Creatina y análogos de creatina para la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares

La creatinquinasa es una enzima que regenera la ATP celular, que se usa para los procesos que demandan energía. Esta revisión evaluó las estrategias terapéuticas existentes dirigidas al sistema de creatinquinasa para las enfermedades cardiovasculares. Los ensayos disponibles indican una mejoría en el ritmo cardíaco anormal y la disnea en la cardiopatía. El efecto sobre la muerte y el tamaño del infarto de miocardio y la función cardíaca fue poco claro. Debido al tamaño de la muestra pequeño de los ensayos examinados y la heterogeneidad de la población incluida en estos informes, se necesitan estudios clínicos más grandes para confirmar estas observaciones.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión halló pruebas no concluyentes para decidir sobre el uso de los análogos de creatina en la práctica clínica. En particular, no está claro si hay un efecto sobre la mortalidad, la progresión del infarto de miocardio y la fracción de eyección, mientras que hay algunas pruebas de que la arritmia y la disnea podrían mejorar. Sin embargo, no está claro cuál es el análogo, la dosis, la vía de administración y la duración del tratamiento más efectivos. Además, debido al tamaño de la muestra pequeño de los ensayos examinados y la heterogeneidad de la población incluida en estos informes, se necesitan estudios clínicos más grandes para confirmar estas observaciones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El sistema de creatinquinasa, el sistema regulador central del metabolismo energético celular, proporciona ATP in situ a los ATP-ases involucrados en el transporte de iones y la contracción muscular. Además, el sistema de enzimas proporciona una protección relativa contra la isquemia tisular y la acidosis. Por tanto, el sistema podría ser un objetivo para la intervención farmacológica.

Objetivos: 

Evaluar sistemáticamente las pruebas con respecto a la efectividad de las intervenciones dirigidas directamente al sistema de creatinquinasa en comparación con el control con placebo en pacientes adultos con hipertensión esencial o enfermedades cardiovasculares.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos electrónicas: Medline (1950 - feb 2011), Embase (hasta feb 2011), Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Controlled Trials Register) (Número 3, agos 2009), Latin-American/Caribbean databank Lilacs; referencias de libros de texto y revisiones; contacto con expertos y compañías farmacéuticas; y búsquedas en Internet. No hubo restricciones de idioma.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que compararan la creatina, el fosfato de creatina, o la ciclocreatina (cualquier vía, dosis o duración del tratamiento) con placebo; en pacientes adultos con hipertensión esencial, insuficiencia cardíaca, o infarto de miocardio. No se incluyeron artículos sobre el uso de creatina a corto plazo durante la cirugía cardíaca.

Obtención y análisis de los datos: 

Los resultados evaluados fueron la muerte, el infarto de miocardio total (mortal o no mortal), las hospitalizaciones por insuficiencia cardíaca congestiva, el cambio en la fracción de eyección y los cambios en la presión arterial diastólica y sistólica en mmHg o como cambio del porcentaje.

Resultados principales: 

Se revisaron los informes completos o los resúmenes de 1164 artículos, lo cual produjo 11 ensayos que consideraban el tratamiento con creatina o análogos de creatina en 1474 pacientes con insuficiencia cardíaca, cardiopatía isquémica o infarto de miocardio. No se identificó ningún ensayo en pacientes con hipertensión. Se identificaron 11 ensayos (1474 pacientes a partir de los 35 años de edad) que comparaban el tratamiento adicional del fármaco con creatina en el tratamiento estándar con el control con placebo en pacientes con insuficiencia cardíaca (seis ensayos en 1226 / 1474 pacientes), o infarto agudo de miocardio (cuatro ensayos en 220 / 1474 pacientes) o uno sobre la cardiopatía isquémica (28 / 1474 pacientes). Los fármacos usados fueron la creatina, el fosfato de creatina (por vía oral, intravenosa o intramuscular) o la fosfocreatinina. En los ensayos que consideraron la insuficiencia cardíaca, se estudiaron los tres compuestos diferentes; creatina por vía oral (Gordon 1995, Kuethe 2006), fosfato de creatina vía infusión intravenosa (Ferraro 1996, Grazioli 1992) y fosfocreatinina por vía oral (Carmenini 1994, Maggi 1990). Por el contrario, los ensayos del infarto agudo de miocardio estudiaron el fosfato de creatina intravenosa solamente. En el ensayo de la cardiopatía isquémica (Pedone 1984), el fosfato de creatina se administró dos veces al día a través de una inyección intramuscular a los pacientes ambulatorios y mediante una infusión intravenosa a los pacientes hospitalizados. La duración de la intervención de estudio fue más corta para los pacientes agudos, desde una infusión intravenosa de dos horas de fosfato de creatina en los pacientes con infarto agudo de miocardio (Ruda 1988, Samarenko 1987), hasta seis meses en los pacientes con insuficiencia cardíaca bajo tratamiento con fosfocreatinina oral (Carmenini 1994). En los pacientes con infarto agudo de miocardio, el período de seguimiento varió desde el período de tratamiento agudo (Ruda 1988) hasta 28 días después del comienzo de los síntomas (Samarenko 1987) o hasta el final del período de hospitalización (Zochowski 1994). En los otros ensayos, no hubo ningún seguimiento después de la interrupción del tratamiento, excepto por Gordon 1995 que siguió a los pacientes hasta cuatro días después de la interrupción de la intervención.

Sólo dos de cuatro ensayos en los pacientes con infarto agudo de miocardio informaron los resultados de la mortalidad, sin ningún efecto significativo de la creatina o los análogos de creatina (CR 0,73; IC: 0,22 - 2,45). Además, no hubo ninguna significación en la progresión del infarto de miocardio ni en la mejoría en la fracción de eyección. El efecto principal de las intervenciones parece ser la mejoría de la arritmia.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save