Tratamiento quirúrgico versus tratamiento médico para el sangrado menstrual abundante

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Cirugía versus tratamiento hormonal a largo plazo para el sangrado menstrual abundante

Los diversos tipos de cirugía y un dispositivo intrauterino liberador de hormonas son efectivos en la reducción del sangrado menstrual abundante. Son más favorables que la medicación oral para la mayoría de las mujeres.
El sangrado menstrual abundante (menorragia) es frecuente y puede perjudicar la calidad de vida de una mujer o causar anemia (disminución de glóbulos rojos). Si la hemorragia causa problemas importantes, las opciones de tratamiento incluyen el tratamiento quirúrgico (histerectomía o cirugía para reducir la capa interna del útero) o un dispositivo insertado en el útero que libera hormonas (LNG-IUS). La revisión de ensayos encontró que un LNG-IUS mejora la calidad de vida de las mujeres con menorragia tan efectivamente como el tratamiento quirúrgico, mientras que una minoría de mujeres prefiere la medicación oral a largo plazo. Aunque todos estos tratamientos tienen potenciales efectos secundarios, la histerectomía tiene más probabilidades de causar complicaciones graves.

Conclusiones de los autores: 

La cirugía, especialmente la histerectomía, reduce el sangrado menstrual al año, más que los tratamientos médicos, pero el LNG-IUS parece ser igualmente efectivo para mejorar la calidad de vida. Las pruebas para las comparaciones a más largo plazo son débiles e inconsistentes. La medicación oral se adapta a una minoría de las mujeres a largo plazo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El sangrado menstrual abundante (SMA) deteriora significativamente la calidad de vida de muchas mujeres que, por lo demás están sanas. La percepción del SMA es subjetiva y el tratamiento depende generalmente de qué síntomas son aceptables para el individuo. Las opciones de tratamiento médico incluyen medicación oral y un sistema intrauterino liberador de hormonas (LNG-IUS). Las opciones quirúrgicas incluyen el tratamiento quirúrgico conservador (resección uterina o ablación) y la histerectomía.

Objetivos: 

Comparar la efectividad, la seguridad y la aceptabilidad del tratamiento quirúrgico versus el tratamiento médico para el SMA.

Estrategia de búsqueda (: 

En septiembre de 2005, se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos Menstruales y Subfertilidad (Cochrane Menstrual Disorders and Subfertility Group) (The Cochrane Library Número 3, 2005), MEDLINE EMBASE, Current Contents, Biological Abstracts, PsycINFO y CINAHL. También se verificaron las listas de referencias de los artículos recuperados y se estableció contacto con compañías farmacéuticas y expertos en el área.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios controlados que comparan el tratamiento quirúrgico conservador o histerectomía versus el tratamiento médico (oral o intrauterino) para el SMA

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente los ensayos en cuanto a su calidad y extrajeron los datos.

Resultados principales

Los ocho ensayos incluidos asignaron al azar a 821 mujeres. En las comparaciones de la medicación oral versus cirugía, el 58% de las mujeres asignadas al azar al tratamiento médico habían recibido cirugía a los dos años. En comparación con la medicación oral, la resección del endometrio fue significativamente más efectiva para controlar el sangrado (a los cuatro meses: OR 10,62; IC del 95%: 5,30 a 21,27) y significativamente menos probable de causar efectos secundarios (a los cuatro meses: OR 0,15; IC del 95%: 0,07 a 0,31) y la histerectomía resultó en significativamente mayores mejorías en la salud mental (a los seis meses p = 0,04). En las comparaciones de LNG-IUS versus cirugía conservadora o histerectomía, un año más tarde no hubo diferencias estadísticamente significativas en las tasas de satisfacción o calidad de vida, aunque los efectos adversos fueron significativamente menos probables con la cirugía conservadora (OR 0,24; IC del 95%: 0,11 a 0,49). Dos ensayos encontraron que la cirugía conservadora fue significativamente más efectiva que el LNG-IUS para controlar el sangrado al año (OR 3,99; IC del 95%: 1,53 a 10,38). Otros dos ensayos pequeños con seguimiento más largo no encontraron diferencias ni favorecieron al LNG-IUS, sin embargo, en ambos estudios los datos fueron asimétricos y se analizaron menos de dos tercios de las participantes. La histerectomía detuvo totalmente la hemorragia, pero causó complicaciones graves en algunas mujeres.

Conclusiones de los autores

La cirugía, especialmente la histerectomía, reduce el sangrado menstrual al año, más que los tratamientos médicos, pero el LNG-IUS parece ser igualmente efectivo para mejorar la calidad de vida. Las pruebas para las comparaciones a más largo plazo son débiles e inconsistentes. La medicación oral se adapta a una minoría de las mujeres a largo plazo.

Esta revisión debería citarse como:Marjoribanks J, Lethaby A, Farquhar CLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Los ocho ensayos incluidos asignaron al azar a 821 mujeres. En las comparaciones de la medicación oral versus cirugía, el 58% de las mujeres asignadas al azar al tratamiento médico habían recibido cirugía a los dos años. En comparación con la medicación oral, la resección del endometrio fue significativamente más efectiva para controlar el sangrado (a los cuatro meses: OR 10,62; IC del 95%: 5,30 a 21,27) y significativamente menos probable de causar efectos secundarios (a los cuatro meses: OR 0,15; IC del 95%: 0,07 a 0,31) y la histerectomía resultó en significativamente mayores mejorías en la salud mental (a los seis meses p = 0,04). En las comparaciones de LNG-IUS versus cirugía conservadora o histerectomía, un año más tarde no hubo diferencias estadísticamente significativas en las tasas de satisfacción o calidad de vida, aunque los efectos adversos fueron significativamente menos probables con la cirugía conservadora (OR 0,24; IC del 95%: 0,11 a 0,49). Dos ensayos encontraron que la cirugía conservadora fue significativamente más efectiva que el LNG-IUS para controlar el sangrado al año (OR 3,99; IC del 95%: 1,53 a 10,38). Otros dos ensayos pequeños con seguimiento más largo no encontraron diferencias ni favorecieron al LNG-IUS, sin embargo, en ambos estudios los datos fueron asimétricos y se analizaron menos de dos tercios de las participantes. La histerectomía detuvo totalmente la hemorragia, pero causó complicaciones graves en algunas mujeres.

Share/Save