Eficacia y seguridad del parto por cesárea para la prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH-1

La transmisión maternoinfantil (TMI) del VIH es la causa principal de infección por VIH en los niños. Más de 2000 niños en todo el mundo se infectan de esa manera todos los días.

La cesárea antes del trabajo de parto y la rotura de membranas (también llamada "cesárea electiva" o "CE") se ha introducido como una intervención para la prevención de la TMI del VIH. Los objetivos de esta revisión fueron evaluar la eficacia (para la prevención de la TMI del VIH) y la seguridad de la CE entre las mujeres infectadas por VIH.

Se encontró que la CE es una intervención adecuada para la prevención de la TMI entre las mujeres infectadas por VIH que no reciben antirretrovirales (ARV) o reciben sólo zidovudina. El riesgo de TMI del VIH según la modalidad del parto entre las mujeres infectadas por VIH con cargas virales bajas (bajas debido a que la enfermedad de VIH de la mujer no es avanzada o porque está bien controlada con ARV) es incierto. Por lo tanto, un tema importante que debe abordarse en uno o más estudios de gran tamaño es una evaluación de la efectividad de la CE para la prevención de la TMI del VIH entre las mujeres infectadas por VIH con cargas virales no detectables, que reciben o no tratamiento ARV altamente activo (TARAA).

Conclusiones de los autores: 

La CE es una intervención eficaz para la prevención de la TMI entre mujeres infectadas por VIH-1 que no reciben ARV o que reciben sólo zidovudina. El riesgo de MPP con CE es mayor que el riesgo asociado con parto vaginal, aunque inferior que el riesgo asociado con CNE. Entre las mujeres infectadas por VIH-1, la etapa más avanzada de la enfermedad materna por VIH-1 y los trastornos médicos comórbidos (p.ej., diabetes) son factores de riesgo independientes de MPP. El riesgo de la TMI del VIH-1 según modalidad del parto entre las mujeres infectadas por VIH-1 con cargas virales bajas (bajas debido a que la enfermedad por VIH-1 en la mujer no es avanzada o porque su enfermedad por VIH-1 está bien controlada con ARV) es incierto. Por lo tanto, un tema importante a tratar en uno o más estudios de gran tamaño (estudios individuales o un metanálisis con datos combinados de pacientes individuales de varios estudios) es la evaluación de la efectividad de la CE para la prevención de la TMI del VIH-1 entre mujeres infectadas por VIH-1 con cargas virales no detectables (con o sin tratamiento ARV altamente activo [TARAA]).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La cesárea antes del trabajo de parto y la rotura de membranas ("cesárea electiva" o "CE") se ha introducido como una intervención para la prevención de la transmisión maternoinfantil (TMI) del VIH-1. La función de la modalidad del parto en el tratamiento de mujeres infectadas por VIH-1 debe evaluarse en vista de los riesgos y beneficios, ya que a las embarazadas infectadas por VIH-1 se les debe ofrecer información para que puedan tomar decisiones informadas con respecto a la cesárea y otras opciones para prevenir la transmisión de la infección a sus hijos.

Objetivos: 

Los objetivos fueron evaluar la eficacia (para la prevención de la TMI del VIH-1) y seguridad de la CE entre mujeres infectadas por VIH-1.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas electrónicas utilizando MEDLINE y otras bases de datos. También se realizaron búsquedas manuales de las listas de referencias de las revisiones y estudios pertinentes y de resúmenes de congresos relevantes. Se estableció contacto con expertos en el tema para obtener detalles de otros estudios. La estrategia de búsqueda fue iterativa.

Criterios de selección: 

En el análisis, se incluyeron ensayos clínicos aleatorios que evaluaron la eficacia y seguridad de la CE para la prevención de la TMI del VIH-1 y estudios observacionales con datos pertinentes.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos relacionados con el estado de infección de neonatos nacidos de mujeres infectadas por VIH-1 según la modalidad del parto se extrajeron de los informes de los estudios. De igual manera, se extrajeron datos con respecto a la morbilidad postparto (MPP) (incluida la morbilidad leve [p.ej., morbilidad febril, infección urinaria) y grave [p.ej., endometritis, tromboembolismo]) de las mujeres infectadas por VIH-1 y morbilidad infantil, según la modalidad del parto.

Resultados principales: 

Se identificó un ensayo clínico aleatorio de la eficacia de la CE para la prevención de la TMI del VIH-1. No hubo datos disponibles con respecto a la morbilidad infantil según la modalidad del parto en madres infectadas por VIH-1. Los datos con respecto a la MPP según modalidad del parto se obtuvieron a partir de este ensayo clínico y de cinco estudios observacionales. Entre las mujeres infectadas por VIH-1 que no recibían antirretrovirales (ARV) durante el embarazo o que sólo recibían zidovudina, se encontró que la CE era eficaz para la prevención de la TMI del VIH-1. La MPP generalmente es más alta entre las mujeres infectadas por VIH-1 que se someten a cesárea en comparación con parto vaginal y el riesgo de CE es intermedio entre el riesgo de parto vaginal y CNE (incluidos los procedimientos de urgencia). Otros factores asociados con el riesgo de MPP entre las mujeres infectadas por VIH-1 incluyen la etapa de la enfermedad por VIH-1 (enfermedad más avanzada, según lo observado en recuentos CD4 bajos y cargas virales altas, asociados con un riesgo mayor de MPP) y trastornos comórbidos (p.ej., diabetes).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save