Comparación de oxígeno suplementario con aire ambiental en pacientes embarazadas de bajo riesgo a las que se les realiza cesárea electiva bajo anestesia regional

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La administración de oxígeno suplementario a las embarazadas durante la cesárea planificada realizada con anestesia epidural o espinal se ha recomendado en la práctica clínica por razones relacionadas con el feto (niño que no ha nacido). Se considera que proporcionar al feto una reserva complementaria de oxígeno ayudaría a que resista cualquier privación imprevista intraoperatoria o posnatal de oxígeno. Estudios anteriores revelaron que esta administración proporcionó mejor oxigenación materna y fetal en cuanto a la saturación de oxígeno (una medida de cuánto oxígeno transporta la sangre), PaO2 (presión de oxígeno en la sangre) y pH (una medida de acidez o alcalinidad), pero no se han obtenido pruebas claras sobre los resultados clínicos fetales.

Esta revisión Cochrane examinó los resultados de diez estudios que incluyeron 683 embarazadas sanas a término programadas para cesárea electiva bajo anestesia regional. Los estudios compararon los resultados maternos y neonatales cuando las embarazadas recibieron oxígeno suplementario versus aire ambiental. El oxígeno se administró a las embarazadas de diferentes maneras. Los dispositivos de suministro de oxígeno incluyeron una cánula nasal, máscaras faciales sencillas, una máscara con una bolsa reservorio y dispositivos de oxigenoterapia de flujo alto. La concentración de oxígeno administrado a cada mujer varió de alrededor del 20% a tan alto como 100%, según el flujo de oxígeno.

No se informaron casos de niveles bajos problemáticos de oxígeno maternos o neonatales, aunque ninguno de los diez estudios se centró en los cambios maternos en la saturación de oxígeno.

En general, los resultados de esta revisión indican que las embarazadas que reciben oxígeno suplementario en comparación con aire ambiental presentaron una saturación de oxígeno (tres ensayos) y una presión parcial de oxígeno en sangre arterial (cinco ensayos) significativamente mayores, así como una presión parcial de oxígeno en la arteria umbilical y la vena umbilical significativamente mayor (ocho y diez ensayos, respectivamente). Sin embargo, cuando las madres que recibieron oxígeno suplementario se compararon con las que no lo recibieron no se observaron diferencias en las medidas habituales de bienestar fetal (puntuaciones de Apgar). Dos ensayos informaron marcadores más elevados de radicales libres (lo que quizás indica estrés debido al oxígeno excesivo) en las madres y los fetos que recibieron oxígeno suplementario, pero se desconoce la importancia de este resultado. En general, no se encontraron pruebas convincentes de que la administración de oxígeno en esta situación tenga efectos beneficiosos o perjudiciales para la madre o el feto.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas actuales indican que el oxígeno suplementario administrado a las embarazadas sanas a término durante la cesárea electiva bajo anestesia regional se asocia con mayores niveles de oxígeno maternos y neonatales (SpO materna2, PaO2, UaPO2 y UvPO2 ) y niveles más altos de los radicales libres de oxígeno. Sin embargo, la intervención no tuvo efectos beneficiosos ni perjudiciales en el resultado clínico a corto plazo del neonato según se evaluó por las puntuaciones de Apgar.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

A las pacientes embarazadas de bajo riesgo se les administra de forma sistemática oxígeno suplementario durante una cesárea electiva bajo anestesia regional; sin embargo, los resultados maternos y fetales no han sido bien establecidos.

Objetivos: 

El objetivo primario fue determinar si la administración de oxígeno suplementario a las embarazadas a término con bajo riesgo a las que se les realiza cesárea electiva bajo anestesia regional puede prevenir la desaturación materna y neonatal. El objetivo secundario fue comparar los valores medios de los niveles de gases sanguíneos maternos y neonatales entre las madres que recibieron oxígeno suplementario y las que no lo recibieron (grupo control).

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library, número 2, 2012), MEDLINE (1948 hasta febrero de 2012) y en EMBASE (1980 hasta febrero de 2012). No se aplicaron restricciones de idioma.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios de embarazadas de bajo riesgo a las que se les realizó cesárea electiva bajo anestesia regional y compararon los resultados con y sin administración de oxígeno.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores extrajeron los datos de forma independiente, evaluaron la calidad metodológica y realizaron análisis de subgrupos y de sensibilidad.

Resultados principales: 

Se incluyeron diez ensayos con 683 participantes. La administración de oxígeno suplementario varió ampliamente entre los ensayos en cuanto a la dosis y la duración. No se informaron casos de desaturación materna, aunque ninguno de los diez ensayos se centró en la desaturación materna. Se observaron diferencias significativas en la saturación de oxígeno materno (mayor con oxígeno, n = tres ensayos; diferencia de medias [DM] 1,6%; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,8 a 2,3; p < 0,0001), PaO2 materna (presión de oxígeno en la sangre; mayor con oxígeno, n = seis ensayos; DM 141,8 mmHg; IC del 95%: 109,3 a 174,3; p < 0,00001), presión de oxígeno en la arteria umbilical (UaPO por sus siglas en inglés)2 neonatal (sangre arterial umbilical fetal; mayor con oxígeno, n = ocho ensayos; DM 3,3 mmHg; IC del 95%: 1,8 a 4,9; p < 0,0001) y la presión de oxígeno en la vena umbilical (UvPO por sus siglas en inglés)2 (sangre venosa umbilical fetal; mayor con oxígeno, n = diez ensayos; DM 5,9 mmHg; IC del 95%: 3,2 a 8,5; p < 0,0001). No se informaron diferencias significativas en el pH de la arteria umbilical (UapH por sus siglas en inglés) neonatal (n = ocho ensayos; DM 0,00; IC del 95%: -0,01 a 0,00; p = 0,26) ni en las puntuaciones de Apgar promedio al minuto (n = cinco ensayos; DM 0,07; IC del 95%: -0,20 a 0,34; p = 0,6) y a los cinco minutos (n = cinco ensayos; DM 0,00; IC del 95%: -0,06 a 0,05; p = 0,91).

Sólo dos de diez ensayos tuvieron bajo riesgo de sesgo en todas las categorías. Cuando se separaron los estudios con bajo riesgo y alto riesgo de sesgo se encontró heterogeneidad estadística significativa. Ninguno de los estudios con bajo riesgo mostró una diferencia significativa en UaPO2 neonatal entre los dos grupos de intervención, mientras que los estudios con alto riesgo mostraron un efecto beneficioso en el grupo de oxígeno neonatal.

El nivel de radicales libres de oxígeno (malondialdehído [MDA] y 8-isoprostano) fue mayor en las participantes que recibieron oxígeno suplementario (n = dos ensayos; DM 0,2 μmol/l; IC del 95%: 0,1 a 0,4; p = 0,0002; DM 64,3 pg/ml; IC del 95%: 51,7 a 76,8; p < 0,00001, respectivamente).

Share/Save