Intervenciones para reducir la conducta sexual de riesgo para la prevención de la infección por el VIH en los trabajadores en ámbitos ocupacionales

Se encontraron ocho estudios con 11 164 participantes, pero un estudio no proporcionó datos suf¡cientes para ser útil. Un estudio realizado en África encontró un aumento consistente del 51% en la captación para el asesoramiento y la prueba voluntarios cuando se proporcionaron en el lugar, que fue 14 veces mayor en comparación con la entrega de un cupón para realizarse la prueba lejos del lugar. Sin embargo, el asesoramiento y la prueba voluntarios no cambiaron la incidencia de la infección por VIH en un estudio entre trabajadores de una fábrica en África. En otro estudio entre conductores de camiones de Hong Kong el asesoramiento y la prueba voluntarios disminuyeron las enfermedades de transmisión sexual (ETS) autoinformadas, pero no redujeron de forma significativa las relaciones sexuales sin protección. La educación se estudió entre soldados de Nigeria, Angola y los EE.UU., conductores de camiones en la India y trabajadores de una fábrica en Tailandia. La educación modelada a partir de una teoría motivacional redujo las ETS en el 32%, produjo una reducción pequeña de las relaciones sexuales sin protección y redujo las relaciones sexuales con un trabajador sexual en el 12%, pero no disminuyó el número de parejas ni el hábito de consumir alcohol antes de las relaciones sexuales.

Se concluye que las intervenciones en el lugar de trabajo para la prevención de la infección por VIH son factibles y que es posible estudiarlas en un ensayo controlado aleatorio. La influencia de los compañeros tiene un efecto positivo sobre la captación para el asesoramiento y la prueba voluntarios y las intervenciones en el lugar de trabajo pueden cambiar la conducta sexual de riesgo a un grado moderado. Se necesitan más ensayos aleatorios en grupos de alto riesgo o en áreas con alta prevalencia de infección por VIH para encontrar intervenciones más efectivas.

Conclusiones de los autores: 

Son posibles las intervenciones en el lugar de trabajo para prevenir la infección por el VIH. Hay pruebas de calidad moderada de que el asesoramiento y la prueba voluntarios ofrecidos en el lugar de trabajo aumentan la captación para la prueba. Aunque esta intervención no disminuye la incidencia de infección por el VIH, hubo una disminución en las enfermedades de transmisión sexual autoinformadas y una disminución en la conducta sexual de riesgo. Hay pruebas de calidad deficiente de que las intervenciones educacionales reducen las enfermedades de transmisión sexual, las relaciones sexuales sin protección y las relaciones sexuales con trabajadores sexuales pero no las relaciones sexuales con parejas múltiples ni el consumo de alcohol antes de las relaciones sexuales.

Se necesitan más y mejores ensayos aleatorios dirigidos a los grupos de alto riesgo como los conductores de camiones o los trabajadores de áreas con una prevalencia muy alta de infección por VIH como África meridional. La conducta sexual de riesgo se debe medir de una manera estandarizada.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El lugar de trabajo proporciona un ambiente importante para prevenir la infección por el VIH.

Objetivos: 

Evaluar el efecto de las intervenciones conductuales para la reducción de la infección por el VIH debido a una conducta sexual de riesgo cuando se proporcionan en un ámbito ocupacional.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials), MEDLINE, EMBASE y PsycINFO hasta marzo 2011 y en CINAHL, LILACS, DARE, OSH Update y EPPI database hasta octubre 2010.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) en ámbitos ocupacionales o entre trabajadores con alto riesgo de infección por el VIH que midieron la infección por el VIH, las enfermedades de transmisión sexual (ETS), el asesoramiento y la prueba voluntarios o la conducta sexual de riesgo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores seleccionaron de forma independiente los estudios para la inclusión, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Los estudios similares se agruparon.

Resultados principales: 

Se encontraron ocho ECA con 11 164 participantes, pero un estudio no proporcionó datos suf¡cientes. Los estudios compararon el asesoramiento y la prueba voluntarios con ningún asesoramiento ni prueba voluntarios y educación con ninguna intervención y con educación alternativa.

La captación para el asesoramiento y la prueba voluntarios aumentó al 51% cuando se proporcionó en el lugar de trabajo en comparación con la entrega de un cupón para el asesoramiento y la prueba voluntarios (CR 14,0 [IC del 95%: 11,8 a 16,7]). Después del asesoramiento y la prueba voluntarios las ETS autoinformadas disminuyeron (CR 0,10 [IC del 95%: 0,01 a 0,73]), pero la incidencia de la infección por el VIH (CR 1,4 [IC del 95%: 0,7 a 2,7]) y las relaciones sexuales sin protección (CR 0,71 [0,48 a 1,06]) no disminuyeron significativamente. .

La educación redujo las ETS (CR 0,68 [IC del 95%: 0,48 a 0,96]), las relaciones sexuales sin protección (diferencia de medias estandarizada [DME] -0,17 [IC del 95%: -0,29 a -0,05]) y las relaciones sexuales con un trabajador sexual (CR 0,88 [IC del 95%: 0,81 a 0,96]), pero no las parejas sexuales múltiples (diferencia de medias [DM] -0,22 [IC del 95%: -0,52 a 0,08]) ni el consumo de alcohol antes de las relaciones sexuales (DM -0,01 [IC del 95%: -0,11 a 0,08]).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save