Opciones para la educación sobre el autocuidado para los adultos con asma

Las normas para el tratamiento del asma recomiendan que los pacientes sean educados acerca de su enfermedad, obtengan revisión médica regular, vigilen su enfermedad en el domicilio con el flujo máximo o por los síntomas y usen un plan de acción escrito. Esto se sabe que mejora los resultados de salud comparado con la atención médica habitual. Ahora se han descrito diversas variantes del autocuidado óptimo. Esta revisión examina la eficacia de algunas de estas opciones. Los resultados mostraron que el autoajuste de los fármacos según un plan de acción escrito aportó una mejoría similar en los resultados de salud que el ajuste de los fármacos por un médico. Para la monitorización del asma puede usarse tanto la vigilancia por los diarios de síntomas como por el flujo espiratorio máximo y reducir la intensidad de la educación parece diluir el efecto.

Conclusiones de los autores: 

El autocuidado óptimo que permita la optimización del control del asma mediante el ajuste de los fármacos puede realizarse mediante autoajuste, con la ayuda de un plan de acción escrito o mediante la revisión médica regular. Los planes de acción escritos individualizados basados en la FEM son equivalentes a los planes de acción basados en los síntomas. La reducción de la intensidad de la educación para el autocuidado o el nivel de la revisión del médico puede reducir su efectividad.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La educación sobre el asma y el autocuidado son las recomendaciones clave de las normas de tratamiento sobre el asma porque mejoran los resultados de salud. Hay varias modalidades diferentes para la prestación de la educación de autocuidado del asma.

Objetivos: 

Se evaluaron los programas de:
(1) Control del asma optimizado mediante el uso de corticosteroides inhalados con revisión médica regular o control del asma optimizado por planes de acción individualizados escritos;
(2) Planes de autocuidado escritos basados en la autovigilancia del flujo espiratorio máximo se compararon con la autovigilancia de los síntomas;
(3) Opciones diferentes comparadas con el desarrollo de los programas de autocuidado óptimos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias (Cochrane Airways Group trials register) y listas de referencias de artículos.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios de las intervenciones de educación de autocuidado para el asma en adultos de más de 16 años de edad con asma.

Obtención y análisis de los datos: 

Quince ensayos cumplieron los criterios de inclusión. Dos revisores evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos de forma independiente. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener confirmación de los datos.

Resultados principales

(1) Seis estudios compararon el autocuidado óptimo que permitía autoajuste de los fármacos según un plan de acción escrito individualizado con el ajuste de los fármacos por un médico. Estos dos estilos de tratamiento del asma dieron efectos equivalentes en cuanto a la hospitalización, las visitas al servicio de urgencias (SU), las visitas no programadas al médico y el asma nocturna.
(2) Se encontró en los seis estudios que compararon estas intervenciones, que el autocuidado mediante un plan de acción escrito basado en el flujo espiratorio máximo (FEM) era equivalente al autocuidado con un plan de acción escrito basado en los síntomas.
(3) Tres estudios compararon opciones de autocuidado. Uno que proporcionó tratamiento óptimo pero probó la omisión de la revisión regular, este último se asoció con más visitas al centro de salud y más días de enfermedad. Otro, que comparaba la educación de alta y de baja intensidad, este último se asoció con más visitas no programadas al médico. En un tercero, no se informó que hubiera diferencia en la utilización de la asistencia sanitaria o la función pulmonar entre la instrucción verbal y los planes de acción escritos.

Conclusiones de los autores

El autocuidado óptimo que permita la optimización del control del asma mediante el ajuste de los fármacos puede realizarse mediante autoajuste, con la ayuda de un plan de acción escrito o mediante la revisión médica regular. Los planes de acción escritos individualizados basados en la FEM son equivalentes a los planes de acción basados en los síntomas. La reducción de la intensidad de la educación para el autocuidado o el nivel de la revisión del médico puede reducir su efectividad.

Esta revisión debería citarse como:Powell H, Gibson PGLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

(1) Seis estudios compararon el autocuidado óptimo que permitía autoajuste de los fármacos según un plan de acción escrito individualizado con el ajuste de los fármacos por un médico. Estos dos estilos de tratamiento del asma dieron efectos equivalentes en cuanto a la hospitalización, las visitas al servicio de urgencias (SU), las visitas no programadas al médico y el asma nocturna.
(2) Se encontró en los seis estudios que compararon estas intervenciones, que el autocuidado mediante un plan de acción escrito basado en el flujo espiratorio máximo (FEM) era equivalente al autocuidado con un plan de acción escrito basado en los síntomas.
(3) Tres estudios compararon opciones de autocuidado. Uno que proporcionó tratamiento óptimo pero probó la omisión de la revisión regular, este último se asoció con más visitas al centro de salud y más días de enfermedad. Otro, que comparaba la educación de alta y de baja intensidad, este último se asoció con más visitas no programadas al médico. En un tercero, no se informó que hubiera diferencia en la utilización de la asistencia sanitaria o la función pulmonar entre la instrucción verbal y los planes de acción escritos.

Tools
Information
Share/Save