Tecnología de apoyo para la artritis reumatoide

Este resumen de una revisión Cochrane presenta los conocimientos proporcionados por investigaciones sobre el efecto de la tecnología de apoyo en los pacientes con artritis reumatoide. Lamentablemente, sólo un ensayo cumplió los criterios de inclusión para la revisión. El estudio examina la tecnología de apoyo usada para administrar gotas en los ojos. El dispositivo no se usa frecuentemente.

Los dispositivos de tecnología de apoyo están destinados a facilitar la vida del paciente con artritis reumatoide. Se define como cualquier equipo usado para mejorar o mantener la función de las pacientes con discapacidades. La tecnología de apoyo es una de las intervenciones más frecuentemente usada por los pacientes con artritis reumatoide, además de los fármacos y la cirugía.

Hay evidencia muy limitada del efecto de la tecnología de apoyo en los adultos con artritis reumatoide. Se necesita con urgencia realizar investigaciones de alta calidad sobre los dispositivos usados frecuentemente.

La revisión muestra que en los pacientes con artritis reumatoide:

- Un dispositivo para instilar gotas en los ojos puede mejorar la capacidad para apretar y extraer las gotas, dirigirlas y controlar el número de gotas administrado.
- Un dispositivo para instilar gotas en los ojos puede prevenir los efectos secundarios causados por el contacto del frasco gotero con el ojo.

¿Qué es la artritis reumatoide y qué es un dispositivo de goteo para los ojos?

Cuando se padece de artritis reumatoide, el sistema inmunológico, que normalmente combate la infección, ataca el recubrimiento de las articulaciones, lo que da lugar a que se inflamen. La inflamación hace que las articulaciones estén tumefactas, se pongan rígidas y dolorosas y pueden originar la pérdida de la función y la discapacidad. En la actualidad, no hay cura para la AR, por lo que los tratamientos procuran disminuir la inflamación, aliviar el dolor y la rigidez y mejorar las funciones cotidianas.

Un dispositivo para instilar gotas en los ojos es una tecnología de apoyo que hace más fácil este proceso al permitir sostener el frasco, apretar y lograr que las gotas caigan en el ojo con mayor comodidad.

Mejor estimación de lo que le sucede a los pacientes con artritis reumatoide que usan un dispositivo para instilar gotas en los ojos:

Habilidad para apretar y extraer las gotas

- De 100 pacientes, 27 pudieron apretar y extraer las gotas más fácilmente con un dispositivo de goteo para los ojos que cuando usaron un frasco gotero regular para los ojos. (mejoría absoluta 27%)

- De 100 pacientes, 35 tuvieron dificultad para apretar y extraer las gotas de un dispositivo de goteo para los ojos.

- De 100 pacientes, 62 tuvieron dificultad para apretar y extraer gotas de un frasco gotero regular para los ojos.

Habilidad para dirigir las gotas
- De 100 pacientes, 30 pudieron dirigir las gotas más fácilmente desde un dispositivo de goteo para los ojos que cuando usaron un frasco gotero regular para los ojos. (mejoría absoluta 30%)

- De 100 pacientes, 46 tuvieron dificultad para dirigir las gotas desde un dispositivo de goteo para los ojos.

- De 100 pacientes, 76 tuvieron dificultad para dirigir las gotas desde un frasco gotero regular para los ojos.

Habilidad para controlar el número de gotas
- De 100 pacientes, 33 pudieron controlar el número de gotas más fácilmente desde un dispositivo de goteo para los ojos que cuando usaron un frasco gotero regular para los ojos. (mejoría absoluta 33%)

Conclusiones de los autores: 

Solamente un ensayo cumplió los criterios de inclusión para esta revisión. Por lo tanto, hay evidencia muy limitada del efecto de la tecnología de apoyo para los adultos con artritis reumatoide, y por lo tanto, existe una necesidad urgente de realizar investigaciones de alta calidad que aborden la efectividad de las intervenciones usadas frecuentemente.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La tecnología de apoyo es una intervención ampliamente usada en los pacientes con artritis reumatoide. La tecnología de apoyo es cualquier intervención usada para aumentar o mantener la capacidad funcional de los individuos con discapacidades. Incluye una amplia gama de productos, desde dispositivos de baja tecnología hasta equipos tecnológicamente complejos. No obstante, hay pocas revisiones sistemáticas sobre la efectividad de la tecnología de apoyo en esta población.

Objetivos: 

Evaluar los beneficios de la tecnología de apoyo para los adultos con artritis reumatoide, en cuanto a mejorar la capacidad funcional y el alivio del dolor, y evaluar los potenciales efectos adversos, como el malestar psicológico, la lesión personal o el daño material relacionado con el uso de los dispositivos.

Métodos de búsqueda: 

Se buscó en las bases de datos siguientes: CENTRAL (The Cochrane Library), MEDLINE, EMBASE, CINAHL, AMED, ISI Web of Science, PEDro y OTseeker (hasta octubre 2008). Además, se revisaron las listas de referencias, en busca de literatura gris y se estableció comunicación personal con los autores. Se actualizaron las búsquedas en la literatura en enero 2009.

Criterios de selección: 

El diseño de los estudios incluidos fue ensayos controlados aleatorizados, ensayos clínicos controlados, estudios controlados del tipo antes y después, y las series temporales interrumpidas en los que se evaluó la efectividad de la tecnología de apoyo. Además, se incluyeron estudios observacionales comparativos si evaluaban los efectos adversos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron los ensayos de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron la calidad. Se estableció contacto con los investigadores para obtener la información que faltaba.

Resultados principales: 

Sólo se incluyó un ensayo controlado aleatorizado con 29 participantes. El estudio comparó el uso de un dispositivo para instilar gotas en los ojos con el uso de un frasco estándar en pacientes con artritis reumatoide que sufren de sequedad persistente en los ojos. Se consideró que había evidencia de que el estudio era de calidad deficiente. La proporción de dificultades observadas cuando se administraron gotas con el dispositivo y cuando se ponían las gotas en los ojos fue de 10% y 14%, respectivamente. Esto comparado con el 52% y el 52% cuando se utiliza la botella estándar (P = 0,001; P = 0,003, respectivamente). La proporción de participantes que informó dificultades para apretar el frasco, controlar el número de gotas, y dirigir las gotas cuando se usaba el dispositivo fueron 40%, 44% y 46% respectivamente, mientras con el uso del frasco estándar las proporciones con dificultades fueron 72%, 84% y 76% (p = 0,001; P = 0,003; P = 0,031, respectivamente).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save