Políticas de uso de catéteres vesicales para el drenaje vesical a largo plazo

Algunos pacientes utilizan sondas para ayudarles a controlar sus problemas de vejiga (como las pérdidas de orina o la imposibilidad de orinar). Las sondas uretrales pueden ser permanentes (en el conducto que drena la vejiga), suprapúbicas (a través del abdomen) o intermitentes (cuando se insertan a través de la uretra varias veces al día). No se encontraron ensayos que compararan estos diferentes métodos entre sí. A veces los pacientes que utilizan sondas desarrollan infecciones urinarias. Hubo alguna evidencia poco convincente de que el uso de antibióticos todo el tiempo reduce la posibilidad de tener una infección urinaria mientras se utilizaron sondas intermitentes, pero no hubo información suficiente sobre los efectos secundarios.

Conclusiones de los autores: 

No se identificaron ensayos elegibles que compararan vías alternativas de inserción de los catéteres. Los datos de ocho ensayos que compararon diferentes políticas de antibióticos fueron escasos, en particular cuando se consideró la cateterización intermitente por separado de la permanente. Los posibles efectos beneficiosos de la profilaxis con antibióticos se deben equilibrar con los posibles efectos adversos, como el desarrollo de bacterias resistentes a los antibióticos. Lo anterior no se puede determinar de manera fiable a partir de los ensayos disponibles actualmente.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes que requieren un drenaje de la vejiga a largo plazo suelen presentar infecciones urinarias asociadas a los catéteres y otros problemas.

Objetivos: 

Determinar si ciertas políticas de uso de los catéteres son mejores que otras en términos de eficacia, complicaciones, calidad de vida y coste-efectividad en adultos y niños con catéteres a largo plazo.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro especializado de ensayos del Grupo Cochrane de Incontinencia (Cochrane Incontinence Group) (búsqueda del 28 de septiembre de 2011). Adicionalmente, se examinaron todas las listas de referencias de los ensayos identificados.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos aleatorizados y cuasialeatorizados que compararon políticas de uso de los catéteres (vía de inserción y uso de antibióticos) para la colocación de catéteres a largo plazo (más de 14 días) en pacientes adultos y niños.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos y los compararon. Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión. Los datos se procesaron como se describe en el Manual Cochrane. En caso de que los datos no se hubieran informado por completo en los ensayos, se pidió aclaración a los autores. Cuando fue necesario, se calcularon las tasas de densidad de incidencia (TDI) y las diferencias de densidad de incidencia (DDI) dentro de un determinado período de tiempo.

Resultados principales: 

Ocho ensayos cumplieron los criterios de inclusión, con 504 pacientes en cuatro ensayos controlados aleatorizados cruzados y cuatro de grupos paralelos. En estos ensayos sólo se analizaron dos de las seis comparaciones preestablecidas.

Cuatro ensayos compararon la profilaxis antibiótica con los antibióticos cuando estaban clínicamente indicados. En los pacientes que utilizaban cateterismo intermitente, hubo hallazgos inconsistentes sobre el efecto de la profilaxis antibiótica en la infección urinaria (IU) sintomática. Sólo un estudio encontró una diferencia significativa en la frecuencia de las infecciones urinarias que favorecía a la profilaxis. En el caso de los pacientes que utilizaban cateterismo uretral permanente, un pequeño ensayo informó de menos episodios de infección urinaria sintomática en el grupo de profilaxis.

Cuatro ensayos compararon la profilaxis con antibióticos con la administración de antibióticos cuando estaban microbiológicamente indicados. En el caso de los pacientes que utilizaron el cateterismo intermitente, hubo evidencia limitada de que la administración de antibióticos redujo la tasa de bacteriuria (asintomática y sintomática). Hubo evidencia débil de que los antibióticos profilácticos fueron mejores en términos de menor bacteriuria sintomática.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save