Farmacoterapia para el rechinado o la presión fuerte de los dientes durante el reposo (bruxismo del sueño)

Antecedentes

Hay varios signos y síntomas de bruxismo del sueño, como un desgaste anormal de los dientes, fractura de los dientes, molestias musculares en la mandíbula, dolor o sensibilidad en las articulaciones y cefaleas. Los tratamientos incluyen dispositivos odontológicos como placas oclusales, psicoterapia y fármacos (farmacoterapia). Los tratamientos farmacológicos incluyen diversos fármacos como las benzodiazepinas, los anticonvulsivos, los betabloqueantes, los agentes dopaminérgicos, los antidepresivos, los relajantes musculares y otros. Sin embargo, se conoce poco acerca de la efectividad, la seguridad y el seguimiento a largo plazo de los fármacos para el bruxismo del sueño.

Características de los estudios

Se efectuaron búsquedas en las bases de datos científicas para obtener ensayos clínicos que compararan cualquier fármaco con placebo (tratamiento simulado), otros fármacos o ningún tratamiento en pacientes de cualquier edad con bruxismo del sueño. Las pruebas están actualizadas hasta agosto 2014.

Resultados clave

Se identificó un total de 18 estudios y siete fueron incluidos en la revisión. Cada estudio individual incluyó a un número muy pequeño de participantes (7-16) y cuatro de ellos fueron de calidad metodológica moderada. La amitriptilina (tres estudios), la bromocriptina (un estudio), la clonidina (un estudio), el propranolol (un estudio), la levodopa (Prolopa®) (un estudio) y el triptófano (un estudio) se compararon con placebo. La amitriptilina y el L-triptófano no redujeron la actividad de los músculos de la mandíbula, medida con electromiografía. La bromocriptina, la clonidina, el propranolol y la levodopa no redujeron significativamente el número de episodios de bruxismo por hora en comparación con placebo.

Calidad de la evidencia

Esta revisión sistemática estableció la conclusión de que no hay pruebas suficientes en la bibliografía para indicar que los fármacos pueden reducir el bruxismo del sueño.

Conclusiones de los autores: 

No hubo pruebas suficientes sobre la efectividad de la farmacoterapia para el bruxismo del sueño. Esta revisión sistemática apunta hacia la necesidad de más ECA bien diseñados, con tamaños de la muestra más grandes y métodos de asignación, evaluación de resultado y duración del seguimiento adecuados. En condiciones ideales, deben utilizarse ECA de grupos paralelos en los estudios futuros para evitar el sesgo asociado con los estudios cruzados. Es necesario estandarizar los resultados de los ECA sobre los tratamientos para el bruxismo del sueño.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El bruxismo del sueño es la actividad de la boca caracterizada por el rechinado o la presión fuerte de los dientes durante el reposo. Se han propuesto varias formas de tratamiento para este trastorno, incluidas las estrategias conductuales, dentales y farmacológicas.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad del tratamiento farmacológico para el bruxismo del sueño en comparación con otros fármacos, ningún tratamiento o placebo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (número 8, 2014), MEDLINE (1966 hasta agosto 2014), EMBASE (1980 hasta agosto 2013) y en LILACS (1982 hasta agosto 2014). Se identificaron informes adicionales a partir de las listas de referencias de las revisiones e informes recuperados sobre el tratamiento del bruxismo del sueño. No se aplicaron restricciones de idioma.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron los ensayos controlados aleatorios (ECA) o los ensayos controlados cuasialeatorios que comparaban fármacos con otros fármacos, ningún tratamiento o placebo en pacientes con bruxismo del sueño.

Obtención y análisis de los datos: 

Los autores de la revisión realizaron la extracción de datos y la evaluación de la calidad de los ensayos incluidos de forma independiente y por duplicado. Se discutieron las discrepancias hasta que se alcanzó un consenso. Se consultó con un tercer autor de la revisión en caso de desacuerdo persistente. Se estableció contacto con los autores de los estudios primarios cuando sea necesario.

Resultados principales: 

Se identificaron 18 ECA potencialmente relevantes, pero sólo siete cumplieron los criterios de inclusión. Todos los estudios tenían un número pequeño de participantes, que varió de siete a 16 personas por estudio, y presentaban un diseño cruzado. Tres estudios eran de bajo riesgo de sesgo, mientras que cuatro eran de riesgo incierto. La amitriptilina (tres estudios), la bromocriptina (un estudio), la clonidina (un estudio), el propranolol (un estudio), la levodopa (Prolopa®) (un estudio) y el triptófano (un estudio) se compararon con placebo. Los estudios que evaluaron bromocriptina, clonidina, propranolol y levodopa informaron el resultado primario de los índices de la actividad motora del bruxismo.

Los resultados fueron imprecisos y compatibles con efectos beneficiosos, ninguna diferencia o efectos perjudiciales. Los hallazgos específicos para cada uno de los fármacos de acuerdo a los resultados específicos fueron los siguientes: 1. Amitriptilina versus placebo para la actividad masetérica en electromiografía (EMG) por minuto: diferencia de medias estandarizada (DME) -0,28 (intervalo de confianza [IC] del 95% -0,91 a 0,34; valor de p = 0,37), 2. bromocriptina versus placebo para los episodios de bruxismo por hora: diferencia de medias (DM) 0,60 (IC del 95%: -2,93 a 4,13), sacudidas de bruxismo por hora: DM -2,00 (IC del 95% -53,47 a 49,47), sacudidas de bruxismo por episodio: DM 0,50 (IC del 95%: -1,85 a 2,85) o número de episodios con sonido de rechinado: DM 2,40 (IC del 95%: -24,00 a 28,80), 3. clonidina versus placebo para el número de episodios de bruxismo por hora: DM -2,41 (IC del 95%: -4,84 a 0,02), 4. propranolol versus placebo para el número de episodios de bruxismo por hora: DM 1,16 (IC del 95%) (IC del 95%: -1,89 a 4,21), 5. L-triptófano versus placebo para la actividad masetérica en EMG por segundo: DME 0,08 (IC del 95%: -0,90 a 1,06) y 6. levodopa versus placebo para los episodios de bruxismo del sueño por hora: DM -1,47 (IC del 95%: -3,64 a 0,70), para las sacudidas de bruxismo por episodio: DM 0,06 (IC del 95%: -2,47 a 2,59).

Se combinaron varios resultados secundarios (duración del sueño, actividad masetérica en la EMG por minuto e intensidad del dolor) en un metanálisis para la comparación de amitriptilina con placebo. Los resultados para la mayoría de las comparaciones eran inciertos debido a la imprecisión estadística. Un estudio informó que la clonidina redujo el estadio del sueño de movimientos oculares rápidos (REM, por sus siglas en inglés) y aumentó el segundo estadio del sueño. Sin embargo, los hallazgos sobre de la clonidina para otros resultados relacionados con el sueño fueron inciertos. Los efectos adversos fueron frecuentes en los pacientes que recibieron amitriptilina (5/10 presentaron somnolencia, dificultad para despertarse por la mañana, insomnio o xerostomía en comparación con 0/10 en el grupo de placebo), así como en los pacientes que recibieron propranolol (7/16 presentaron xerostomía moderada a grave en comparación con 2/16 en el grupo de placebo). La clonidina se asoció con hipotensión matutina prolongada en tres de 16 participantes. La administración de la medicación preventiva evitó cualquier efecto adverso en los pacientes tratados con levodopa y bromocriptina.

Tools
Information
Share/Save