Elección de instrumentos para el parto vaginal asistido

Esta revisión de 32 estudios (6 597 mujeres) considera los partos vaginales asistidos o instrumentales para las mujeres en la segunda etapa del trabajo de parto. La importancia de esta revisión se debe al hecho de que el parto instrumental es una intervención frecuente al dar a luz y en algunos casos puede dar lugar a resultados perjudiciales para la madre o el recién nacido o ambos.

Las comparaciones principales son entre el fórceps o la ventosa. También existen comparaciones entre diferentes tipos de ventosa. Los resultados que se analizan son el éxito del instrumento particular para lograr el parto y la tasa de complicaciones tanto para la madre como para el recién nacido. No todos los estudios consideraron todas las medidas de resultado, y en particular, hubo diferencias en los tipos de complicaciones encontrados en las madres y los recién nacidos. Además, no se identificaron estudios para algunas comparaciones.

Los resultados mostraron que el fórceps fue el mejor instrumento en cuanto al logro de un parto exitoso. Sin embargo, también se asoció con tasas mayores de complicaciones para la madre. Las mismas fueron el traumatismo perineal, los desgarros, la necesidad de alivio del dolor y la incontinencia. Hubo riesgos de lesión al recién nacido con ambos tipos de instrumento.

Las comparaciones entre los diferentes tipos de ventosa revelaron que la copa de metal fue mejor en cuanto al logro de un parto exitoso en comparación con la copa blanda, aunque con más riesgo de lesión al recién nacido. No hubo diferencias significativas entre la ventosa manual y la estándar.

Las decisiones en cuanto a cuál es el mejor instrumento, por lo tanto, dependen de las situaciones individuales donde la urgencia con la cual debe realizarse el parto se comparará con los riesgos potenciales para la madre y el recién nacido.

Conclusiones de los autores: 

Existe una función reconocida del fórceps y todos los tipos de ventosa en la práctica clínica. Debe recalcarse la función del entrenamiento del profesional con cualquier elección del instrumento. Al elegir un instrumento debe considerarse el aumento de los riesgos de un fracaso del parto con el instrumento elegido desde el fórceps hasta la ventosa con copa de metal, manual o con copa blanda, y las ventajas y desventajas entre los riesgos de traumatismo materno y neonatal identificados en esta revisión.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El parto vaginal instrumental o asistido se usa comúnmente para acelerar el parto para el beneficio de la madre o del recién nacido o de ambos. A veces se asocia con complicaciones significativas tanto para la madre como para el recién nacido. Las circunstancias clínicas, la elección del profesional y la disponibilidad de instrumentos específicos pueden influir en la elección del instrumento.

Objetivos: 

Evaluar diferentes instrumentos en cuanto al logro de un parto vaginal y la prevención de una morbilidad significativa para la madre y el recién nacido.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (31 mayo 2010).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados con asignación aleatoria sobre el parto vaginal asistido con diferentes instrumentos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron la calidad de los ensayos, extrajeron los datos y los examinaron en cuanto a su exactitud de forma independiente.

Resultados principales: 

En esta revisión, se incluyeron 32 estudios (6 597 mujeres). En comparación con la ventosa, fue menos probable que el fórceps fracasara en el logro de un parto vaginal con el instrumento asignado (cociente de riesgos [CR] 0,65; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,45 a 0,94). Sin embargo, con el fórceps hubo una tendencia a más cesáreas y significativamente más desgarros de grado tres o cuatro (con o sin episiotomía), traumatismo vaginal, uso de anestesia general e incontinencia de flatos o alteración de la continencia. La lesión facial fue más probable con el fórceps (CR 5,10; IC del 95%: 1,12 a 23,25). Mediante un modelo de efectos aleatorios debido a la heterogeneidad entre los estudios, hubo una tendencia hacia menos casos de cefalohematoma con el fórceps (CR promedio 0,64; IC del 95%: 0,37 a 1,11).

Entre los diferentes tipos de ventosa, fue más probable que la copa de metal diera lugar a un parto vaginal exitoso en comparación con la copa blanda, con más casos de lesión del cuero cabelludo y de cefalohematoma. La ventosa manual se asoció con más fracasos que la ventosa de metal, y con una tendencia a menos fracasos que la ventosa blanda.

En general, parece que el fórceps o la copa de metal son los más efectivos para lograr un parto vaginal, pero con un riesgo mayor de traumatismo materno con el fórceps y de traumatismo neonatal con la copa de metal.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save