¿Los antagonistas de receptores de cannabinoides tipo 1 pueden ayudar a los fumadores a dejar de fumar? ¿Podrían además disminuir el aumento de peso producido durante el proceso de abandono del hábito?

El uso a largo plazo de nicotina puede alterar el sistema endocannabinoide del cerebro, que controla el consumo de alimentos y el equilibrio de energía. El rimonabant y los fármacos similares pueden ayudar a los fumadores a dejar el hábito al reequilibrar el sistema, lo que posteriormente disminuye el deseo de consumo de nicotina y de alimentos. Se buscó en un registro particular especializado de ensayos controlados. También se estableció contacto a Sanofi Aventis, los fabricantes de rimonabant y con investigadores que presentaron resultados iniciales en los congresos. Se encontraron dos ensayos controlados con asignación aleatoria (ECA) de rimonabant para el abandono del hábito de fumar, con 1567 fumadores y un ECA de rimonabant para la prevención de las reincidencias de los exfumadores con 1661 participantes. La información disponible muestra que el rimonabant en dosis de 20 mg aumentó una vez y media la probabilidad de mantenerse sin fumar un año más tarde, en comparación con placebo. El uso de 5 mg de rimonabant no proporcionó resultados mejores que el placebo en cualquier punto temporal. En el ensayo de prevención de las reincidencias, para los fumadores que dejaron de fumar con éxito con 20 mg de rimonabant fue una vez y media más probable que se mantuvieran sin fumar con el tratamiento activo (5 mg o 20 mg por 42 semanas) que con placebo. A los que tuvieron éxito con 5 mg, ni el tratamiento activo ni el placebo les aportó beneficios para evitar la reincidencia. Esta imagen inconsecuente dificulta encontrar un beneficio claro del rimonabant para prevenir la reincidencia. Un ensayo de taranabant (317 fumadores) no encontró ningún beneficio con el tratamiento sobre el placebo, y el grupo de taranabant padeció más efectos secundarios que el grupo de placebo. Los efectos secundarios principales para el rimonabant fueron las náuseas y las infecciones de las vías respiratorias superiores, y se informó que los daños graves fueron bajos. Para el taranabant, los efectos secundarios principales fueron los trastornos digestivos, del sistema nervioso, psiquiátricos, cutáneos y vasculares. Para ambos fármacos, el número y la gravedad de los efectos secundarios aumentaron en los pacientes que tomaron las dosis más altas. Aunque la evidencia sobre el cambio de peso es escasa en estos ensayos, se informó de que el aumento de peso era significativamente menor entre los que dejaban de tomar el rimonabant de 20 mg que entre los que tomaban 5 mg o un placebo. Durante el tratamiento, los fumadores con sobrepeso u obesidad tendieron a perder peso con 20 mg, mientras los fumadores con peso normal no perdieron peso. El taranabant también limitó el aumento de peso durante los intentos de abandono del hábito. Los fabricantes de rimonabant y taranabant decidieron dejar de producir estos fármacos en 2008 porque se asociaron con trastornos mentales y efectos secundarios inadmisibles.

Conclusiones de los autores: 

A partir de los informes disponibles de los ensayos, se considera que 20 mg de rimonabant pueden aumentar una vez y media la probabilidad de abandono del hábito. La evidencia del rimonabant para mantener la abstinencia no es concluyente.
20 mg de rimonabant pueden moderar el aumento de peso a largo plazo. 2 a 8 mg de taranabant pueden moderar el aumento de peso, al menos en el corto plazo.
Los fabricantes de rimonabant y taranabant decidieron dejar de producir estos fármacos en 2008.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los antagonistas selectivos de receptores de cannabinoides tipo 1 (CB1) pueden ayudar al abandono del hábito de fumar al restaurar el equilibrio del sistema endocannabinoide, que puede estar interrumpido por el consumo prolongado de nicotina. También se trata de abordar la reticencia de muchos fumadores a persistir en el intento de dejar de fumar debido a la preocupación por el aumento de peso.

Objetivos: 

Determinar si el uso de los antagonistas selectivos de los receptores CB1 (actualmente rimonabant y taranabant) aumenta el número de personas que dejan de fumar
Evaluar sus efectos en el cambio de peso en los que dejaron de fumar con éxito y en los que tratan de dejar de fumar pero fracasan.

