Aceites de pescado para la prevención de la demencia en ancianos

La demencia es una enfermedad progresiva que afecta principalmente a las personas mayores. Investigaciones previas de estudios observacionales han sugerido que un mayor consumo de aceites de pescado ricos en ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) de cadena larga omega-3 puede reducir la posibilidad de desarrollar demencia, mientras que otros estudios no muestran ningún efecto. Los pescados grasos, como el salmón, la caballa, el arenque y las sardinas son una fuente rica de AGPI omega-3 que son esenciales para el desarrollo del cerebro.

Los autores de esta revisión incluyeron estudios en los que participantes sanos mayores de 60 años, que eran también sanos cognitivamente al inicio del estudio, fueron asignados al azar a recibir AGPI omega-3 adicionales en su dieta o un placebo (como el aceite de oliva). Los resultados principales de interés fueron los nuevos casos de demencia diagnosticados durante el período de estudio, el deterioro cognitivo, los efectos secundarios y la adherencia a la intervención.

Los autores incluyeron tres ensayos controlados aleatorizados con 3536 participantes. En dos estudios, los participantes fueron asignados aleatoriamente para recibir cápsulas de gel que contenían AGPI omega-3 o aceite de oliva o girasol durante seis o 24 meses. En el tercer estudio, los participantes fueron asignados aleatoriamente para recibir recipientes de margarina para untar durante 40 meses (margarina regular versus margarina fortificada con AGPI omega-3).

Ninguno de los estudios examinó el efecto de los AGPI omega-3 sobre los nuevos casos de demencia durante el período de estudio. En dos estudios con 3221 participantes no hubo diferencias entre el grupo de AGPI omega-3 y el grupo de placebo en la puntuación del mini-examen del estado mental en el seguimiento final. En dos estudios (1043 participantes), otras pruebas de la función cognitiva como el aprendizaje de palabras, la amplitud de los dígitos y la fluidez verbal no mostraron efectos beneficiosos de la administración de suplementos de AGPI omega-3. Los participantes tanto en el grupo de intervención como en el grupo de control experimentaron poco o ningún deterioro cognitivo durante los estudios.

El principal efecto secundario reportado de la suplementación con AGPI omega-3 fue problemas gastrointestinales leves, aunque, en general, se informaron síntomas menores por parte de menos del 15% de los participantes, y las personas en el grupo de control tuvieron la misma probabilidad de reportar síntomas que aquellos que recibieron un suplemento de AGPI omega-3. La adherencia al protocolo de administración de suplementos fue alto en todos los ensayos, con un promedio de más del 90% de los suplementos aparentemente consumidos por los participantes del ensayo. Los tres estudios incluidos en esta revisión fueron de alta calidad metodológica, por lo que es poco probable que los resultados se deban al azar o al sesgo.

Los resultados de los estudios disponibles no muestran ningún beneficio para la función cognitiva con la administración de suplementos de AGPI omega-3 en personas mayores cognitivamente sanas. Los suplementos de AGPI omega-3 podrían tener otros beneficios para la salud, y los autores comentan que el consumo de pescado se recomienda como parte de una dieta saludable.

Se requieren estudios más largos, durante los cuales pueden ocurrir mayores cambios en la función cognitiva, para permitir a los investigadores identificar los posibles beneficios de los AGPI omega-3 en la prevención del deterioro cognitivo.

Conclusiones de los autores: 

Falta evidencia directa sobre el efecto de los AGPI omega-3 sobre la demencia incidente. Los ensayos disponibles no mostraron beneficios de la administración de suplementos de AGPI omega-3 en la función cognitiva en personas mayores cognitivamente sanas. La suplementación de AGPI omega-3 es generalmente bien tolerada, siendo el efecto secundario más comúnmente reportado los problemas gastrointestinales leves.

Se requieren estudios adicionales de mayor duración. Los estudios a más largo plazo pueden identificar un mayor cambio en la función cognitiva en los participantes del estudio, lo que puede mejorar la capacidad para detectar los posibles efectos de la administración de suplementos de AGPI omega-3 en la prevención del deterioro cognitivo en personas mayores.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La evidencia de estudios observacionales sugiere que las dietas altas en ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) de cadena larga omega-3 pueden proteger a las personas del deterioro cognitivo y la demencia. La fuerza de este efecto protector potencial se ha probado recientemente en ensayos controlados aleatorizados.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la administración de suplementos de AGPI omega-3 para la prevención de la demencia y el deterioro cognitivo en ancianos cognitivamente sanos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en: ALOIS - el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Demencia y Trastornos Cognitivos (Cochrane Dementia and Cognitive Improvement Group) el 6 de abril de 2012 utilizando los términos: "omega 3", PUFA (AGPI, en español), "fatty acids", "fatty acid", "fatty acid", fish, linseed, eicosapentaenoic, docosahexaenoic.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados de una intervención con AGPI omega-3 que se suministró durante un mínimo de seis meses a participantes de 60 años o más que no padecían demencia o deterioro cognitivo al inicio del estudio. Dos autores evaluaron de forma independiente todos los ensayos.

Obtención y análisis de los datos: 

Los revisores buscaron y extrajeron datos sobre la demencia incidente, la función cognitiva, la seguridad y la adherencia, ya sea a partir de informes publicados o mediante el contacto con los investigadores para obtener datos originales. Dos revisores extrajeron los datos. Se calculó la diferencia de medias (DM) o las diferencias de medias estandarizadas (DME) y los intervalos de confianza (IC) del 95% sobre una base del tipo intención de tratar (intention-to-treat), y se resumió la información narrativa sobre la seguridad y el adherencia.

Resultados principales: 

La información sobre la función cognitiva al inicio de un estudio estaba disponible en 4080 participantes asignados al azar en tres ensayos. Los datos de la función cognitiva estaban disponibles en 3536 participantes en el seguimiento final.

En dos estudios los participantes recibieron cápsulas de gel que contenían AGPI omega-3 (la intervención) o aceite de oliva o de girasol (placebo) durante seis o 24 meses. En un estudio, los participantes recibieron margarina para untar durante 40 meses; la margarina para el grupo de intervención contenía AGPI omega-3. Dos estudios tuvieron como resultado primario la salud cognitiva; un estudio de enfermedad cardiovascular incluyó la salud cognitiva como resultado adicional.

Ninguno de los estudios examinó el efecto de los AGPI omega-3 sobre la demencia incidente. En dos estudios con 3221 participantes no hubo diferencias entre el grupo de omega-3 y el grupo de placebo en la puntuación del mini-examen del estado mental en el seguimiento final (después de 24 o 40 meses de intervención); DM -0,07 (IC del 95%: -0,25 a 0,10). En dos estudios (1043 participantes), otras pruebas de la función cognitiva como el aprendizaje de palabras, la amplitud de los dígitos y la fluidez verbal no mostraron efectos beneficiosos de la administración de suplementos de AGPI omega-3. Los participantes tanto en el grupo de intervención como en el grupo de control experimentaron poco o ningún deterioro cognitivo durante los estudios.

El principal efecto secundario reportado de la suplementación con AGPI omega-3 fue problemas gastrointestinales leves. En general, menos del 15% de los participantes informaron eventos adversos menores y los informes fueron equilibrados entre los grupos de intervención. La adherencia a la intervención fue en promedio superior del 90% entre las personas que completaron los ensayos. Los tres estudios incluidos en esta revisión son de alta calidad metodológica.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save