Automonitorización de la glucemia en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 que no utilizan insulina

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Se ha encontrado que la automonitorización de la glucemia es efectiva como herramienta para el autocuidado de los niveles de glucosa en los pacientes con diabetes tipo 1 y los pacientes con diabetes tipo 2 que utilizan tratamiento con insulina. Los pacientes pueden utilizar los valores de la glucosa para ajustar las dosis de insulina. Se ha planteado la hipótesis de que los pacientes con diabetes tipo 2 que no utilizan insulina podrían utilizar los valores de la glucosa para ajustar su dieta y su estilo de vida. Sin embargo, no hay consenso sobre el efecto de la automonitorización de la glucemia en los pacientes con diabetes tipo 2 que no utilizan insulina. En esta actualización de una revisión sistemática se agregaron seis ensayos controlados aleatorios nuevos a los seis ensayos que se habían incluido en la revisión original. Para la comparación del efecto de la automonitorización versus ninguna automonitorización en pacientes con una duración de la diabetes de un año o más estuvieron disponibles los datos de 2.324 pacientes con un seguimiento de seis meses y 493 pacientes con un seguimiento de 12 meses. Los resultados agrupados de los estudios que incluyeron pacientes con diagnóstico de diabetes tipo 2 por al menos un año muestran que la automonitorización de la glucemia tiene un efecto mínimo en la mejoría del control de la glucosa a los seis meses, el cual desaparece después de los 12 meses de seguimiento. El beneficio clínico que resulta de este efecto es limitado.

Dos estudios informaron los costos de la automonitorización: un estudio comparó los costos de la automonitorización de la glucemia con la automonitorización de la glucosa en orina sobre la base de nueve mediciones por semana y con los precios en dólares estadounidenses para la automonitorización en 1990. Los autores concluyeron que los costos totales en el primer año de automonitorización de la glucemia con la compra de un medidor de reflectancia fueron 12 veces mayores que la automonitorización de la glucosa en orina ($481 ó 361 euros [conversión 11/2011] versus $40 ó 30 euros [conversión 11/2011]). Otro estudio informó una evaluación económica completa de los costos y los efectos de la automonitorización. Al final del ensayo los costos de la intervención fueron £89 (104 euros [conversión 11/2011]) para la atención habitual estandarizada (grupo control), £181 (212 euros [conversión 11/2011]) para el grupo de automonitorización menos intensiva y £173 (203 euros [conversión 11/2011]) para el grupo de automonitorización más intensiva.

No se encontraron pruebas convincentes de un efecto sobre la calidad de vida relacionada con la salud general, el bienestar general, la satisfacción del paciente ni la disminución del número de episodios hipoglucémicos. Sin embargo, los episodios hipoglucémicos se informaron con más frecuencia en los grupos de automonitorización de la glucemia que en los grupos control (cuatro estudios). Debido a que los pacientes de los grupos de automonitorización de la glucemia pueden utilizar el dispositivo para confirmar los periodos de episodios hipoglucémicos asintomáticos y sintomáticos, esta información concuerda con las expectativas.

Conclusiones de los autores: 