Estrategia de búsqueda (: 

Se buscaron ensayos en el registro especializado de ensayos controlados del Grupo de Revisión Cochrane de Adicción al Tabaco (Cochrane Tobacco Addiction Review Group) con los términos ('rimonabant' or 'taranabant') and 'smoking' en el título, el resumen o como palabras clave. También se hicieron búsquedas en MEDLINE, EMBASE, CINAHL y PsycINFO, utilizando los principales términos MESH. Se adquirieron copias electrónicas o impresas de los carteles de los resultados preliminares de los ensayos presentados en el American Thoracic Society Meeting en 2005, y en la Society for Research on Nicotine and Tobacco European Meeting 2006. También se intentó establecer contacto con los autores de los estudios en curso de rimonabant y con Sanofi Aventis (fabricantes de rimonabant). La búsqueda más reciente se realizó en enero 2011.

Criterios de selección: 

Tipos de estudios
Ensayos controlados con asignación al azar

Tipos de participantes
Fumadores adultos

Tipos de intervenciones
Antagonistas selectivos de los receptores CB1, como el rimonabant y taranabant.

Tipos de medida de resultado
La medida de resultado primaria es la situación con respecto al hábito de fumar a los seis meses, como mínimo, después del comienzo del tratamiento. Se prefirieron las tasas de abstinencia sostenida a la prevalencia puntual y la abstinencia bioquímicamente comprobada a la abstinencia autonotificada. Se consideró a los fumadores que abandonaron o se perdieron durante el seguimiento como que continuaron como fumadores. Se observó cualquier efecto adverso del tratamiento.

Un resultado secundario es el cambio de peso asociado al intento de abandono.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión comprobaron la pertinencia de los resúmenes, e intentaron adquirir los informes completos de los ensayos. Un autor de la revisión extrajo los datos y un segundo autor los verificó.

Resultados principales: 

Se encontraron tres ensayos que cumplieron los criterios de inclusión, con 1567 fumadores (abandono del hábito: STRATUS-UE y STRATUS-EE.UU.) y 1661 exfumadores (para la prevención de las reincidencias: STRATUS-WW). Un año más tarde, los riesgos relativos (RR) agrupados para dejar de fumar con 20 mg de rimonabant fue de 1,50 (intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,10 a 2,05). No se demostró beneficio significativo del rimonabant con la dosis de 5 mg. Los eventos adversos incluían náuseas e infecciones de las vías respiratorias superiores.
En el ensayo de prevención de recaídas, los fumadores que habían dejado de fumar con el régimen de 20 mg tenían más probabilidades de permanecer abstinentes en cualquiera de los dos regímenes activos que con el placebo; el RR para el grupo de mantenimiento de 20 mg fue de 1,29 (IC del 95%: 1,06 a 1,57), y para el grupo de mantenimiento de 5 mg fue de 1,30 (IC del 95%: 1,06 a 1,59). Parece que no hubo beneficio significativo del tratamiento de mantenimiento de los que dejaron de fumar con un régimen de 5 mg.
Un ensayo sobre el taranabant no se incluyó en los metanálisis, ya que sólo hizo un seguimiento de los participantes hasta el final del tratamiento; a las ocho semanas no encontró ningún beneficio del tratamiento sobre el placebo, con un OR de 1,2 (IC del 90%: 0,6 a 2,5).
Para el rimonabant, se informó que el aumento de peso fue significativamente inferior en los que dejaron de fumar con 20 mg que con 5 mg o en los que dejaron de fumar con placebo. Durante el tratamiento, los fumadores con sobrepeso u obesidad tendieron a perder peso, lo que no sucedió en los fumadores con peso normal. Para el taranabant, el aumento de peso fue significativamente inferior para la dosis de 2 a 8 mg versus placebo al final de ocho semanas de tratamiento.
En 2008, la vigilancia posterior a la comercialización llevó a la European Medicines Agency (EMEA) a exigir que Sanofi Aventis retirara el rimonabant, debido a su asociación con trastornos mentales. El desarrollo de taranabant también fue suspendido por Merck & Co debido a eventos adversos inadmisibles.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save