Intervenciones psicológicas iniciales con sesiones múltiples para la prevención del trastorno por estrés postraumático

¿Por qué era importante esta revisión?

Los eventos traumáticos pueden tener un efecto significativo en la capacidad de las personas, las familias y las comunidades para sobrellevar la situación. En el pasado las intervenciones con sesiones únicas, como el informe psicológico, se utilizaban ampliamente para prevenir dificultades psicológicas continuas. Sin embargo, en revisiones anteriores se halló que las intervenciones con sesiones únicas no fueron efectivas para prevenir el trastorno por estrés postraumático (TEPT). Se desarrollaron distintas formas de intervenciones para tratar de evitar que los individuos expuestos a un trauma desarrollen TEPT.

¿Quién estará interesado en esta revisión?

• Personas expuestas a eventos traumáticos y sus seres queridos.

• Profesionales que trabajan en servicios de salud mental.

• Médicos generales.

• Comisionados.

¿Qué preguntas intenta responder esta revisión?

¿Las intervenciones psicológicas iniciales de sesiones múltiples (es decir, intervenciones de dos o más sesiones que comienzan dentro de los primeros tres meses después del evento traumático) son más efectivas que el tratamiento habitual u otra intervención psicológica para:

• reducir el número de pacientes con diagnóstico de TEPT;

• reducir la gravedad de los síntomas del TEPT;

• reducir la gravedad de los síntomas depresivos;

• reducir la gravedad de los síntomas de ansiedad;

• mejorar la funcionalidad general (p.ej. social, psicológica, profesional) de los receptores de la intervención?

¿Qué estudios se incluyeron en la revisión?

Se buscaron ensayos controlados aleatorios (estudios clínicos en que las personas son asignadas de forma aleatoria a uno de dos o más grupos de tratamiento) que examinaran las intervenciones psicológicas iniciales de sesiones múltiples para la prevención del TEPT, publicados entre 1970 y marzo 2018.

Se incluyeron 27 estudios con 3963 participantes.

¿Qué dice la evidencia de la revisión?

- Se encontró evidencia de certeza baja de que las intervenciones psicológicas iniciales de sesiones múltiples pueden ser más efectivas que el tratamiento habitual para prevenir el diagnóstico de TEPT de tres a seis meses después de recibir la intervención.

- Se encontró evidencia de certeza muy baja de que las intervenciones psicológicas iniciales de sesiones múltiples pueden ser ni más ni menos efectivas que el tratamiento habitual para prevenir el TEPT, ya sea inmediatamente después de la intervención o a los siete a 12 meses después de la misma. También se encontró evidencia de certeza muy baja de que las intervenciones psicológicas iniciales de sesiones múltiples pueden ser ni más ni menos efectivas que el tratamiento habitual para reducir la gravedad de los síntomas del TEPT, ya sea inmediatamente o en puntos posteriores del seguimiento.

- Se encontró evidencia de certeza baja de que las intervenciones psicológicas iniciales de sesiones múltiples pueden estar asociadas con una tasa de abandono mayor que otras intervenciones psicológicas.

- Se encontró evidencia de certeza baja de que las intervenciones psicológicas iniciales de sesiones múltiples pueden ser ni más ni menos efectivas que otras intervenciones psicológicas para diagnosticar el TEPT; reducir la gravedad del TEPT, la depresión y la ansiedad; o mantener la funcionalidad general de los participantes que reciben la intervención.

• No se encontraron estudios que midieran los efectos adversos.

• No se encontraron estudios que midieran el uso de recursos relacionados con la salud.

¿Qué debe suceder a continuación?

La base de evidencia actual es pequeña. Sin embargo, se están realizando nuevos estudios y las futuras actualizaciones de esta revisión incorporarán los resultados de los mismos.

Conclusiones de los autores: 

Aunque la revisión encontró algunos efectos beneficiosos de las intervenciones psicológicas iniciales con sesiones múltiples en la prevención del TEPT, la certeza de la evidencia fue baja debido al alto riesgo de sesgo de los ensayos incluidos. La clara implicación práctica de lo anterior es que, en la actualidad, no se pueden recomendar las intervenciones de sesiones múltiples dirigidas a todas las personas expuestas a eventos traumáticos. Hay una serie de estudios en curso que demuestran que se trata de un área de investigación en rápida evolución. Las actualizaciones futuras de esta revisión integrarán los resultados de estos nuevos estudios.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La prevención de trastornos psicológicos a largo plazo después de un evento traumático es motivo de gran preocupación. Las revisiones sistemáticas han indicado que el informe psicológico individual no es una intervención efectiva para la prevención del trastorno por estrés postraumático (TEPT). Durante los últimos 20 años, se han desarrollado otras formas de intervención con el fin de prevenir el TEPT.

