Entrenamiento en orientación y movilidad para personas con baja visión

El deterioro visual progresivo suele afectar a las personas a medida que envejecen. El entrenamiento se utiliza para ayudar a las personas con baja visión a mantener la independencia para viajar, con nuevas habilidades de orientación y movilidad para compensar la reducción de la información visual. La orientación es la capacidad de reconocer la posición de uno en relación con el entorno, mientras que la movilidad es la capacidad de moverse con seguridad y eficiencia. El entrenamiento en orientación y movilidad (O&M) enseña a las personas a usar la visión restante y otros sentidos para moverse. También pueden utilizarse bastones y ayudas ópticas.

Se encontraron dos pequeños estudios con un total de 63 personas que comparaban el entrenamiento en O&M impartido por un voluntario entrenado con el ejercicio físico. Estos estudios no mostraron una diferencia entre las dos intervenciones, pero tenían poco poder para hacerlo debido al pequeño tamaño de la muestra y a la mala calidad metodológica. No hubo efectos adversos de la capacitación en O&M en estos estudios.

Hay poca evidencia de ensayos controlados aleatorizados sobre qué tipo de entrenamiento en O&M es mejor para las personas con baja visión que tienen características y necesidades específicas.

Conclusiones de los autores: 

La revisión encontró dos pequeños ensayos cuasialeatorizados con métodos similares, que comparaban el entrenamiento con el ejercicio físico y evaluaban el rendimiento físico de O&M por medio de un voluntario o un profesional, que no pudieron demostrar una diferencia. Por lo tanto, hay poca evidencia sobre qué tipo de capacitación en O&M es mejor para las personas con baja visión que tienen características y necesidades específicas. Los instructores de orientación y movilidad y los científicos deben planificar ensayos controlados aleatorizados (ECA) para comparar la eficacia de los diferentes tipos de entrenamiento en O&M. Es necesario llegar a un consenso sobre la adopción de instrumentos de medición estándar del rendimiento de la movilidad que hayan demostrado ser fiables y sensibles a las diversas necesidades de movilidad de las personas con baja visión. Con ese fin, los cuestionarios y las pruebas basadas en el rendimiento pueden representar diferentes instrumentos que exploren la experiencia subjetiva de las personas con baja visión o su funcionamiento objetivo, respectivamente. De hecho, hay que observar que las investigaciones sobre la rehabilitación de la baja visión se están orientando cada vez más hacia el uso de cuestionarios sobre la calidad de vida como medida de los resultados, a veces con el objetivo de estudiar intervenciones complejas y multidisciplinarias que incluyen diferentes tipos de educación y apoyo, de las que la observación y la medición pueden ser un componente. Un ejemplo de esto es un ECA por grupos en curso realizado por Zijlstra y otros en los Países Bajos. Este ensayo está diseñado para comparar el entrenamiento estandarizado en O&M con la atención habitual en O&M no sólo por su efectividad, sino también por su aplicabilidad y aceptabilidad. En este estudio se adoptan cuestionarios validados para la evaluación subjetiva por parte de los pacientes del rendimiento durante las actividades de la vida diaria. Dado que no es necesario que la evaluación del rendimiento la haga un instructor de O&M, esto permite enmascarar a los evaluadores y medir los resultados centrados en el paciente.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La capacitación en orientación y movilidad (O&M) se ofrece a las personas con discapacidad visual para ayudarles a mantener la independencia en los viajes. Les enseña nuevas habilidades de orientación y movilidad para compensar la reducción de la información visual.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue evaluar los efectos del entrenamiento en O&M, con o sin dispositivos asociados, para los adultos con baja visión.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (que contiene el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión) (The Cochrane Library, 2010, número 3), MEDLINE (enero de 1950 a marzo de 2010), EMBASE (enero de 1980 a marzo de 2010), Literatura Latinoamericana y del Caribe sobre Ciencias de la Salud (LILACS) (enero de 1982 a marzo de 2010), el Sistema de Información sobre Literatura Gris en Europa (OpenSIGLE) (marzo de 2010), el metaRegistro de Ensayos Controlados (mRCT) (www.controlled-trials.com) (marzo de 2010), ClinicalTrials.gov (http://clinicaltrials.gov) (marzo de 2010), ZETOC (marzo de 2010) y las listas de referencia de los artículos recuperados. No hubo restricciones de idioma o de fecha en la búsqueda de ensayos. Las búsquedas en las bases de datos electrónicas se realizaron por última vez el 31 de marzo de 2010.

Criterios de selección: 

Se planificó incluir ensayos aleatorizados o cuasialeatorizados que compararan el entrenamiento en O&M con ningún entrenamiento en adultos con baja visión.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron de forma independiente la elegibilidad y la calidad metodológica del ensayo y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Dos estudios pequeños cumplieron los criterios de inclusión. Fueron fases consecutivas de desarrollo del mismo programa de capacitación y del mismo instrumento de evaluación. La intervención fue administrada por un voluntario sobre la base de una instrucción escrita y oral. En ambos estudios, la técnica de aleatorización fue inadecuada, ya que se basaba en la alternancia, y no se logró el enmascaramiento. El entrenamiento no tuvo ningún efecto en el primer estudio, pero tendió a ser beneficioso en el segundo, aunque no en una medida estadísticamente significativa. Las razones de las diferencias entre los estudios pueden haber sido: las altas puntuaciones obtenidas en el primer estudio, que sugieren que hay poca necesidad de capacitación y poco margen para seguir mejorando (un efecto de techo), y el perfeccionamiento del plan de estudios que permite una mejor adaptación a las necesidades y características específicas de los pacientes, en el segundo estudio.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save