Rosiglitazona para la diabetes mellitus tipo 2

Debido a los nuevos problemas de seguridad, es necesario esclarecer inmediatamente la relación entre riesgo y beneficio del tratamiento con rosiglitazona en la diabetes tipo 2

Las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos representan aproximadamente el 70% de la mortalidad total en personas con diabetes. En comparación con sus contrapartes no diabéticas, el riesgo relativo de la mortalidad causado por trastornos del corazón y los vasos sanguíneos es de dos a tres en los hombres y de tres a cuatro en las mujeres con diabetes. La diabetes tipo 2 se caracteriza principalmente por una reducción en la capacidad de la insulina para estimular la captación de glucosa por la grasa corporal y el tejido muscular (resistencia a la insulina) y afecta a la mayoría de las personas con diabetes. Varios fármacos para tratar la diabetes están disponibles en el mercado, entre ellos, la rosiglitazona como miembro de las "glitazonas" redujo los marcadores del riesgo de enfermedades cardiovasculares. Debido a que los dos ensayos más amplios, sobre personas con diabetes tipo 2, hallaron que la mejoría en los niveles de glucemia sola no es suficiente para reducir el riesgo de las enfermedades antes mencionadas, se buscaron estudios a más largo plazo que investigaran medidas de resultado orientadas al paciente durante un mínimo de 24 semanas de tratamiento con rosiglitazona. Como medidas de resultado orientadas al paciente se definieron la mortalidad, las complicaciones de la diabetes, los efectos secundarios de la medicación, la calidad de vida relacionada con la salud, los costes y el control metabólico (disminución de la glucemia a niveles casi normales).

Dieciocho ensayos asignaron al azar a 3 888 personas al tratamiento con rosiglitazona. El tratamiento con rosiglitazona más prolongado fue de cuatro años, la mayoría de los ensayos tuvieron una duración de aproximadamente medio año. Lamentablemente, los estudios publicados sobre tratamiento con rosiglitazona, de al menos 24 semanas, en personas con diabetes mellitus tipo 2 no aportaron pruebas relevantes de que este compuesto influya positivamente sobre los resultados orientados al paciente. La posibilidad de aparición de edema aproximadamente se duplicó, el riesgo de enfermedades cardiovasculares fue mayor. El único ensayo controlado aleatorio con gran número de participantes presentó pruebas de un mayor riesgo cardiovascular luego del tratamiento con rosiglitazona. Además, los nuevos datos de seguridad muestran mayores números de fracturas en las mujeres. Este resultado se publicó años después de que los organismos de regulación farmacéutica aprobaran este fármaco. Es necesario establecer nuevas formas de explorar los efectos de los fármacos, por ejemplo mediante estudios tempranos a largo plazo en muchas personas, así como garantizar al público el acceso a todos los datos de seguridad de las investigaciones publicadas y no publicadas.

Conclusiones de los autores: 

Los nuevos estudios deberían centrarse en medidas de resultado orientadas al paciente para esclarecer la relación entre riesgo y beneficio del tratamiento con rosiglitazona. Se recomienda que los datos sobre seguridad y eventos adversos de todas las investigaciones (publicadas y no publicadas) sean proporcionados al público.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Por mucho tiempo, la diabetes fue considerada como un factor de riesgo importante e independiente de enfermedades cardiovasculares, y la enfermedad es causa de muerte en el 70% de las personas con diabetes. Los estudios prospectivos demuestran que en comparación con sus contrapartes no diabéticas, el riesgo relativo de la mortalidad cardiovascular en hombres con diabetes es de dos a tres y en mujeres con diabetes es de tres a cuatro. Los dos ensayos más grandes sobre diabetes tipo 2, el United Kingdom Prospective Diabetes Study (UKPDS) y el estudio University Group Diabetes Program (UGDP) no revelaron una reducción de las variables de evaluación cardiovasculares con un mejor control metabólico. Los beneficios teóricos de la rosiglitazona, fármaco activador de los receptores gamma activados por proliferadores peroxisomales (PPAR-gamma, por sus siglas en inglés), sobre la función endotelial y los factores de riesgo cardiovasculares podrían dar lugar a menos eventos de macrovasculopatía en las personas con diabetes mellitus tipo 2.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la rosiglitazona en el tratamiento de la diabetes tipo 2.

Estrategia de búsqueda (: 

Los estudios se obtuvieron mediante búsquedas informatizadas en MEDLINE, EMBASE y en The Cochrane Library.

Criterios de selección: 

Los estudios se incluyeron si eran ensayos controlados aleatorios e incluían adultos con diabetes mellitus tipo 2 y duraron al menos 24 semanas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de forma independiente evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Solamente fue posible agrupar los estudios en un metanálisis de efectos fijos en el caso de los eventos adversos.

Resultados principales

Se identificaron 18 ensayos que asignaron al azar a 3 888 personas al tratamiento con rosiglitazona. El tratamiento más prolongado fue de cuatro años, con una mediana de 26 semanas. Los estudios publicados sobre tratamiento con rosiglitazona de al menos 24 semanas en personas con diabetes mellitus tipo 2 no aportaron pruebas de que este compuesto influya positivamente sobre las medidas de resultado orientadas al paciente como la mortalidad, la morbilidad, los efectos adversos, los costes y la calidad de vida relacionada con la salud. El control metabólico medido con la hemoglobina glucosilada A1c (HbA1c) como variable de evaluación alternativa no mostró diferencias clínicamente relevantes con respecto a otros antidiabéticos orales. La aparición de edema aumentó significativamente (OR 2,27; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,83 a 2,81). El único ECA con gran número de participantes (ADOPT - A Diabetes Outcomes Progression Trial) indicó un mayor riesgo cardiovascular. Nuevos datos sobre el aumento de las tasas de fractura en las mujeres revelan una amplia acción de la rosiglitazona en diversos tejidos corporales.

Conclusiones de los autores

Los nuevos estudios deberían centrarse en medidas de resultado orientadas al paciente para esclarecer la relación entre riesgo y beneficio del tratamiento con rosiglitazona. Se recomienda que los datos sobre seguridad y eventos adversos de todas las investigaciones (publicadas y no publicadas) sean proporcionados al público.

Esta revisión debería citarse como:Richter B, Bandeira-Echtler E, Bergerhoff K, Clar C, Ebrahim SHLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se identificaron 18 ensayos que asignaron al azar a 3 888 personas al tratamiento con rosiglitazona. El tratamiento más prolongado fue de cuatro años, con una mediana de 26 semanas. Los estudios publicados sobre tratamiento con rosiglitazona de al menos 24 semanas en personas con diabetes mellitus tipo 2 no aportaron pruebas de que este compuesto influya positivamente sobre las medidas de resultado orientadas al paciente como la mortalidad, la morbilidad, los efectos adversos, los costes y la calidad de vida relacionada con la salud. El control metabólico medido con la hemoglobina glucosilada A1c (HbA1c) como variable de evaluación alternativa no mostró diferencias clínicamente relevantes con respecto a otros antidiabéticos orales. La aparición de edema aumentó significativamente (OR 2,27; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,83 a 2,81). El único ECA con gran número de participantes (ADOPT - A Diabetes Outcomes Progression Trial) indicó un mayor riesgo cardiovascular. Nuevos datos sobre el aumento de las tasas de fractura en las mujeres revelan una amplia acción de la rosiglitazona en diversos tejidos corporales.

Tools
Information
Share/Save