Rehabilitación vestibular para mejorar el mareo, el equilibrio y la movilidad en pacientes con disfunción vestibular periférica unilateral

Antecedentes

Las personas con problemas vestibulares a menudo sufren mareos y dificultad con la visión, el equilibrio o la movilidad. Los trastornos vestibulares que se denominan unilaterales y periféricos (DVPU) son aquellos que afectan a un lado del sistema vestibular (unilateral) y sólo a la porción del sistema que está fuera del cerebro (periférico - parte del oído interno). Entre los ejemplos de estos trastornos figuran el vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), la neuritis vestibular, la laberintitis, la enfermedad de Ménière unilateral o los problemas vestibulares después de procedimientos quirúrgicos como la laberintectomía o la extirpación de un neuroma acústico. La rehabilitación vestibular para estos trastornos se utiliza cada vez más e implica diversos regímenes basados en el movimiento. Los componentes de la rehabilitación vestibular pueden implicar aprender a provocar los síntomas para "desensibilizar" el sistema vestibular, aprender a coordinar los movimientos de los ojos y la cabeza, mejorar el equilibrio y las habilidades para caminar, y aprender sobre la afección y cómo afrontarla o ser más activo.

Características de los estudios

Se encontraron 39 ensayos controlados aleatorizados (con 2441 participantes) que investigaron el uso de la rehabilitación vestibular en este grupo de trastornos. Todos los estudios utilizaron una forma de rehabilitación vestibular e incluyeron adultos que vivían en la comunidad con DVPU sintomático y confirmado. Los estudios fueron variados en el sentido de que compararon la rehabilitación vestibular con otras formas de tratamiento (por ejemplo, medicación, atención habitual o maniobras pasivas), con intervenciones de control o de placebo o con otras formas de rehabilitación vestibular. Otra fuente de variación entre los estudios fue el uso de diferentes medidas de resultados (por ejemplo, informes de mareos, mejoras en el equilibrio, la visión o la marcha, o la capacidad de participar en la vida cotidiana).

Resultados clave

Debido a la variación entre los estudios, sólo fue posible una agrupación (combinación) limitada de datos. Se pudieron combinar los resultados de cuatro estudios, que demostraron que la rehabilitación vestibular era más eficaz que las intervenciones de control o simuladas para mejorar los informes subjetivos de mareo y para mejorar el desempeño de las funciones de la vida. Dos estudios dieron un resultado combinado a favor de la rehabilitación vestibular para mejorar la marcha. Todos los demás estudios individuales se mostraron favorables a la rehabilitación vestibular para mejorar aspectos como el equilibrio, la visión y las actividades de la vida diaria. La excepción a estos hallazgos fue para el grupo específico de personas con VPPB, donde las comparaciones de la rehabilitación vestibular con maniobras específicas de reposicionamiento físico mostraron que estas maniobras eran más efectivas en la reducción de los síntomas de mareo, particularmente a corto plazo. Sin embargo, otros estudios demostraron que la combinación de las maniobras con la rehabilitación vestibular era eficaz para mejorar la recuperación funcional a largo plazo. No hubo informes de efectos adversos después de ninguna rehabilitación vestibular. En los estudios con una evaluación de seguimiento (3 a 12 meses) se mantuvieron los efectos positivos. No hubo evidencia de que una forma de rehabilitación vestibular fuera superior a otra. Hay un creciente y consistente conjunto de evidencia que apoya el uso de la rehabilitación vestibular para las personas con mareos y pérdida funcional como resultado de la DVPU.

Calidad de la evidencia

Los estudios fueron en general de calidad moderada a alta, pero sus métodos fueron variados. Esta evidencia está actualizada hasta el 18 de enero de 2014.

