Intervenciones breves para los consumidores de grandes cantidades de alcohol ingresados en unidades del hospital general

Los patrones graves o peligrosos de consumo de alcohol pueden provocar accidentes, lesiones, enfermedades físicas y psiquiátricas, náuseas frecuentes, ausentismo laboral y problemas sociales. El consumo prolongado de alcohol tiene efectos perjudiciales sobre casi todos los órganos del cuerpo, particularmente sobre el cerebro y el sistema gastrointestinal. Los profesionales de la salud tienen la oportunidad de preguntar a las personas cuánto alcohol beben y de ofrecerles intervenciones breves a los que beben en exceso. Estas intervenciones breves incluyen una intervención durante un tiempo limitado dirigida al cambio de comportamiento. Abarcan desde una sola sesión que proporciona información y orientación, hasta una a tres sesiones de entrevistas motivacionales o de apoyo psicológico basado en técnicas que incluyen la retroalimentación (feedback) y discusiones sobre la responsabilidad y la autoeficacia. Esta intervención puede ser realizada por diferentes profesionales de la salud que no necesitan ser especialistas en alcoholismo. El ingreso en el hospital como un enfermo hospitalizado, en unidades de medicina general y en centros de traumatología, ofrece la oportunidad para establecer contacto con los consumidores de grandes cantidades de alcohol, proporciona el tiempo para realizar una intervención y permite reconocer si existe alguna conexión entre la hospitalización y el consumo de alcohol. Los autores de la revisión identificaron 14 ensayos controlados aleatorizados y ensayos clínicos controlados que incluyeron a 4041 adultos (16 años de edad o más) principalmente hombres identificados como consumidores de alcohol en exceso en el hospital, principalmente en el Reino Unido y los EE.UU.

Los resultados principales de esta revisión indican que existen beneficios de realizar intervenciones breves en los consumidores de grandes cantidades de alcohol en el hospital general. Los resultados muestran que los pacientes que reciben intervenciones breves tienen una mayor reducción del consumo de alcohol en comparación con los de los grupos de control a los seis y nueve meses de seguimiento, pero esto no se mantiene al año. Además, hubo significativamente menos muertes en los grupos que recibieron intervenciones breves que en los grupos de control a los 6 meses y al año. Sin embargo, estos resultados se basan en estudios principalmente con hombres. Además, el cribado, el preguntar a los participantes sobre sus pautas de consumo de alcohol, también puede tener un efecto positivo en los niveles de consumo de alcohol y cambios en el comportamiento de consumo, y ésta es una área que requiere una investigación más a fondo.

Es necesario seguir investigando para determinar el contenido óptimo y exposición al tratamiento de las intervenciones breves en el ámbito hospitalario general y si es probable que tengan más éxito en pacientes con determinadas características.

Conclusiones de los autores: 

Los resultados principales de esta revisión indican que existen beneficios de realizar intervenciones breves en los consumidores de grandes cantidades de alcohol ingresados en plantas de hospital general en términos de reducción de consumo de alcohol y tasas de mortalidad. Sin embargo, estos resultados se basan en estudios principalmente con hombres. Es necesario seguir investigando para determinar el contenido óptimo y exposición al tratamiento de las intervenciones breves en el ámbito hospitalario general y si es probable que tengan más éxito en pacientes con determinadas características.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las intervenciones breves incluyen una intervención durante un tiempo limitado dirigido al cambio de comportamiento. Suelen ser de naturaleza motivacional y utilizan técnicas de orientación para promover una disminución del consumo de alcohol.

Objetivos: 

Determinar si las intervenciones breves disminuyen el consumo de alcohol y mejoran los resultados en los consumidores de grandes cantidades de alcohol ingresados en unidades de hospitales generales.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Drogas y Alcohol (Cochrane Drug and Alcohol Group) (marzo de 2011), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (The Cochrane Library, marzo de 2011), en MEDLINE desde enero de 1966 hasta marzo de 2011, en CINAHL desde 1982 hasta marzo de 2011, en EMBASE desde 1980 hasta marzo de 2011 y en www.clinicaltrials.gov hasta abril de 2011, y se realizaron algunas búsquedas manuales relevantes.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron para la inclusión todos los ensayos controlados aleatorios prospectivos y los ensayos clínicos controlados. Los participantes eran adultos y adolescentes (16 años de edad o más) ingresados en atención hospitalaria general por cualquier motivo aparte del tratamiento para alcohólicos, y que recibieron intervenciones breves (de hasta tres sesiones) en comparación con el tratamiento regular o con ningún tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres autores de la revisión independientemente seleccionaron los estudios y extrajeron los datos. Cuando fue posible se realizó un metanálisis con el modelo de efectos aleatorios y un análisis de sensibilidad.

Resultados principales: 

Se incluyeron 14 estudios con 4041 participantes, principalmente hombres. Los resultados muestran que los pacientes que reciben intervenciones breves tienen una mayor reducción del consumo de alcohol en comparación con los de los grupos de control a los seis meses, DM -69,43 (IC del 95%: 128,14 a -10,72) y nueve meses de seguimiento, DM -182,88 (IC del 95%: -360,00 a 5,76) pero esto no se mantiene al año. Los autoinformes de reducción del consumo de alcohol al año se encontraron a favor de las intervenciones breves, DME -0,26 (IC del 95%: -0,50 a -0,03). Además, hubo significativamente menos muertes en los grupos que recibieron intervenciones breves que en los grupos de control a los 6 meses, RR (IC del 95%: 0,19 a 0,94) y al año de seguimiento, RR 0,60 (IC del 95%: 0,40 a 0,91). Además, el cribado, el preguntar a los participantes sobre sus pautas de consumo de alcohol, también puede tener un efecto positivo en los niveles de consumo de alcohol y cambios en el comportamiento de consumo.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save