípicos extremos y otras fuentes de sesgo. Cuando se eliminan los valores atípicos extremos del análisis, el cálculo para los betabloqueantes no selectivos es inferior (-8/-5 mmHg [sistólica/diastólica]). Los betabloqueantes no selectivos no mostraron una dosis-respuesta gradual convincente en el rango recomendado de dosis para la PA sistólica y la PA diastólica, aunque los betabloqueantes no selectivos en dosis mayores proporcionaron una mayor reducción de la frecuencia cardíaca. El uso de una dosis mayor de betabloqueantes no selectivos podría causar más efectos secundarios, como bradicardia, sin producir un efecto adicional de disminución de la PA. El efecto de los betabloqueantes no selectivos sobre la presión del pulso probablemente fue pequeño, alrededor de 2 mmHg.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los betabloqueantes son una de las clases de fármacos que se utilizan con frecuencia para tratar la hipertensión. La cuantificación de los efectos de disminución de la presión arterial (PA) de los betabloqueantes no selectivos proporciona información importante que ayuda a la toma de decisiones clínicas.

Objetivos: 

Cuantificar los efectos relacionados con la dosis de los bloqueantes no selectivos de receptores betadrenérgicos (betabloqueantes) sobre la presión arterial sistólica (PAS) y la presión arterial diastólica (PAD) en comparación con placebo en pacientes con hipertensión primaria.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas de ensayos controlados aleatorios hasta octubre 2013 en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE, EMBASE y en ClinicalTrials.gov.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios, doble ciego, controlados con placebo, paralelos o cruzados. Los estudios debían contener un brazo de monoterapia con betabloqueantes no selectivos en dosis fija. Los participantes incluidos en los estudios debían presentar hipertensión primaria al inicio. La duración de los estudios tenía que ser de entre tres y 12 semanas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión (GW y AL) confirmaron de forma independiente la inclusión de los estudios y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 25 ECA que evaluaban los efectos de disminución de la PA de siete betabloqueantes no selectivos en 1264 pacientes con hipertensión. Entre los 25 ECA, cuatro eran estudios paralelos y 21 eran estudios cruzados. En términos generales, los betabloqueantes no selectivos disminuyeron la PA sistólica y la PA diastólica en comparación con placebo. Los betabloqueantes no selectivos, en el rango de dosis recomendado, no mostraron una relación dosis-respuesta convincente mediante la comparación directa. Los subgrupos con dosis iniciales de una vez (1x) y dos veces (2x) presentaron el tamaño de la muestra más grande. El cálculo de la eficacia hipotensora para los betabloqueantes no selectivos mediante la combinación de los subgrupos de dosis inicial de 1x y 2x fue de -10 mmHg (IC del 95%: -11 a -8) para la PA sistólica y de -7 mmHg (IC del 95%: -8 a -6) para la PA diastólica (pruebas de baja calidad). Los betabloqueantes no selectivos que comenzaron en las dosis iniciales recomendadas de 1x disminuyeron la frecuencia cardíaca en 12 latidos por minuto (IC del 95%: 10 a 13) (pruebas de baja calidad). La relación dosis-respuesta en la frecuencia cardíaca fue evidente tanto en la comparación directa como en la indirecta. Debido a la imprecisión, no hubo pruebas claras de un efecto de los betabloqueantes no selectivos sobre la presión del pulso en ningún subgrupo de dosis, excepto por una reducción pequeña con la dosis inicial de 2x (-2,2 mmHg, IC del 95%: -3,7 a -0,7) (pruebas de muy baja calidad). Las estimaciones puntuales en los subgrupos de dosis iniciales de 1x, cuatro veces (4x) y ocho veces (8x) fueron similares al subgrupo de dosis inicial de 2x. Por lo tanto, se observa que si los betabloqueantes no selectivos disminuyen la presión del pulso, es probable que la magnitud sea de alrededor de 2 mmHg. Hubo datos muy limitados (dos estudios) sobre las pérdidas debido a los efectos adversos (cociente de riesgos [CR] 0,84; IC del 95%: 0,38 a 1,82).

Tools
Information
Share/Save