Las inmunoglobulinas (gammaglobulinas inmunes de suero humano) parecen ser efectivas para la prevención de la hepatitis A

La hepatitis A es una enfermedad viral contagiosa frecuente en los países de bajos ingresos. La hepatitis A se transmite principalmente por propagación fecal-oral de persona a persona. La inmunoprofilaxis pasiva para la hepatitis A, que utiliza preparaciones de inmunoglobulina, fue esencial para la prevención antes del desarrollo de una vacuna específica (inmunización activa). Esta revisión concluye que las inmunoglobulinas parecen ser efectivas para prevenir la hepatitis A en niños y adultos. Sin embargo, la evidencia sobre la cual se basa la conclusión no es sólida ya que los ensayos incluidos parecen tener riesgo de sesgo y su número no es suficiente. El uso de las inmunoglobulinas es limitado debido a la disponibilidad de la vacuna contra la hepatitis A y a que con las preparaciones de inmunoglobulina existe el riesgo potencial de enfermedades hematógenas, como la transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana. Sin embargo, aún se requiere su uso en algunas poblaciones específicas, como los pacientes con función inmunológica comprometida, los niños menores de un año o personas que no desarrollaron una respuesta completa a la inmunización con la vacuna. Los ensayos clínicos futuros deben abordar los efectos beneficiosos y perjudiciales de las inmunoglobulinas en estas poblaciones.

Conclusiones de los autores: 

Las inmunoglobulinas parecen ser eficaces para la profilaxis de la hepatitis A antes y después de la exposición. Sin embargo, se debe tener cuidado con los resultados positivos debido al número limitado de ensayos, el año de realización y el riesgo de sesgo. Se justifica la realización de ensayos rigurosos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La hepatitis A (hepatitis infecciosa) es una enfermedad epidémica frecuente. Las inmunoglobulinas para la inmunización pasiva se utilizan como prevención.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de la profilaxis previa y posterior a la exposición con inmunoglobulinas para prevenir la hepatitis A.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas de ensayos en el Registro de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane Hepatobiliar (Cochrane Hepato-Biliary Group), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) en la Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE, The Chinese Biomedical Database y en Science Citation Index Expanded hasta octubre de 2008. Además, se leyeron las listas de referencias de las publicaciones identificadas y se realizaron búsquedas manuales en tres revistas.

Criterios de selección: 

Ensayos clínicos aleatorizados sobre profilaxis con inmunoglobulina para prevenir la hepatitis A, independientemente del cegamiento, el estado de publicación o el idioma.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores extrajeron los datos y un tercer autor los verificó. Los resultados se presentaron como riesgos relativos (RR) con intervalos de confianza (IC) del 95%. El resultado primario fue la aparición de hepatitis A (hepatitis infecciosa).

Resultados principales: 

Se incluyeron 13 ensayos con 567 476 participantes asignados al azar a profilaxis previa y posterior a la exposición. Los ensayos tuvieron algo riesgo de sesgo. Los ensayos fueron heterogéneos con respecto al contexto de estudio, los participantes, las intervenciones y las medidas de resultado. El metanálisis con seis ensayos aleatorizados mostró que las inmunoglobulinas, cuando se utilizaron para la profilaxis previa a la exposición, redujeron significativamente el número de pacientes adultos con hepatitis A de seis a 12 meses (1020/286503 versus 761/134529; RR 0,53; IC del 95%: 0,40 a 0,70; modelo de efectos aleatorios) en comparación con ninguna intervención o control inactivo. Cuatro ensayos mostraron un efecto similar en niños de tres a 17 años de edad a los seis o 12 meses de seguimiento (917/210822 versus 677/78960; RR 0,45; IC del 95%: 0,34 a 0,59). Al comparar las diferentes dosis de inmunoglobulinas, las dosis más altas fueron en general más eficaces que las dosis más bajas (1,5 ml mejor que 0,75 ml y 0,75 ml mejor que 0,1 ml) en la prevención de la hepatitis A. No se informaron eventos adversos sistémicos significativos. Un ensayo mostró que la inmunoglobulina fue más efectiva que placebo para la profilaxis posterior a la exposición. Al parecer, no hubo diferencias significativas entre las inmunoglobulinas y la vacuna inactivada contra la hepatitis A en la seroconversión a los anticuerpos de la vacuna contra la hepatitis A a las cuatro semanas (RR 1,16; IC del 95%: 0,98 a 1,38), pero las inmunoglobulinas fueron significativamente menos eficaces que la vacuna en lo que respecta a los niveles de anticuerpos a las ocho, 12 o 24 semanas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save