Intentar objetivos de presión arterial inferiores a 140/90 mmHg no es beneficioso

La presión arterial (PA) elevada está relacionada con un mayor riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. La PA elevada se ha definido como cualquier valor mayor de 140 a 160 / 90 a 100 mmHg y, como resultado, este rango de presión arterial se ha convertido en el objetivo de presión arterial estándar para los médicos y los pacientes. Durante los cinco últimos años, los especialistas en hipertensión que establecen las guías de tratamiento han recomendado una tendencia hacia objetivos inferiores. Esta tendencia está basada en la presuposición de que el uso de fármacos para disminuir la presión arterial a un valor menor de 140/90 mmHg resultará en una reducción de los casos de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular similar a la observada en algunos estudios poblacionales. Sin embargo, este enfoque no se ha comprobado.

Esta revisión se realizó para buscar y evaluar todos los ensayos diseñados para determinar si los objetivos de presión arterial inferiores proporcionan mejores resultados que los objetivos de presión arterial estándar. Se analizaron los datos de siete ensayos con más de 22 000 participantes. El uso de más fármacos en los grupos de objetivos inferiores logró una disminución moderada de la presión arterial. Sin embargo, esta estrategia no prolongó la supervivencia ni redujo los casos de accidente cerebrovascular, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o insuficiencia renal. Se necesitan más ensayos, pero actualmente no hay evidencia para apoyar el objetivo de presión arterial inferior a 140/90 mmHg en los pacientes con hipertensión.

Conclusiones de los autores: 

El tratamiento de los pacientes con objetivos de presión arterial inferiores al estándar, ≤140-160 / 90-100 mmHg, no reduce la mortalidad ni la morbilidad. Debido a que las guías recomiendan objetivos aun inferiores para la diabetes mellitus y la nefropatía crónica, actualmente se realizan revisiones sistemáticas en estos grupos de pacientes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Durante el tratamiento de la presión arterial elevada, los médicos necesitan saber el objetivo de presión arterial que deben tratar de lograr. El estándar de la práctica clínica por algún tiempo ha sido ≤ 140-160 / 90-100 mmHg. Las guías nuevas recomiendan objetivos de presión arterial inferiores a este estándar. Se desconoce si intentar objetivos inferiores al estándar reduce la mortalidad y la morbilidad.

Objetivos: 

Determinar si objetivos inferiores de presión arterial (≤ 135/85 mmHg) se asocian con una reducción de la mortalidad y la morbilidad en comparación con los objetivos estándar de presión arterial (≤ 140-160 / 90-100 mmHg).

Métodos de búsqueda: 

Se realizó una búsqueda electrónica en MEDLINE (1966 a 2008), EMBASE (1980 a 2008) y CENTRAL (hasta junio de 2008); referencias de artículos de revisión, guías clínicas y ensayos clínicos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados que compararon pacientes asignados al azar a objetivos inferiores o estándar de presión arterial y que aportaron datos sobre cualquiera de las siguientes medidas de resultados primarias.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión (JAA, MIP) evaluaron de forma independiente los ensayos incluidos e introdujeron los datos. Los resultados primarios fueron la mortalidad total; el total de eventos adversos graves; el total de eventos cardiovasculares; el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular, la insuficiencia cardíaca congestiva y la enfermedad renal terminal. Las medidas de resultado secundarias fueron la presión arterial sistólica y diastólica alcanzadas y los retiros debidos a efectos adversos.

Resultados principales: 

No se encontraron ensayos que compararan diferentes objetivos de presión arterial sistólica. Se incluyeron siete ensayos (22 089 sujetos) que compararon diferentes objetivos de presión arterial diastólica. A pesar de que con una reducción mayor de -4/-3 mmHg se logró una reducción de la PA sistólica/diastólica, p < 0,001, el intento de lograr "objetivos más bajos" en lugar de "objetivos estándar" no modificó la mortalidad total (RR 0,92; IC del 95%: 0,86-1.15), el infarto de miocardio (RR 0,90; IC del 95%: 0,74-1,09), el accidente cerebrovascular (RR 0,99; IC del 95%: 0,79-1,25), la insuficiencia cardíaca congestiva (RR 0,88; IC del 95%: 0,59-1,32), los eventos cardiovasculares graves (RR 0,94; IC del 95%: 0,83-1,07) o la enfermedad renal terminal (RR 1,01; IC del 95%: 0,81-1,27). En seis de siete ensayos no fue posible evaluar en detalle el efecto neto en la salud de los objetivos inferiores debido a la falta de información con respecto a los eventos adversos totales y los retiros debidos a efectos adversos. Un análisis de sensibilidad en los pacientes con diabetes y en los pacientes con nefropatía crónica tampoco demostró una reducción en ninguna de las medidas de resultados de mortalidad y morbilidad con los objetivos inferiores en comparación con los objetivos estándar.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save