Intervenciones dietéticas para la esclerosis múltiple

Dado que los tratamientos convencionales disponibles sólo son parcialmente efectivos y pueden producir efectos secundarios, la mayoría de los pacientes con EM utilizan tratamientos recomendados por la medicina complementaria y alternativa - en general dietas y suplementos dietéticos. De hecho, con la búsqueda en Internet mediante los términos "multiple sclerosis" y "diet" se obtienen más de seis millones de referencias, lo que indica que estos tratamientos son ampliamente utilizados y de los que se confía en la comunidad de consumidores de EM. Las intervenciones dietéticas más comunes son la suplementación con ácidos grasos poliinsaturados, dietas sin alérgenos (gluten y leche), las vitaminas y los micronutrientes y los antioxidantes como el selenio, los extractos de Gingko biloba, la coenzima Q10.
Los autores de esta revisión intentaron evaluar si los cambios en los hábitos dietéticos podrían influir de forma favorable en el pronóstico de las personas con EM.
Aunque se publicó una gran cantidad de datos en esta área, sólo seis estudios sobre ácidos grasos poliinsaturados (AGPI), que estudiaron a un total de 699 pacientes, cumplieron con los criterios mínimos de inclusión en cuanto a la calidad metodológica. No se halló ningún estudio sobre las vitaminas y los suplementos antioxidantes que cumpliera con los criterios. No se halló ningún documento sobre cualquier otra intervención dietética propuesta para la EM, luego de efectuar búsquedas exhaustivas en las bases de datos científicas.
Los datos disponibles no son suficientes para evaluar todo beneficio potencial o daño que quizá produzca el suplemento con AGPI. Este hecho es desafortunado dado que de 50 a 75% de las personas con EM utilizan tales dietas y suplementos dietéticos.

Conclusiones de los autores: 

Los AGPI parecen no tener ningún efecto importante sobre la medida de resultado clínica principal en la EM (evolución de la enfermedad), y no afectan de manera significativa el riesgo de recurrencias clínicas en más de dos años. Sin embargo, los datos disponibles no son suficientes para evaluar todo beneficio potencial o daño del suplemento con AGPI. Existe una falta de pruebas sobre los posibles beneficios y riesgos del suplemento con vitaminas y los suplementos antioxidantes en la EM. Se necesita más investigación para evaluar la efectividad de las intervenciones dietéticas en la EM.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los datos clínicos y experimentales sugieren que ciertos regímenes dietéticos, en particular los que incluyen los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) y vitaminas quizá mejoren los resultados en las personas con esclerosis múltiple (EM). Las dietas y los suplementos dietéticos se utilizan mucho en las personas con EM con la creencia de que quizá mejoren los resultados de la enfermedad.

Objetivos: 

Se realizó una revisión Cochrane de todos los ensayos aleatorios sobre regímenes dietéticos para la EM con el objetivo de responder las preguntas de los consumidores de EM con respecto a la eficacia y seguridad de estas intervenciones.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de EM (Cochrane MS Group trial register) (febrero de 2006), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL]), The Cochrane Library, número 1, 2006, MEDLINE (PubMed) (desde 1966 hasta marzo de 2006), y EMBASE (desde 1974 hasta marzo de 2006) y en las bibliografías de los documentos hallados.

Criterios de selección: 

Fueron elegibles todos los ensayos controlados aleatorios que compararon una intervención dietética específica, plan dietético o suplementación dietética, con ninguna modificación dietética o placebo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente, seleccionaron artículos, evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. La calidad de los ensayos fue deficiente, en particular en cuanto a las descripciones de la asignación al azar, el cegamiento y el informe de los eventos adversos. Algunos estudios presentaron un gran número de abandonos; los abandonos nunca se incluyeron en los análisis.