A partir de esta revisión se concluye que cuando la duración de la diabetes es mayor de un año, el efecto general de la automonitorización de la glucemia sobre el control glucémico en pacientes con diabetes tipo 2 que no utilizan insulina es pequeño hasta los seis meses después del inicio y disminuye después de los 12 meses. Además, sobre la base de la síntesis de las mejores pruebas, no existen pruebas de que la AMG afecte la satisfacción del paciente, el bienestar general ni la calidad de vida relacionada con la salud general. Se necesita más investigación para explorar el impacto psicológico de la AMG y su impacto sobre la calidad de vida y el bienestar específicos de la diabetes, así como el impacto de la AMG sobre la hipoglucemia y las complicaciones diabéticas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se ha encontrado que la automonitorización de la glucemia (AMG) es efectiva en los pacientes con diabetes tipo 1 y en los pacientes con diabetes tipo 2 que utilizan insulina. Existe mucho debate sobre la efectividad de la AMG como herramienta para el autocuidado en pacientes con diabetes tipo 2 que no utilizan insulina.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la AMG en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 que no utilizan insulina.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en múltiples bases de datos bibliográficas electrónicas y de ensayos en curso, complementadas con búsquedas manuales de las referencias de los artículos obtenidos (fecha de la última búsqueda: 7 de julio de 2011).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que investigaran los efectos de la AMG en comparación con la atención habitual, la automonitorización de la glucosa en orina (AMGO) o ambas en pacientes con diabetes tipo 2 que no utilizan insulina. Se consideraron elegibles para inclusión los estudios que utilizaron la hemoglobina glucosilada A1c (HbA1c) como resultado primario.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos. Los datos de los estudios se compararon para decidir si eran suficientemente homogéneos para agruparlos en un metanálisis. Los resultados primarios fueron la HbA1c, la calidad de vida relacionada con la salud, el bienestar y la satisfacción del paciente. Los resultados secundarios fueron el nivel de glucemia en ayunas, los episodios hipoglucémicos, la morbilidad, los efectos adversos y los costos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 12 ensayos controlados aleatorios y se evaluaron los resultados en 3.259 pacientes asignados al azar. La duración de la intervención varió desde seis meses (26 semanas) a 12 meses (52 semanas). Nueve ensayos compararon la AMG con la atención habitual sin monitorización, un estudio comparó la AMG con AMGO, un estudio era un ensayo de tres brazos que comparó la AMG y la AMGO con la atención habitual y otro estudio era un ensayo de tres brazos que comparó la AMG menos intensiva y la AMG más intensiva con un grupo control. Siete de 11 estudios tuvieron un riesgo bajo de sesgo en la mayoría de los indicadores. El metanálisis de los estudios que incluyeron pacientes con una duración de la diabetes de un año o más mostró una disminución estadísticamente significativa en la HbA1c inducida por la AMG en el seguimiento de hasta seis meses (-0,3; intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,4 a -0,1; 2.324 participantes, nueve ensayos); no obstante, se observó una disminución general estadísticamente no significativa inducida por la AMG a los 12 meses de seguimiento (-0,1; IC del 95%: -0,3 a 0,04; 493 participantes, dos ensayos). El análisis cualitativo del efecto de la AMG sobre el bienestar y la calidad de vida no mostró efectos en la satisfacción del paciente, el bienestar general ni la calidad de vida relacionada con la salud general. Dos ensayos informaron los costos de la automonitorización: un ensayo comparó los costos de la automonitorización de la glucemia con la automonitorización de la glucosa en orina sobre la base de nueve mediciones por semana y con los precios en dólares estadounidenses para la automonitorización en 1990. Los autores concluyeron que los costos totales en el primer año de automonitorización de la glucemia, con la compra de un medidor de reflectancia, fueron 12 veces mayores que la automonitorización de la glucosa en orina ($481 ó 361 euros [conversión 11/2011] versus $40 ó 30 euros [conversión 11/2011]). Otro ensayo informó una evaluación económica completa de los costos y los efectos de la automonitorización. Al final del ensayo los costos de la intervención fueron £89 (104 euros [conversión 11/2011]) para la atención habitual estandarizada (grupo control), £181 (212 euros [conversión 11/2011]) para el grupo de automonitorización menos intensiva y £173 (203 euros [conversión 11/2011]) para el grupo de automonitorización más intensiva. La mayor cantidad de pérdidas durante el seguimiento en el grupo de automonitorización más intensiva fue responsable de la diferencia en los costos, en comparación con el grupo de automonitorización menos intensiva.

Hubo pocos datos acerca de los efectos sobre otros resultados y estos efectos no fueron estadísticamente significativos. Ninguno de los estudios informó datos sobre la morbilidad.

Share/Save