Tratamiento con inhibidores de la bomba de protones iniciado antes del diagnóstico endoscópico en la hemorragia digestiva alta

La hemorragia por lesiones en el esófago es una emergencia médica frecuente. La investigación sugirió que la reducción de la cantidad de ácido en el estómago puede ayudar a controlar la hemorragia, pero se desconoce si la iniciación temprana de ese tratamiento (es decir, antes del diagnóstico endoscópico) es beneficiosa para los pacientes.

Esta revisión comparó el efecto de un tipo de fármaco antiácido (inhibidor de la bomba de protones) con ningún tratamiento (placebo) o con otro tipo de fármaco antiácido (un antagonista de los receptores de histamina-2) iniciado antes del diagnóstico endoscópico. La administración de inhibidores de la bomba de protones entre 24 y 48 horas antes de la endoscopia redujo significativamente la proporción de pacientes con hallazgos de hemorragias graves recientes en la exploración endoscópica y la necesidad de tratamiento durante la endoscopia, como la inyección de medicamentos o la cauterización de los vasos sanguíneos para detener la hemorragia. Sin embargo, en general la administración de un inhibidor de la bomba de protones no tuvo ningún efecto sobre la continuación de la hemorragia, la necesidad de cirugía ni sobre el riesgo de muerte.

Conclusiones de los autores: 

El tratamiento con IBP iniciado antes de la endoscopia para la hemorragia digestiva alta podría reducir la proporción de participantes con EHR en la endoscopia índice y reduce significativamente la necesidad de tratamiento endoscópico durante la endoscopia índice. Sin embargo, no hay evidencia de que el tratamiento con IBP afecte a resultados clínicamente importantes, a saber, la mortalidad, las nuevas hemorragias o la necesidad de cirugía.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Hay evidencia contradictoria en cuanto a la eficacia clínica de los inhibidores de la bomba de protones (IBP) iniciados antes de la endoscopia para la hemorragia digestiva alta.

Objetivos: 

Revisar sistemáticamente la evidencia de los ensayos controlados aleatorizados (ECA) del tratamiento con IBP iniciado antes de la endoscopia para la hemorragia digestiva alta.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en las bases de datos CENTRAL (The Cochrane Library), MEDLINE, EMBASE y CINAHL y en las actas de congresos importantes hasta septiembre de 2005 mediante el modelo del Grupo Cochrane de Enfermedades Esófago-gástricas, del Intestino Delgado y Pancreáticas (Cochrane Upper Gastrointestinal and Pancreatic Diseases Group). Las búsquedas se repitieron en febrero de 2006 y octubre de 2008.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron ensayos controlados aleatorizados (ECA) de participantes hospitalizados con hemorragia digestiva alta no seleccionada, sometidos a tratamiento activo con un inhibidor de la bomba de protones IBP (oral o intravenoso) o a tratamiento de control con placebo, antagonistas de los receptores de histamina-2 (ARH2) o ningún tratamiento antes de la endoscopia. Los resultados se evaluaron a los 30 días e incluyeron la mortalidad, la hemorragia y la cirugía. También se evaluaron los estigmas de una hemorragia reciente (EHR; hemorragia activa, vaso visible no sangrante o coágulo adherente) en la endoscopia de índice, la duración de la estancia hospitalaria, los requisitos de transfusión de sangre y la necesidad de terapia endoscópica en la endoscopia índice.

Obtención y análisis de los datos: 

Al menos dos autores de la revisión evaluaron los criterios de elegibilidad y extrajeron los datos relativos a los resultados y los factores que afectan a la calidad metodológica.

Resultados principales: 

Se incluyeron seis ECA con 2223 pacientes. No hubo heterogeneidad estadística entre los ensayos para los resultados dicotómicos. No hubo diferencias estadísticamente significativas en cuanto a la mortalidad, las nuevas hemorragias o la cirugía entre el tratamiento con IBP y el tratamiento de control. Las tasas de mortalidad agrupadas no ponderadas fueron del 6,1% y el 5,5% respectivamente (odds ratio (OR) 1,12; IC del 95%: 0,72 a 1,73). Las tasas de nuevas hemorragias agrupadas no ponderadas fueron del 13,9% y el 16,6% respectivamente (OR 0,81; IC del 95%: 0,61 a 1,09). Las tasas agrupadas de cirugía fueron del 9,9% y el 10,2% respectivamente (OR 0,96, IC del 95%: 0,68 a 1,35). El tratamiento con IBP comparado con el control redujo significativamente la proporción de participantes con EHR en la endoscopia índice; las tasas agrupadas no ponderadas fueron 37,2% y 46,5% respectivamente (OR 0,67; IC del 95%: 0,54 a 0,84). No obstante, este último resultado no fue consistente en el análisis de sensibilidad. El tratamiento con IBP comparado con el control redujo significativamente el tratamiento endoscópico en la endoscopia índice; las tasas agrupadas no ponderadas fueron del 8,6% y el 11,7% respectivamente (OR 0,68; IC del 95%: 0,50 a 0,93). En el caso de los resultados continuos (duración de la estancia en el hospital y necesidades de transfusión de sangre), no se pudo realizar un análisis cuantitativo.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save