Provisión escolar de comidas para mejorar la salud física y psicosocial de niños de escuelas primarias en estado de pobreza

La desnutrición o las carencias de micronutrientes tempranas pueden afectar negativamente muchos aspectos de la salud y el desarrollo del niño. Los programas de provisión escolar de comidas están diseñados para proporcionar alimentos a los niños hambrientos y mejorar su salud física, mental y psicosocial. Ésta es la primera revisión sistemática sobre el tema de la provisión escolar de comidas. En esta revisión se incluyeron 18 estudios; nueve se habían realizado en países de mayores ingresos y nueve en países de menores ingresos. En los estudios de calidad más alta (ensayos controlados aleatorios [ECA] de los países de bajos ingresos), los niños que recibieron alimentos en la escuela aumentaron como promedio 0,39 kg más que los controles a los 19 meses; en los estudios de calidad inferior (estudios controlados tipo antes y después (ECAD) [before and after studies]) la diferencia en el aumento fue de 0,71 kg a los 11,3 meses.

Los resultados de los países de mayores ingresos fueron mixtos, pero generalmente positivos. Para la talla, los resultados de los países de menores ingresos fueron mixtos; en los ECA, las diferencias de las ganancias sólo fueron importantes para los niños más pequeños, pero los resultados de los ECAD fueron en general grandes y significativos. Los resultados para la talla en los países de ingresos altos fueron mixtos, pero generalmente positivos. En los países de bajos ingresos, los niños que recibieron alimentos en la escuela asistieron a la misma con mayor frecuencia que los de los grupos control; este resultado se tradujo en un aumento promedio de cuatro a seis días al año por niño. Para las medidas de resultado educacionales y cognitivas los niños que recibieron alimentos en la escuela tuvieron más logros en matemática que los controles, así como en algunas tareas cognitivas a corto plazo. Las comidas escolares pueden proporcionar beneficios físicos y psicosociales pequeños para los niños en estado de pobreza.

Se recomienda que se realicen estudios adicionales bien diseñados sobre la efectividad de las comidas escolares, que los resultados se presenten según el nivel socioeconómico de los niños que participen en ellos y que los investigadores obtengan datos sólidos sobre resultados que reflejen directamente los efectos sobre la salud física, social y psicológica.

Conclusiones de los autores: 

Las comidas escolares pueden tener algunos beneficios pequeños para los niños en estado de pobreza. Se recomienda realizar estudios adicionales bien diseñados sobre la efectividad de las comidas escolares, que los resultados se informen según el nivel socioeconómico, que los investigadores obtengan datos consistentes sobre ambos procesos y que las medidas de resultado sean cuidadosamente seleccionadas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La desnutrición o las carencias de micronutrientes tempranas pueden perjudicar los aspectos físicos, mentales y sociales de la salud del niño. Los programas de provisión escolar de comidas están diseñados para mejorar la asistencia, los logros, el crecimiento y otras medidas de resultado de salud.

Objetivos: 

El objetivo principal fue determinar la efectividad de los programas de provisión escolar de comidas para mejorar la salud física y psicosocial en los escolares en estado de pobreza.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en varias bases de datos, incluyendo CENTRAL (2006, número 2), MEDLINE (1966 hasta mayo 2006), EMBASE (1980 hasta mayo 2006), PsycINFO (1980 hasta mayo 2006) y CINAHL (1982 hasta mayo 2006). También se buscó en fuentes de literatura gris. Se realizaron búsquedas manuales en las listas de referencias de los estudios incluidos y en revistas clave, y también se estableció contacto con expertos en el campo seleccionados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron datos de ensayos controlados aleatorios (ECA), ensayos clínicos controlados no aleatorios (ECC), estudios controlados tipo antes y después (ECAD) (before and after studies) y estudios de series de tiempo interrumpido (STI). La alimentación tenían que recibirla en la escuela; la mayoría de los participantes debía tener un estado socioeconómico de pobreza.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron todas las búsquedas y los estudios recuperados. Uno de los cuatro revisores realizó la extracción de los datos, que fue verificada por un segundo revisor. Dos revisores evaluaron la calidad de forma independiente. Si hubieran suficientes datos disponibles, se hubieran sintetizado mediante un metanálisis de efectos aleatorios, de ser necesario corregidos por agrupamiento. Los análisis se realizaron por separado para los ECA y los ECAD, y para los países de mayores y menores ingresos.

Resultados principales

Se incluyeron 18 estudios. Para el peso, en los ECA y ECAD de los países de menores ingresos los niños del grupo experimental aumentaron como promedio 0,39 kg (IC del 95%: 0,11 a 0,67) más durante un promedio de 19 meses y 0,71 kg (IC del 95%: 0,48 a 0,95) más durante un promedio de 11,3 meses, respectivamente. En los países de mayores ingresos los resultados para el peso fueron mixtos. Los resultados para la talla fueron mixtos; el incremento de la talla fue mayor en los niños de menor edad. La asistencia en los países de menores ingresos fue mayor en los grupos experimentales que en los controles; los resultados muestran un aumento promedio de cuatro a seis días al año. En los países de menores ingresos las ganancias en matemáticas fueron consistentemente mayores para los grupos experimentales; en los ECAD la diferencia de medias estandarizada fue de 0,66 (IC del 95%: 0,13 a 1,18). En los estudios a corto plazo se encontraron mejorías pequeñas en algunas tareas cognitivas.

Conclusiones de los autores

Las comidas escolares pueden tener algunos beneficios pequeños para los niños en estado de pobreza. Se recomienda realizar estudios adicionales bien diseñados sobre la efectividad de las comidas escolares, que los resultados se informen según el nivel socioeconómico, que los investigadores obtengan datos consistentes sobre ambos procesos y que las medidas de resultado sean cuidadosamente seleccionadas.

Esta revisión debería citarse como:Kristjansson EA, Robinson V, Petticrew M, MacDonald B, Krasevec J, Janzen L, Greenhalgh T, Wells G, MacGowan J, Farmer A, Shea BJ, Mayhew A, Tugwell PLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron 18 estudios. Para el peso, en los ECA y ECAD de los países de menores ingresos los niños del grupo experimental aumentaron como promedio 0,39 kg (IC del 95%: 0,11 a 0,67) más durante un promedio de 19 meses y 0,71 kg (IC del 95%: 0,48 a 0,95) más durante un promedio de 11,3 meses, respectivamente. En los países de mayores ingresos los resultados para el peso fueron mixtos. Los resultados para la talla fueron mixtos; el incremento de la talla fue mayor en los niños de menor edad. La asistencia en los países de menores ingresos fue mayor en los grupos experimentales que en los controles; los resultados muestran un aumento promedio de cuatro a seis días al año. En los países de menores ingresos las ganancias en matemáticas fueron consistentemente mayores para los grupos experimentales; en los ECAD la diferencia de medias estandarizada fue de 0,66 (IC del 95%: 0,13 a 1,18). En los estudios a corto plazo se encontraron mejorías pequeñas en algunas tareas cognitivas.

Tools
Information
Share/Save