Resultados principales

Los AGPI no tuvieron un efecto significativo sobre la evolución de la enfermedad, medida como un empeoramiento en la Disability Status Scale (Escala de Estado de Discapacidad). Los ácidos grasos omega-6 (11 a 23 g/día de ácido linoleico) no produjeron ningún beneficio en 75 pacientes con EM con recurrencia-remisión (RR) (evolución a dos años: riesgo relativo (RR) = 0,78; IC del 95%: 0,45 a 1,36) o en 69 pacientes con EM con evolución crónica (EC) (RR = 1,67; IC del 95%: 0,75 a 3,72). El ácido linoleico (2,9 a 3,4 g/día) no produjo ningún beneficio en la esclerosis múltiple de evolución crónica (EMEC) (evolución a dos años: RR = 0,78; IC del 95%: 0,43 a 1,42). Las disminuciones leves en la tasa de recurrencia y gravedad de la recurrencia se asociaron con los ácidos grasos omega- 6 en algunos estudios pequeños, sin embargo, estos hallazgos están limitados por la validez de las variables.
Los ácidos grasos omega-3 no produjeron ningún beneficio sobre la evolución a los 12 meses en 14 pacientes con esclerosis múltiple con recurrencia-remisión (EMRR) o a los 24 meses en 292 pacientes con EMRR (RR = 0,15; IC del 95%: 0,01 a 3,11; p = 0,22 a los 12 meses y 0,82; IC del 95%: 0,65 a 1,03; p = 0,08; a los 24 meses).
La baja frecuencia de eventos adversos informados no sugiere la existencia de una toxicidad significativa asociada con la administración de los AGPI.
No se analizó ningún estudio sobre la suplementación con vitaminas y dietas sin alérgenos dado que ninguno cumplió con los criterios de elegibilidad.

Conclusiones de los autores

Los AGPI parecen no tener ningún efecto importante sobre la medida de resultado clínica principal en la EM (evolución de la enfermedad), y no afectan de manera significativa el riesgo de recurrencias clínicas en más de dos años. Sin embargo, los datos disponibles no son suficientes para evaluar todo beneficio potencial o daño del suplemento con AGPI. Existe una falta de pruebas sobre los posibles beneficios y riesgos del suplemento con vitaminas y los suplementos antioxidantes en la EM. Se necesita más investigación para evaluar la efectividad de las intervenciones dietéticas en la EM.

Esta revisión debería citarse como:Farinotti M, Simi S, Di Pietrantonj C, McDowell N, Brait L, Lupo D, Filippini GLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Los AGPI no tuvieron un efecto significativo sobre la evolución de la enfermedad, medida como un empeoramiento en la Disability Status Scale (Escala de Estado de Discapacidad). Los ácidos grasos omega-6 (11 a 23 g/día de ácido linoleico) no produjeron ningún beneficio en 75 pacientes con EM con recurrencia-remisión (RR) (evolución a dos años: riesgo relativo (RR) = 0,78; IC del 95%: 0,45 a 1,36) o en 69 pacientes con EM con evolución crónica (EC) (RR = 1,67; IC del 95%: 0,75 a 3,72). El ácido linoleico (2,9 a 3,4 g/día) no produjo ningún beneficio en la esclerosis múltiple de evolución crónica (EMEC) (evolución a dos años: RR = 0,78; IC del 95%: 0,43 a 1,42). Las disminuciones leves en la tasa de recurrencia y gravedad de la recurrencia se asociaron con los ácidos grasos omega- 6 en algunos estudios pequeños, sin embargo, estos hallazgos están limitados por la validez de las variables.
Los ácidos grasos omega-3 no produjeron ningún beneficio sobre la evolución a los 12 meses en 14 pacientes con esclerosis múltiple con recurrencia-remisión (EMRR) o a los 24 meses en 292 pacientes con EMRR (RR = 0,15; IC del 95%: 0,01 a 3,11; p = 0,22 a los 12 meses y 0,82; IC del 95%: 0,65 a 1,03; p = 0,08; a los 24 meses).
La baja frecuencia de eventos adversos informados no sugiere la existencia de una toxicidad significativa asociada con la administración de los AGPI.
No se analizó ningún estudio sobre la suplementación con vitaminas y dietas sin alérgenos dado que ninguno cumplió con los criterios de elegibilidad.

Tools
Information
Share/Save