Fármacos para prevenir el trastorno de estrés postraumático (TEPT): una revisión de las pruebas

¿Quién puede estar interesado en esta revisión?

- Personas afectadas por el TEPT y sus familias.
- Profesionales que trabajan en servicios de salud mental para adultos.
- Médicos generales.
- Instituciones de beneficiencia que apoyan a las víctimas de traumas o a miembros de las fuerzas armadas.

¿Por qué es importante esta revisión?

El TEPT es una afección que presentan algunas personas después de experiencias traumáticas como la guerra o la violencia doméstica. Los pacientes con TEPT experimentan síntomas de temor intenso, impotencia y horror. Los estudios de investigación indican que los cambios en las hormonas del estrés en el cerebro pueden contribuir al TEPT. Administrar a los pacientes fármacos que actúan en el cerebro poco después de los eventos traumáticos quizás pueda prevenir que se desarrolle el TEPT.

Revisiones anteriores han mostrado que la terapia de conversación (terapia cognitiva conductual [TCC]) es eficaz para prevenir el TEPT. Ésta es la primera revisión de la medicación como un tratamiento preventivo para el TEPT.

¿Qué preguntas pretende contestar esta revisión?

- ¿La medicación es un tratamiento preventivo eficaz para el TEPT en comparación con placebo (pastillas simuladas)?
- ¿La medicación es un tratamiento aceptable? (¿Los pacientes dejan la medicación debido a los efectos secundarios?)

¿Qué estudios se incluyeron en la revisión?

Se efectuaron búsquedas en las bases de datos para encontrar todos los estudios que comparaban medicación con placebo para la prevención del TEPT publicados hasta febrero de 2014. Para ser incluidos en la revisión, los estudios debían ser ensayos controlados aleatorios. Los estudios se incluyeron si tuvieron participantes adultos con más de 18 años de edad que habían experimentado eventos traumáticos, pero no tenían un diagnóstico de TEPT en el momento de comenzar la medicación.

En la revisión se incluyeron nueve estudios con 345 participantes. Siete de los nueve estudios tuvieron un alto riesgo de sesgo debido a problemas con el diseño de la investigación.

¿Qué nos dicen las pruebas de la revisión?

Hubo pruebas de calidad moderada de que la hidrocortisona (una medicación esteroide) previno el TEPT.

Hubo pruebas de calidad moderada de que la hidrocortisona redujo la gravedad de los síntomas de TEPT.

No hubo pruebas de que el propranolol (un betabloqueante), el escitalopram (un tipo de antidepresivo), el temazepam (un tranquilizante) o la gabapentina (un anticonvulsivo) previnieran el TEPT.

Todos los fármacos fueron aceptables, con un escaso número de pacientes que abandonaron debido a los efectos secundarios; Sin embargo, no todos los estudios proporcionaron información sobre lo anterior.

¿Qué debe suceder a continuación?

Los autores de la revisión consideran que las pruebas aún no son suficientes para recomendar cualquier medicación como tratamiento preventivo para el TEPT. Los revisores recomiendan que se realicen estudios de investigación de alta calidad en el futuro que aporten pruebas más sólidas sobre la efectividad de los fármacos para prevenir el TEPT.

Conclusiones de los autores: 

