Metadona (un medicamento opiáceo) para tratar a los pacientes con dolor por cáncer

Conclusión

La metadona administrada por la boca produjo un buen alivio del dolor en la mayoría de los pacientes adultos con dolor por cáncer moderado o intenso.

Antecedentes

Un paciente de dos o tres con cáncer presentará un dolor de intensidad moderada o grave. El dolor tiende a empeorar a medida que evoluciona el cáncer. La metadona se ha utilizado durante muchos años como uno de los diferentes analgésicos para el dolor por cáncer.

Características de los estudios

En esta revisión actualizada, se intentó determinar en qué medida funciona la metadona, cuántos pacientes presentaron efectos secundarios y cuán graves fueron dichos efectos (por ejemplo, si fueron tan graves que los participantes dejaron de tomar la metadona).

En mayo de 2016, se encontraron sólo seis estudios con 388 participantes adultos. A menudo los estudios fueron pequeños y compararon muchas preparaciones diferentes.

Hallazgos clave

Para el alivio del dolor no pareció haber mucha diferencia entre la metadona y la morfina. En la mayoría de los pacientes, el dolor se redujo de moderado o intenso a leve o nulo con la metadona. La metadona se asocia con algunos efectos no deseados, principalmente somnolencia, estreñimiento y sequedad bucal. Estos efectos pueden ser lo suficientemente graves como para impedir que los pacientes tomen metadona. No se dispone de datos sobre el uso de la metadona en los niños.

Sería bueno que hubiera más consistencia en el diseño de los estudios, y especialmente, en su informe, que debería incluir información sobre los efectos no deseados y el resultado del dolor reducido a niveles tolerables (dolor leve, como máximo) para que los pacientes con cáncer no presenten molestias relacionadas con el dolor.

Calidad de la evidencia

La calidad de la evidencia de los estudios se calificó con el uso de cuatro niveles: muy baja, baja, moderada o alta. La evidencia de calidad muy baja significa que existe una menor seguridad en los resultados. La evidencia de calidad alta significa que existe mucha seguridad en cuanto a los resultados. La calidad de la evidencia fue baja o muy baja.

Conclusiones de los autores: 

Sobre la base de evidencia de calidad baja, la metadona es un fármaco que tiene efectos analgésicos beneficiosos similares a los de la morfina y tiene una función en el tratamiento del dolor por cáncer en pacientes adultos. Otros opiáceos como la morfina y el fentanilo son más fáciles de administrar, pero pueden ser más caros que la metadona en muchas economías.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Esta es una actualización de una revisión publicada originalmente en 2004 y actualizada por primera vez en 2007. Esta versión incluye cambios significativos para adecuarla a los requisitos metodológicos actuales. La metadona es un opiáceo sintético que plantea algunos desafíos en el ajuste de la dosis y se reconoce que causa arritmias potencialmente mortales en algunos pacientes. Tiene un lugar en el tratamiento de los pacientes que no pueden tolerar otros opiáceos, pero solamente se debería iniciar por médicos experimentados. Esta revisión es una de una serie de revisiones sobre los opiáceos para el dolor por cáncer.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la tolerabilidad de la metadona como un analgésico en pacientes adultos y niños con dolor por cáncer.

Métodos de búsqueda: 

Para esta actualización se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase, CINAHL y clinicaltrials.gov, hasta mayo de 2016, sin restricciones de idioma. También se verificaron las listas de referencias de los artículos relevantes.

Criterios de selección: 

Se buscaron los ensayos controlados aleatorizados que compararan la metadona (cualquier formulación y por cualquier vía) con comparadores activos o placebo en pacientes con dolor por cáncer.

Obtención y análisis de los datos: 

Todos los autores estuvieron de acuerdo con respecto a los estudios seleccionados para inclusión. Cuando hubo dudas acerca de la elegibilidad se recuperó el texto completo. Un autor de la revisión extrajo los datos, que fueron verificados por un segundo autor de la revisión. No hubo suficientes datos comparables para el metanálisis. Se obtuvo información sobre el efecto de la metadona en la intensidad del dolor o el alivio del dolor, el número o la proporción de participantes con "dolor leve". Se extrajeron los datos sobre los retiros y otros eventos adversos. Se buscó información específicamente sobre los eventos adversos relacionados con el apetito, la sed y la somnolencia. La calidad de la evidencia se evaluó con los criterios GRADE y se creó una tabla de "Resumen de los hallazgos".

Resultados principales: 

Se revisaron las decisiones tomadas en la versión anterior de esta revisión y se excluyeron cinco estudios que se habían incluido previamente. La búsqueda actualizada identificó un nuevo estudio. Esta revisión incluye seis estudios con 388 participantes. No se identificaron estudios en niños.

Los estudios incluidos difirieron tanto en sus métodos y comparaciones que no fue posible realizar un resumen de los resultados. Sólo un estudio (103 participantes) informó específicamente el número de participantes con un nivel determinado de alivio del dolor, en este caso una reducción de al menos el 20%, similar en los grupos de metadona y morfina. Al utilizar un resultado de "dolor leve, como máximo", la metadona fue similar a la morfina en efectividad, y la mayoría de los participantes que pudieron tolerar la metadona lograron un "dolor leve, como máximo". Los retiros por eventos adversos con la metadona fueron poco frecuentes (12/202) y similares en otros grupos. Las muertes fueron poco frecuentes, excepto en un estudio en el que la mayoría de los participantes murieron, independientemente del grupo de tratamiento. En el caso de eventos adversos específicos, la somnolencia fue más frecuente con la metadona que con la morfina, mientras que la sequedad bucal fue más frecuente con la morfina que con la metadona. Ninguno de los estudios informó efectos adversos sobre el apetito.

Se consideró que la calidad de la evidencia fue baja a moderada debido al riesgo de sesgo y la escasez de datos. Para los eventos adversos específicos, se consideró que la calidad de la evidencia fue muy baja, disminuida debido al riesgo de sesgo, la escases de los datos y la poca precisión, ya que se utilizaron sustitutos para el apetito, la sed y la somnolencia.

No se dispone de datos sobre el uso de la metadona en niños.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save