Objetivos: 

Examinar la eficacia de las intervenciones psicológicas dirigidas a la prevención del TEPT en individuos expuestos a un evento traumático pero no identificados como personas que experimentan dificultades psicológicas específicas, en comparación con condiciones de control (p.ej. atención habitual, lista de espera y ningún tratamiento) y otras intervenciones psicológicas.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL), MEDLINE, Embase, PsycINFO y en la base de datos de ProQuest's Published International Literature On Traumatic Stress (PILOTS) hasta el 3 de marzo 2018. Se realizó una búsqueda anterior de las bases de datos de CENTRAL y Ovid través del Registro de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Trastornos Mentales Comunes (CCMD-CTR) (hasta mayo 2016). Se realizaron búsquedas manuales en las listas de referencias de guías relevantes, revisiones sistemáticas e informes de estudios incluidos. Los estudios identificados se compartieron con expertos clave en el área.

Se realizó una búsqueda actualizada (15 de marzo 2019) y se colocaron los ensayos nuevos en el apartado de «en espera de clasificación». Los mismos serán incorporados en la próxima versión de esta revisión, según corresponda.

Criterios de selección: 

Se realizaron búsquedas de ensayos controlados aleatorios sobre cualquier intervención psicológica inicial con sesiones múltiples (dos o más sesiones) o tratamiento diseñado para prevenir los síntomas del TEPT. Se excluyeron las intervenciones psicológicas con sesiones individuales y grupales únicas. Las intervenciones de comparación incluyeron la lista de espera/atención habitual y la condición de control activo. Se incluyeron estudios de adultos que experimentaron un evento traumático y que cumplían con el criterio A1 de acuerdo con el Diagnostic and Statistical Manual (DSM-IV) para el TEPT.

Obtención y análisis de los datos: 

Se introdujeron los datos en el programa informático Review Manager 5. Se analizaron los resultados categóricos como cocientes de riesgos (CR), y los resultados continuos como diferencias de medias (DM) o diferencias de medias estandarizadas (DME), con intervalos de confianza (IC) del 95%. Se agruparon los datos con un metanálisis de efectos fijos, excepto cuando se observó la presencia de heterogeneidad, en cuyo caso se utilizó un modelo de efectos aleatorios. Dos autores de revisión evaluaron de forma independiente los estudios incluidos en cuanto al riesgo de sesgo y discutieron cualquier conflicto con un tercer revisor.

Resultados principales: 

Ésta es una actualización de una revisión anterior.

Se incluyeron 27 estudios con 3963 participantes. El metanálisis incluyó 21 estudios con 2721 participantes. Diecisiete estudios compararon la intervención psicológica inicial de sesiones múltiples versus tratamiento habitual y cuatro estudios compararon la intervención psicológica inicial de sesiones múltiples con la condición de control activo.

La evidencia de certeza baja indicó que las intervenciones psicológicas iniciales de sesiones múltiples pueden ser más efectivas que la atención habitual para reducir el diagnóstico de TEPT a los tres a seis meses de seguimiento (CR 0,62; IC del 95%: 0,41 a 0,93; I2= 34%; estudios = 5; participantes = 758). Sin embargo, no hubo diferencias estadísticamente significativas después del tratamiento (CR 1,06; IC del 95%: 0,85 a 1,32; I2 = 0%; estudios = 5; participantes = 556; evidencia de certeza muy baja) ni a los siete a 12 meses (CR 0,94; IC del 95%: 0,20 a 4,49; estudios = 1; participantes = 132; evidencia de certeza muy baja). El metanálisis indicó que no hubo diferencias estadísticas en los abandonos en comparación con la atención habitual (CR 1,34; IC del 95%: 0,91 a 1,95; 2 = 34%; estudios = 11; participantes = 1154; evidencia de certeza baja). En la variable de evaluación primaria de tres a seis meses, la evidencia de certeza baja no indicó ninguna diferencia estadística entre los grupos en la reducción de la gravedad del TEPT (DME -0,10, IC del 95%: -0,22 a 0,02; I2 = 34%; estudios = 15; participantes = 1921), la depresión (DME -0,04; IC del 95%: -0,19 a 0,10; I2 = 6%; estudios = 7; participantes = 1009) o los síntomas de ansiedad (DME -0,05; IC del 95%: -0,19 a 0,10; I2 = 2%; estudios = 6; participantes = 945).

Ningún estudio que comparara una intervención y un control activo informó de resultados para el diagnóstico de TEPT. La evidencia de certeza baja mostró que las intervenciones pueden estar asociadas con una tasa de abandono mayor que la condición de control activo (CR 1,61; IC del 95%: 1,11 a 2,34; estudios = 2; participantes = 425). A los tres a seis meses, la evidencia de certeza baja no indicó diferencias estadísticas entre las intervenciones en cuanto a la gravedad de los síntomas del TEPT (DME -0,02; IC del 95%: -0,31 a 0,26; I2 = 43%; estudios = 4; participantes = 465), la depresión (DME 0,04, IC del 95%: -0,16 a 0,23; I2 = 0%; estudios = 2; participantes = 409), la ansiedad (DME 0,00; IC del 95%: -0,19 a 0,19; I2 = 0%; estudios = 2; participantes = 414) o la calidad de vida (DM -0,03; IC del 95%: -0,06 a 0,00; estudios = 1; participantes = 239).

Ninguno de los estudios incluidos informó sobre eventos adversos ni sobre el uso de recursos relacionados con la salud.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save