Disulfiram como medicación para el tratamiento de la dependencia a la cocaína

Disulfiram como medicación para el tratamiento de la dependencia a la cocaína

La cocaína es una droga ilícita usada en polvo para uso intranasal o intravenoso o fumada como crack. La dependencia a la cocaína puede ocasionar importantes problemas de salud pública debido a sus repercusiones psicológicas, sociales y médicas, incluida la propagación de enfermedades infecciosas como el SIDA, la hepatitis y la tuberculosis. No existe hasta el momento ningún tratamiento farmacológico de utilidad comprobada para la dependencia de la cocaína. El disulfiram, que se expende para el tratamiento del alcoholismo, interfiere en el metabolismo del alcohol. También puede ser útil para el tratamiento de la dependencia de cocaína. Las pruebas de los ensayos controlados aleatorios para apoyar el uso clínico del disulfiram en las personas con dependencia a la cocaína son limitadas. Los revisores identificaron siete estudios controlados que asignaron al azar 492 participantes para recibir disulfiram, un tratamiento no farmacológico con placebo, o naltrexona además de tratamiento psicosocial. La media de edad fue de 38 años y los estudios tuvieron lugar en un ámbito ambulatorio durante un tiempo medio de 12 semanas. Todos los ensayos excepto uno se realizaron en EE.UU. Cinco estudios incluyeron a pacientes con dependencia a la cocaína y abuso o dependencia de alcohol. Dos incluyeron personas con adicción a opiáceos concurrente en tratamiento con buprenorfina o metadona.

El disulfiram mostró una tendencia hacia menos abandonos del tratamiento psicosocial comparado con el placebo (tres ensayos) o la naltrexona (tres ensayos) pero este hecho no fue estadísticamente significativo. Al evaluar el consumo de cocaína, los estudios simples estuvieron a favor del disulfiram en el número de semanas de abstinencia en una de cada cuatro comparaciones con el placebo y en el máximo de semanas de abstinencia consecutiva, y el número de personas que lograron tres o más semanas de abstinencia consecutiva en un estudio que comparó el disulfiram con ningún tratamiento farmacológico.

Los estudios incluidos no investigaron específicamente los efectos adversos del disulfiram en sí mismo o su posibilidad de aumentar los efectos adversos del alcohol y la cocaína.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia actual que apoye el uso clínico del disulfiram para el tratamiento de la dependencia a la cocaína es escasa. Se necesitan estudios de investigación aleatorios más grandes que investiguen las medidas de resultado pertinentes y que notifiquen los datos para poder comparar los resultados entre los estudios. Los resultados de los estudios en curso se añadirán tan pronto como estén disponibles.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La dependencia de cocaína es un trastorno para el que no existe un tratamiento farmacológico de eficacia comprobada, aunque los avances en materia de neurobiología podrían guiar el desarrollo futuro de los fármacos.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la aceptabilidad del disulfiram para la dependencia a la cocaína.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en: PubMed, EMBASE, CINAHL (hasta enero 2008), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL)(The Cochrane Library, 1, 2009), listas de referencias de ensayos, principales fuentes electrónicas de ensayos en curso, actas de congresos.

Criterios de selección: 

Ensayos clínicos controlados y aleatorios que compararon el disulfiram solo o asociado a cualquier intervención farmacológica, con ninguna intervención, placebo u otra intervención farmacológica para el tratamiento de la dependencia a la cocaína.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres revisores evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Siete estudios, 492 participantes, cumplieron los criterios de inclusión

Disulfiram versus placebo: sin resultados estadísticamente significativos para los abandonos aunque se observó una tendencia a favor del disulfiram, dos estudios, 87 participantes, RR 0,82 (IC del 95%: 0,66 a 1,03). Otro estudio, con 107 participantes, que favorecía el disulfiram, fue excluido del metanálisis a causa de la alta heterogeneidad, RR 0,34 (IC del 95%: 0,20 a 0,58). Para el consumo de cocaína, no fue posible agrupar los estudios primarios; los resultados de estudios únicos mostraron que una de cada cuatro comparaciones favorecía el disulfiram (número de semanas de abstinencia, 20 participantes, DMP 4,50 [IC del 95%: 2,93 a 6,07]).

Disulfiram versus naltrexona: sin resultados estadísticamente significativos para los abandonos aunque se observó una tendencia a favor del disulfiram, tres estudios, 131 participantes, RR 0,67 (IC del 95%: 0,45 a 1,01). No se observó ninguna diferencia significativa para el consumo de cocaína en el único estudio que consideró esta medida de resultado.

Disulfiram versus ningún tratamiento farmacológico: para el consumo de cocaína, se observó una diferencia estadísticamente significativa a favor del disulfiram, un estudio, dos comparaciones, 90 participantes: tiempo máximo de abstinencia consecutiva en semanas, DMP 2,10 (IC del 95%: 0,69 a 3,51); el número de sujetos que alcanzó tres o más semanas de abstinencia consecutiva, RR 1,88 (IC del 95%: 1,09 a 3,23).

Tools
Information
Share/Save