Intervenciones basadas en fármacos y no basadas en fármacos para mejorar la densidad mineral ósea en pacientes que viven con VIH

La causa de la osteoporosis es la pérdida ósea y los pacientes que presentan esa afección tienen un riesgo mayor de experimentar una fractura. La medición de la densidad de la masa ósea (DMO) de una persona es una manera de medir el riesgo que esta tiene de fractura debido a la fragilidad de los huesos. La disminución de la DMO es mucho más frecuente en pacientes con VIH que en la población general. La causa de esta disminución es incierta, pero puede ser debido a la infección por VIH misma o debido a los fármacos antirretrovirales que reciben los pacientes con VIH. Aunque los pacientes con VIH a menudo tienen fracturas debido a que sus huesos son a veces más frágiles, se ha mostrado que esta pérdida ósea no se trata a menudo eficazmente en esta población. Esta revisión examina los ensayos controlados aleatorizados que investigan los tratamientos para la pérdida ósea en pacientes con infección por VIH.

Tres ensayos examinaron el uso del alendronato para mejorar la DMO en pacientes con VIH. Estos tres estudios fueron muy diferentes en cuanto a las poblaciones de estudio y a las intervenciones utilizadas, pero incluso los estudios similares no siempre presentan heterogeneidad. Un cuarto estudio examinó el uso de la testosterona en pacientes de sexo masculino con VIH y con el síndrome de emaciación por SIDA. Los cuatro estudios en esta revisión fueron limitados por el hecho de que eran muy pequeños y duraron un tiempo reducido y, por lo tanto, no pudieron detectar la prevención de las fracturas o los cambios en el número de pacientes con osteoporosis. También, hubo compromisos adicionales en el diseño del estudio. Sin embargo, los datos disponibles limitados demuestran que es posible que existan tratamientos seguros y eficaces en forma de alendronato para los pacientes con VIH que hayan disminuido la densidad mineral ósea y de testosterona para aquellos pacientes con el síndrome de emaciación por SIDA.

En la actualidad, existen estudios más amplios en curso que realizan un examen adicional del tema de la disminución de la DMO.

Conclusiones de los autores: 

Los datos muy limitados que se examinaron demostraron que los tratamientos con bifosfonato y con testosterona, para pacientes con el síndrome de emaciación por SIDA, pueden ser métodos seguros y posiblemente eficaces para mejorar la densidad mineral ósea en pacientes con VIH. Los estudios disponibles son pequeños, de poca duración y sin la potencia para detectar los cambios en las categorías de la OMS y en las tasas de fracturas.

En la actualidad, se encuentran en curso estudios más amplios con bifosfonatos. Además, se están realizando investigaciones acerca de la función del colecalciferol, el reemplazo del andrógeno en mujeres y la hormona del crecimiento.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La disminución de la densidad mineral ósea (DMO) ocurre con mayor frecuencia en pacientes con VIH que en la población general y contribuye a que este grupo sea más susceptible a las fracturas por fragilidad. Sin embargo, la pérdida de hueso está infratratada en los pacientes con VIH.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones que tienen como objetivo el aumento de la densidad mineral ósea en adultos con infección por VIH.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en MEDLINE, EMBASE, LILACS, The Cochrane Library, Meeting Abstracts, AIDSTRIALS, ACTIS, Current Controlled Trials, National Institutes of Health Clinical Trials Registry y CenterWatch (fecha de búsqueda julio de 2006).

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorizados que compararon cualquier tratamiento farmacológico o no farmacológico con el placebo, ningún tratamiento o un tratamiento alternativo, con el objetivo de aumentar la densidad mineral ósea en adultos (más de 18 años de edad) con VIH.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron la elegibilidad y la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. En los casos en que los datos fueron incompletos o inciertos, los conflictos se resolvieron mediante discusión o a través del contacto con los autores del ensayo para obtener detalles adicionales.

Resultados principales: 

Tres estudios completos, controlados y aleatorios examinaron la función del alendronato en pacientes con VIH y con osteopenia u osteoporosis. Cuando se combinaron los tres estudios, se observó mucha heterogeneidad (p<0,0001) que, probablemente, se deba a las diferentes poblaciones e intervenciones. Un análisis de sensibilidad demostró que en dos estudios sin heterogeneidad (p = 0,11), el alendronato, el calcio y la vitamina D mejoraron la DMO lumbar después de un año en comparación con el calcio y la vitamina D (diferencia de medias ponderada +2,65; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,80 a 4,51%). Sin embargo, el grupo con alendronato no presentó menos fracturas por fragilidad, riesgo relativo (RR) 1,28 (IC del 95%: 0,20 a 8,21), u osteoporosis, RR 0,50 (IC del 95%: 0,24 a 1,01). Los efectos adversos no variaron significativamente entre los grupos, RR 1,28 (95%: 0,20 a 8,21). Un estudio controlado y aleatorizado realizado en pacientes con emaciación por SIDA halló que después de tres meses, el enantato de testosterona mejoró la DMO lumbar comparado con el placebo en +3,70% (IC del 95%: 0,48 a 6,92), pero el entrenamiento de resistencia progresiva no mejoró la DMO lumbar (+0,40; IC del 95%: -2,81 a 3,61%). Los grupos de este estudio no presentaron efectos adversos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save