Masaje para los trastornos mecánicos del cuello

Masaje para el dolor en el cuello de origen mecánico

El dolor en el cuello es frecuente y puede limitar la capacidad de una persona para participar en las actividades diarias normales. El masaje se utiliza ampliamente para el dolor en el cuello. En esta revisión el masaje se definió como tocar o manipular los tejidos blandos alrededor del cuello con la mano, el pie, el brazo o el codo. Existen diferentes tipos de masaje. Esta revisión incluyó estudios que consideraron el masaje tradicional chino, la compresión isquémica, la presión isquémica autoadministrada con una caña de bambú ("J-knob cane"), el masaje occidental convencional y la liberación occipital, entre otras técnicas. No se incluyeron estudios que examinaran técnicas como Reiki o Polarity.

En esta revisión se incluyeron 19 ensayos (1395 participantes) que evaluaron si el masaje solo o en combinación con otros tratamientos puede ayudar a reducir el dolor en el cuello y mejorar la función. Los resultados mostraron que el masaje es seguro y cualquier efecto secundario fue temporal y benigno. Sin embargo, ni el masaje solo ni el masaje combinado con otros tratamientos mostró una ventaja significativa sobre otros grupos de comparación. Solo, o en combinación con otros tratamientos, se comparó con ningún tratamiento, compresas calientes, ejercicios activos de arco de movimiento, corriente interferencial, acupuntura, ejercicios, láser simulado, NEET, tracción manual, movilización, educación y fármacos para el dolor.

Hubo varios retos en esta revisión. En general, la calidad de los estudios fue deficiente y el número de participantes en la mayoría de los ensayos fue pequeño. La mayoría de los estudios carecían de una definición, descripción o justificación del masaje, la técnica del masaje o ambos. En algunos casos fue dudoso si el masaje en el estudio se consideraba que era efectivo en cualquier circunstancia. A menudo no hubo detalles sobre la acreditación o la experiencia de la persona que administraba el masaje, y sólo 11 de los 19 ensayos informaron suficientes detalles para determinar quién en realidad administraba el masaje. No se pudieron combinar los resultados para conseguir una visión global de la efectividad del masaje, por el amplio rango de técnicas de masaje y de tratamientos de comparación que hubo en los estudios. Por consiguiente, no pudieron establecerse conclusiones firmes y permanece incierta la efectividad del masaje para mejorar el dolor en el cuello y el estado funcional.

Conclusiones de los autores: 

No pueden hacerse recomendaciones para la práctica en este momento porque la efectividad del masaje para el dolor en el cuello permanece incierta.

Se necesitan estudios piloto para caracterizar el tratamiento con masajes (frecuencia, duración, número de sesiones y técnica del masaje) y establecer el tratamiento óptimo a usar en próximos ensayos más grandes, que examinen el efecto del masaje como un tratamiento independiente o como parte de una intervención multimodal. En las intervenciones multimodales se necesitan diseños factoriales para determinar la contribución relativa del masaje.

Los informes futuros de los ensayos deben mejorar la notificación del ocultamiento de la asignación, el cegamiento del evaluador del resultado, los eventos adversos y las características del masaje. Se necesitan guías estándar para informar las intervenciones con masajes, similares a las CONSORT. Se necesita seguimiento a corto y a largo plazo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los trastornos mecánicos del cuello (TMC) son frecuentes, incapacitantes y costosos. El masaje es una intervención usada frecuentemente para el tratamiento del dolor en el cuello.

Objetivos: 

  • Evaluar los efectos del masaje sobre el dolor, la función, la satisfacción de los pacientes y el coste de la atención en adultos con dolor en el cuello.
  • Documentar los efectos adversos del tratamiento.
Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas electrónicas en las bases de datos Cochrane CENTRAL, MEDLINE, EMBASE, MANTIS, CINAHL e ICL, sin restricciones de idioma, desde su inicio hasta septiembre 2004

Criterios de selección: 

Se incluyeron los estudios con asignación aleatoria o cuasialeatoria.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores, de forma independiente, identificaron las citas y realizaron la selección de los estudios, el resumen de los datos y la evaluación de la calidad metodológica. Se calculó el riesgo relativo y la diferencia de medias estandarizada con el uso de un modelo de efectos aleatorios.

Resultados principales

Diecinueve ensayos cumplieron los criterios de inclusión. En general la calidad metodológica fue mala, la evaluación de 12 de 19 estudios fue de baja calidad. Los ensayos no pudieron ser agrupados estadísticamente debido a la heterogeneidad de los grupos de tratamiento y de control. Por consiguiente, se usó un enfoque de niveles de evidencia para sintetizar los resultados. La evaluación de la aplicabilidad clínica de los ensayos indicó que las características de los participantes estaban bien informadas, pero no se describieron bien las intervenciones con masajes ni se informaron adecuadamente las credenciales o la experiencia de los profesionales que lo aplicaron.

Seis ensayos examinaron el masaje como un tratamiento independiente. Los resultados eran inconsistentes. Ninguno de los 14 ensayos que usaron el masaje como parte de una intervención multimodal estaba diseñado de tal manera que pudiera ser evaluada la contribución relativa del masaje. Por consiguiente, la función del masaje en los tratamientos multimodales permanece incierta.

Conclusiones de los autores

No pueden hacerse recomendaciones para la práctica en este momento porque la efectividad del masaje para el dolor en el cuello permanece incierta.

Se necesitan estudios piloto para caracterizar el tratamiento con masajes (frecuencia, duración, número de sesiones y técnica del masaje) y establecer el tratamiento óptimo a usar en próximos ensayos más grandes, que examinen el efecto del masaje como un tratamiento independiente o como parte de una intervención multimodal. En las intervenciones multimodales se necesitan diseños factoriales para determinar la contribución relativa del masaje.

Los informes futuros de los ensayos deben mejorar la notificación del ocultamiento de la asignación, el cegamiento del evaluador del resultado, los eventos adversos y las características del masaje. Se necesitan guías estándar para informar las intervenciones con masajes, similares a las CONSORT. Se necesita seguimiento a corto y a largo plazo.

Esta revisión debería citarse como:Cervical Overview GroupLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Diecinueve ensayos cumplieron los criterios de inclusión. En general la calidad metodológica fue mala, la evaluación de 12 de 19 estudios fue de baja calidad. Los ensayos no pudieron ser agrupados estadísticamente debido a la heterogeneidad de los grupos de tratamiento y de control. Por consiguiente, se usó un enfoque de niveles de evidencia para sintetizar los resultados. La evaluación de la aplicabilidad clínica de los ensayos indicó que las características de los participantes estaban bien informadas, pero no se describieron bien las intervenciones con masajes ni se informaron adecuadamente las credenciales o la experiencia de los profesionales que lo aplicaron.

Seis ensayos examinaron el masaje como un tratamiento independiente. Los resultados eran inconsistentes. Ninguno de los 14 ensayos que usaron el masaje como parte de una intervención multimodal estaba diseñado de tal manera que pudiera ser evaluada la contribución relativa del masaje. Por consiguiente, la función del masaje en los tratamientos multimodales permanece incierta.

Tools
Information
Share/Save