Asesoramiento dietético para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 en adultos

No hay datos de alta calidad sobre la eficacia de la dieta sola para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2.

Esta revisión sistemática evalúa los efectos de los estudios que examinaron el asesoramiento dietético con o sin el agregado de ejercicios o los enfoques conductuales. Se incluyeron dieciocho estudios. No se encontraron datos sobre las complicaciones diabéticas micro y macrovasculares, la mortalidad o la calidad de vida. Es difícil establecer conclusiones fiables a partir de los datos limitados de esta revisión; sin embargo, el agregado de ejercicios al asesoramiento dietético demostró una mejoría en el control metabólico después de un seguimiento de seis y 12 meses.

Conclusiones de los autores: 

No hay datos de calidad alta sobre la eficacia del tratamiento dietético de la diabetes tipo 2, sin embargo, los datos disponibles indican que la adopción de ejercicios parece mejorar la hemoglobina glucosilada a los seis y 12 meses en personas con diabetes tipo 2. Es necesario realizar de manera urgente estudios bien diseñados que examinen un rango de intervenciones, en diversos puntos durante el seguimiento, a pesar de que hay un estudio alentador actualmente en curso.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Aunque la piedra angular del tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 consiste en el régimen dietético inicial inmediatamente después de un diagnóstico formal, no se dispone en la actualidad de un estudio sistemático de su eficacia y modo de administración.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del tipo y de la frecuencia de diferentes clases de asesoramiento dietético para adultos con diabetes tipo 2.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizó una búsqueda exhaustiva de bibliografía en The Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE, CINAHL, AMED, y se estableció contacto con los expertos pertinentes.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios, de seis meses o más, en los que el asesoramiento dietético fue la intervención principal.

Obtención y análisis de los datos: 

El investigador principal realizó la extracción de datos y la puntuación de la calidad y uno de los otros seis investigadores realizó la duplicación de forma independiente; las discrepancias se resolvieron mediante debate y consenso. Se estableció contacto con los autores para obtener datos que faltaban.

Resultados principales

Se incluyeron 36 artículos con un total de 18 ensayos que realizaron el seguimiento de 1 467 participantes. Los enfoques dietéticos evaluados en esta revisión fueron dietas con bajo contenido en grasas y altas en carbohidratos, con alto contenido en grasas y bajas en carbohidratos, dietas bajas en calorías ( 1000 kcal por día), dietas muy bajas en calorías (500 kcal por día) y dietas con grasas modificadas. Dos ensayos compararon la dieta de intercambio de la American Diabetes Association con una dieta de reducción de grasas estándar, y cinco estudios evaluaron las dietas con bajo contenido en grasas versus las dietas con grasas moderadas o bajas en carbohidratos. Dos estudios evaluaron el efecto de una dieta muy baja en calorías versus una dieta baja en calorías. Seis estudios compararon el asesoramiento dietético más ejercicios y otros tres estudios evaluaron el asesoramiento dietético versus el asesoramiento dietético más los enfoques conductuales. Todos los estudios midieron el peso y las medidas del control glucémico a pesar de que no todos los estudios informaron éstos en los artículos publicados. Otras medidas de resultado evaluadas en estos estudios incluyeron la mortalidad, la presión arterial, el colesterol sérico (que incluye el colesterol LDB y HDL), los triglicéridos séricos, la capacidad máxima de ejercicio y el cumplimiento. Los resultados indican que el ejercicio regular es una buena manera de promover un mejor control glucémico en pacientes diabéticos tipo 2; sin embargo, todos estos estudios tenían un riesgo alto de sesgo.

Conclusiones de los autores

No hay datos de calidad alta sobre la eficacia del tratamiento dietético de la diabetes tipo 2, sin embargo, los datos disponibles indican que la adopción de ejercicios parece mejorar la hemoglobina glucosilada a los seis y 12 meses en personas con diabetes tipo 2. Es necesario realizar de manera urgente estudios bien diseñados que examinen un rango de intervenciones, en diversos puntos durante el seguimiento, a pesar de que hay un estudio alentador actualmente en curso.

Esta revisión debería citarse como:Nield L, Moore HJ, Hooper L, Cruickshank JK, Vyas A, Whittaker V, Summerbell CDLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron 36 artículos con un total de 18 ensayos que realizaron el seguimiento de 1 467 participantes. Los enfoques dietéticos evaluados en esta revisión fueron dietas con bajo contenido en grasas y altas en carbohidratos, con alto contenido en grasas y bajas en carbohidratos, dietas bajas en calorías ( 1000 kcal por día), dietas muy bajas en calorías (500 kcal por día) y dietas con grasas modificadas. Dos ensayos compararon la dieta de intercambio de la American Diabetes Association con una dieta de reducción de grasas estándar, y cinco estudios evaluaron las dietas con bajo contenido en grasas versus las dietas con grasas moderadas o bajas en carbohidratos. Dos estudios evaluaron el efecto de una dieta muy baja en calorías versus una dieta baja en calorías. Seis estudios compararon el asesoramiento dietético más ejercicios y otros tres estudios evaluaron el asesoramiento dietético versus el asesoramiento dietético más los enfoques conductuales. Todos los estudios midieron el peso y las medidas del control glucémico a pesar de que no todos los estudios informaron éstos en los artículos publicados. Otras medidas de resultado evaluadas en estos estudios incluyeron la mortalidad, la presión arterial, el colesterol sérico (que incluye el colesterol LDB y HDL), los triglicéridos séricos, la capacidad máxima de ejercicio y el cumplimiento. Los resultados indican que el ejercicio regular es una buena manera de promover un mejor control glucémico en pacientes diabéticos tipo 2; sin embargo, todos estos estudios tenían un riesgo alto de sesgo.

Tools
Information
Share/Save