Formación en el servicio para los profesionales de la salud a fin de mejorar la atención de los recién nacidos y niños gravemente enfermos en los países de bajos ingresos

¿Qué pregunta estaba haciendo la revisión?

Esta es la primera actualización de la revisión Cochrane original, cuyo objetivo era averiguar si los programas adicionales de formación en atención de urgencia pueden mejorar la capacidad de los trabajadores sanitarios de los países pobres para atender a los recién nacidos y niños gravemente enfermos que ingresan en los hospitales. Los investigadores de la Colaboración Cochrane buscaron todos los estudios que pudieran responder a esta pregunta y encontraron dos estudios relevantes.

¿Cuáles son los mensajes clave?

Los autores de la revisión sugieren que dar a los profesionales de la salud de los países pobres una formación adicional en atención de emergencia probablemente mejore su capacidad para atender a los recién nacidos gravemente enfermos. Se necesitan estudios adicionales de alta calidad, incluyendo estudios en los que los profesionales de la salud estén capacitados para atender a niños mayores gravemente enfermos.

Antecedentes: formación de profesionales de la salud para el cuidado de bebés y niños gravemente enfermos

En los países pobres, muchos bebés y niños con enfermedades graves mueren a pesar de haber sido atendidos en hospitales. Una de las razones de ello puede ser que los trabajadores de la salud de esos países no suelen estar debidamente capacitados para ofrecer la atención que necesitan esos niños.

En los países pobres, los niños suelen enfermar gravemente debido a afecciones como la neumonía, la meningitis y la diarrea, y pueden necesitar atención de emergencia. En el caso de los recién nacidos, la razón más común para la atención de emergencia es la falta de oxígeno para el bebé durante el nacimiento. Si esto se prolonga demasiado tiempo, la persona que da a luz al bebé tiene que ayudarle a respirar, y a veces tiene que hacer que la frecuencia cardíaca del bebé vuelva a la normalidad. Esto se llama reanimación neonatal.

La reanimación neonatal es una tarea de especialistas, y el trabajador de la salud necesita una formación adecuada. Como los bebés necesitan ser reanimados rápidamente, el trabajador sanitario debe saber cómo prepararse para esto antes de que nazca el bebé. Por ejemplo, necesita saber cómo preparar la habitación y el equipo adecuado. Los trabajadores de la salud de los países pobres a menudo no tienen estas habilidades, y estos bebés tienen probabilidades de morir. Los bebés también pueden resultar perjudicados si el trabajador sanitario no los reanima correctamente.

Se han elaborado varios programas de formación para enseñar a los trabajadores de la salud a prestar atención de emergencia a los bebés y niños gravemente enfermos. Pero la mayoría de ellas han sido desarrolladas y probadas en países ricos, y se desconoce si funcionarían en países pobres.

¿Qué sucede cuando los profesionales de la salud de los países pobres reciben una formación adicional?

Los autores de la revisión encontraron dos estudios relevantes. En esos estudios se compararon las prácticas de los profesionales de la salud a los que se había dado una formación adicional en el cuidado de los recién nacidos con las prácticas de los profesionales de la salud que no habían recibido esa formación.

En el primer estudio, las enfermeras de un hospital de maternidad de Kenya completaron un curso de formación de un día sobre cómo reanimar a los recién nacidos. Este curso fue adaptado del Consejo de Reanimación del Reino Unido, e incluyó conferencias y entrenamiento práctico. El estudio sugiere que después de estos cursos de entrenamiento:

• los profesionales de la salud tienen probablemente más probabilidades de reanimar correctamente a los recién nacidos (certeza moderada de la evidencia); y

• Los recién nacidos pueden tener menos probabilidades de morir mientras son reanimados (baja certeza de la evidencia).

En el segundo estudio, los médicos, enfermeras y comadronas de cinco hospitales de Sri Lanka recibieron un curso de formación de cuatro días sobre cómo preparar y atender a los recién nacidos. Este curso se adaptó de los módulos de formación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre cuidados esenciales del recién nacido y lactancia materna, e incluyó conferencias, demostraciones, formación práctica y debates en grupos pequeños. Este estudio sugiere que después de estos cursos de entrenamiento:

• los profesionales de la salud tienen probablemente más probabilidades de reanimar correctamente a los recién nacidos (certeza moderada de la evidencia).

Lamentablemente, los dos estudios se realizaron con profesionales de la salud durante sólo dos o tres meses después de recibir la formación. Por lo tanto, se desconoce si los beneficios de los cursos de formación duraron en el tiempo.