Hay pruebas de calidad moderada de la eficacia de la hidrocortisona para la prevención del desarrollo de TEPT en adultos. No se encontraron pruebas que apoyaran la eficacia de propranolol, escitalopram, temazepam y gabapentina en la prevención del inicio del TEPT. Sin embargo, los resultados se basan en pocos estudios pequeños con múltiples limitaciones. Es necesario realizar estudios de investigación adicionales para determinar la eficacia de la farmacoterapia en la prevención del TEPT e identificar los moderadores potenciales del efecto del tratamiento.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) es un trastorno debilitante que, después de una demora suficiente, se puede diagnosticar entre los individuos que responden con temor intenso, impotencia u horror a los eventos traumáticos. Hay algunas pruebas de que el uso de intervenciones farmacológicas inmediatamente después de la exposición al trauma puede reducir el riesgo de desarrollar TEPT.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones farmacológicas para la prevención del TEPT en adultos después de la exposición a un evento traumático.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos controlados del Grupo Cochrane de Depresión, Ansiedad y Neurosis (Cochrane Depression, Anxiety and Neurosis Controlled Trials Register) (CCDANCTR-Studies y CCDANCTR-References) (hasta el 14 de febrero de 2014). Este registro contiene informes relevantes de ensayos controlados aleatorios de las siguientes bases de datos bibliográficas: CENTRAL (todos los años); EMBASE (1974 hasta el presente); MEDLINE (1950 hasta el presente) y en PsycINFO (1967 hasta el presente). Se identificaron ensayos no publicados mediante búsquedas en el National Institute of Health (NIH) Reporter, la metaRegister of Controlled Trials database (mRCT) y la WHO International Clinical Trials Registry Platform (hasta diciembre de 2013). Se revisaron las listas de referencias de artículos para obtener estudios adicionales. No se aplicaron limitaciones de idioma ni contexto.

Criterios de selección: 

Los estudios se limitaron a ensayos controlados aleatorios (ECA) de intervenciones farmacológicas comparadas con placebo para la prevención del TEPT en adultos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión (TA y JI) de forma independiente evaluaron la elegibilidad e inclusión de los ensayos según los criterios de selección de la revisión. Los revisores extrajeron de cada ensayo datos sobre la muestra, la metodología, los resultados y el "Riesgo de sesgo", así como el número de efectos secundarios, y los introdujeron en un formulario de extracción de datos personalizado. Para obtener la información faltante, se estableció contacto con los investigadores. Se calcularon las estadísticas de resumen para las variables continuas y dicotómicas (si se proporcionaron). No se realizaron análisis de subgrupos debido al escaso número de estudios incluidos.

Resultados principales: 

En el análisis, se incluyeron nueve ECA a corto plazo (duración de 12 semanas o menos) (345 participantes; rango de edad: 18 a 76 años). Los participantes estuvieron expuestos a diversos traumas que variaron desde asalto, accidentes de tránsito y accidentes de trabajo hasta cirugía cardíaca y shock séptico. Siete estudios se realizaron en centros únicos. Los siete ECA incluyeron cuatro estudios de hidrocortisona, tres estudios de propranolol (uno de los estudios tuvo un tercer brazo que investigó la gabapentina) y ensayos individuales de escitalopram y temazepam. Las medidas de evaluación de los resultados incluyeron la Clinician-Administered PTSD Scale (CAPS), el 36-Item Short-Form Health Survey (SF-36) y la Center for Epidemiological Studies – Depression Scale (CES-D).

En cuatro ensayos con 165 participantes, hubo pruebas de calidad moderada de la eficacia de la hidrocortisona para prevenir la aparición del TEPT (cociente de riesgos [CR] 0,17; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,05 a 0,56; valor de p = 0,004), lo que indica que entre siete y 13 pacientes necesitarían ser tratados con este agente para prevenir la aparición del TEPT en un paciente. Hubo pruebas de calidad baja de la prevención del inicio del TEPT en tres ensayos con 118 participantes tratados con propranolol (CR 0,62; IC del 95%: 0,24 a 1,59; valor de p = 0,32). Los abandonos debidos a los efectos secundarios emergentes del tratamiento, cuando se informaron, fueron escasos en todos los agentes probados. Tres de los cuatro ECA de hidrocortisona informaron que la medicación fue más eficaz que el placebo para reducir los síntomas del TEPT después de una mediana de 4,5 meses después del evento. Ninguno de los ensayos únicos de escitalopram, temazepam y gabapentina proporcionaron pruebas de que la medicación fuera superior al placebo para prevenir la aparición del TEPT.

Siete de los ECA incluidos tuvieron alto riesgo de sesgo. Los abandonos diferenciales entre los grupos afectaron negativamente los resultados de tres estudios, mientras que un estudio no describió cómo se ocultó la asignación a la medicación. Otras formas de sesgo que quizás hayan influido en los resultados de los estudios incluyen los factores de confusión posibles a través de las diferencias de los grupos en la medicación concurrente y la terminación del estudio según la respuesta al tratamiento.

Tools
Information
Share/Save