Conclusiones de los autores: 

Existe evidencia de calidad moderadas a alta de que la rehabilitación vestibular es un tratamiento seguro y eficaz de la disfunción vestibular periférica unilateral, basada en varios ensayos controlados aleatorizados de alta calidad. Hay evidencia moderada de que la rehabilitación vestibular resuelve los síntomas y mejora el funcionamiento a medio plazo. Sin embargo, hay evidencia de que para el grupo específico de diagnóstico de VPPB, las maniobras físicas (de reposicionamiento) son más eficaces a corto plazo que la rehabilitación vestibular basada en ejercicios; aunque una combinación de ambas es eficaz para la recuperación funcional a más largo plazo. No hay evidencia suficiente para discriminar entre las diferentes formas de rehabilitación vestibular.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Esta es una actualización de una revisión Cochrane publicada por primera vez en The Cochrane Library , en el número 4, 2007 y actualizada anteriormente en 2011.

La disfunción vestibular periférica unilateral (DVPU) puede ocurrir como resultado de una enfermedad, un traumatismo o tras una operación. La disfunción se caracteriza por dolencias por mareos, alteraciones visuales o de la mirada y alteraciones del equilibrio. El tratamiento actual incluye medicación, maniobras físicas y regímenes de ejercicio, estos últimos conocidos colectivamente como rehabilitación vestibular.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia de la rehabilitación vestibular en la población adulta residente en la comunidad de personas con disfunción vestibular periférica unilateral sintomática.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas de ensayos publicados y no publicados en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Enfermedades de Oído, Nariz y Garganta (Cochrane Ear, Nose and Throat Disorders Group Trials Register); Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL); PubMed; EMBASE; CINAHL; Web of Science; BIOSIS Previews; Cambridge Scientific Abstracts; ISRCTN y en otras fuentes adicionales. La búsqueda más reciente se realizó el 18 de enero de 2014.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados de adultos que viven en la comunidad, diagnosticados con disfunción vestibular periférica unilateral sintomática. Se buscaron comparaciones de la rehabilitación vestibular versus el control (por ejemplo, placebo), otro tratamiento (rehabilitación no vestibular, por ejemplo, farmacológica) u otra forma de rehabilitación vestibular. La medida de resultado principal fue el cambio en la sintomatología especificada (por ejemplo, proporción con mareo resuelto, frecuencia o gravedad del mareo). Los resultados secundarios fueron las medidas de la función, la calidad de vida y/o las medidas del estado fisiológico, cuando se ha confirmado la reproducibilidad y se ha mostrado que es pertinente o está relacionada con el estado de salud (por ejemplo, la posturografía), y los efectos adversos.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane.

Resultados principales: 

Se incluyeron en la revisión 39 estudios que incluían a 2441 participantes con trastornos vestibulares periféricos unilaterales. En los ensayos se abordó la eficacia de la rehabilitación vestibular frente a las intervenciones de control o simuladas, las intervenciones médicas u otras formas de rehabilitación vestibular. El hecho de no cegar a los evaluadores de resultados y la presentación de informes selectivos pueden haber sesgado los resultados en el 25% de los estudios, pero, por lo demás, hubo un bajo riesgo de sesgo de selección o de desgaste.

Los análisis individuales y agrupados de la medida de resultado primaria, la frecuencia de los mareos, mostraron un efecto estadísticamente significativo a favor de la rehabilitación vestibular sobre el control o la no intervención (odds-ratio (OR) 2,67; intervalo de confianza (IC) del 95%: 1,85 a 3,86; cuatro estudios, 565 participantes). Las medidas de resultados secundarios relacionadas con los niveles de actividad o participación medidos, por ejemplo, con el Inventario de Mareos y Discapacidades, también mostraron una fuerte tendencia hacia las diferencias significativas entre los grupos (diferencia de medias estandarizada (DME) -0,83; IC del 95%: -1,02 a -0,64). La excepción fue cuando se comparó la rehabilitación vestibular basada en el movimiento con las maniobras físicas para el vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), en el que este último mostró ser superior en la tasa de curación a corto plazo (OR 0,19; IC del 95%: 0,07 a 0,49). No se informaron eventos adversos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save