Los autores de la revisión no encontraron ningún estudio que analizara los efectos de los programas de formación en la atención de los niños mayores.

¿Cuán actualizada está esta revisión?

Los autores de la revisión buscaron los estudios que se habían publicado hasta febrero de 2015.

Conclusiones de los autores: 

Los cursos de atención de emergencia neonatal probablemente mejoren el tratamiento de los profesionales de la salud de los bebés gravemente enfermos a corto plazo. Se necesitan más ensayos aleatorizados multicéntricos que evalúen los efectos del entrenamiento en servicios de emergencia en servicio sobre los resultados a largo plazo (práctica de los profesionales de la salud y resultados de los pacientes).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En la actualidad se están promoviendo diversos cursos de formación en el servicio de atención de emergencia como estrategia para mejorar la calidad de la atención prestada a los recién nacidos y niños gravemente enfermos en los países de bajos ingresos. La mayoría de los cursos se han desarrollado en países de altos ingresos. Sin embargo, sigue sin estar claro si estos cursos mejoran la capacidad de los profesionales de la salud para prestar una atención adecuada en los países de bajos ingresos. Esta es la primera actualización de la revisión original.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la formación en el servicio de atención de emergencia en el tratamiento de los profesionales de la salud de los recién nacidos y niños gravemente enfermos en los países de bajos ingresos.

Métodos de búsqueda: 

Para esta actualización, se hicieron búsquedas en la Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas (Cochrane Database of Systematic Reviews), que forma parte de The Cochrane Library (www.cochranelibrary.com); MEDLINE, Ovid SP; EMBASE, Ovid SP; el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), que forma parte de The Cochrane Library (www.cochranelibrary.com) (incluido el Registro Especializado del Grupo Cochrane para una Práctica y Organización Sanitaria Efectivas (Cochrane Effective Practice and Organisation of Care, EPOC)); Science Citation Index y Social Sciences Citation Index, Institute for Scientific Information (ISI) Web of Knowledge/Science y otras ocho bases de datos. Se realizaron búsquedas en la base de datos en febrero de 2015. También se realizaron búsquedas en los registros de ensayos clínicos, en los sitios web de las organizaciones pertinentes y en las listas de referencia de las revisiones relacionadas. No se aplicó ninguna restricción en cuanto a la fecha, el idioma o el estado de publicación al realizar las búsquedas.

Criterios de selección: 

Fueron elegibles para su inclusión los ensayos aleatorizados, los ensayos no aleatorizados, los estudios controlados tipo antes y después y los estudios de series de tiempo interrumpido que compararon los efectos del entrenamiento en atención de emergencia en servicio versus la atención habitual. Se incluyeron sólo estudios basados en el hospital y se excluyeron los estudios basados en la comunidad. Dos autores de la revisión realizaron de forma independiente el cribaje (screening) y seleccionaron los estudios para su inclusión.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron los datos de forma independiente y evaluaron el riesgo de sesgo del estudio y la confianza en las estimaciones del efecto (certeza de la evidencia) para cada resultado mediante el uso de GRADE (Grades of Recommendation, Assessment, Development and Evaluation). Se describieron los resultados y se presentaron en tablas GRADE.

Resultados principales: 

No se identificó ningún estudio nuevo para esta actualización. Dos ensayos aleatorizados (que se incluyeron en la revisión original) cumplieron con los criterios de elegibilidad de la revisión. En el primer ensayo, el entrenamiento en reanimación de recién nacidos comparado con la atención habitual mejoró el desempeño del proveedor de reanimación apropiada (entrenado 66% versus atención habitual 27%, riesgo relativo 2,45, intervalo de confianza (IC) del 95%: 1,75 a 3,42; evidencia de certeza moderada) y redujo la reanimación inapropiada (media entrenada 0,53 versus atención habitual 0,92, diferencia de medias 0,40, IC del 95%: 0,13 a 0,66; evidencia de certeza moderada). El efecto sobre la mortalidad neonatal no fue concluyente (28% entrenado vs. 25% de atención habitual, riesgo relativo 0,77, IC del 95% 0,40 a 1,48; N = 27 muertes; evidencia de baja certeza). Los resultados del segundo ensayo sugieren que la formación en el cuidado esencial del recién nacido, en comparación con la atención habitual, probablemente mejora ligeramente las prácticas de cuidado del recién nacido en la sala de partos (evaluación de la respiración, preparación para la reanimación) (evidencia de certeza moderada).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save