El ultrasonido continuo en la mano beneficia la fuerza de prensión en pacientes con artritis reumatoide (AR)

El ultrasonido es una de las modalidades elegidas a menudo por los profesionales sanitarios cualificados para el tratamiento sintomático de la AR por sus efectos antiinflamatorios y analgésicos. Esta revisión de dos ensayos aleatorizados (ECA) mostró que el ultrasonido continuo aplicado en el agua a la cara dorsal y palmar de la mano aumentó la fuerza de prensión en comparación con el placebo. Este beneficio no fue evidente con el tratamiento combinado (ejercicio, baño de cera, baños de manos farádicos). El ultrasonido también produjo un aumento límite en la flexión dorsal de la muñeca, disminución de la rigidez matutina y reducción del número de articulaciones inflamadas y dolorosas. Las conclusiones están limitadas por unos pocos estudios, el tamaño pequeño de la muestra y las limitaciones en la metodología de los estudios.

Conclusiones de los autores: 

Los autores de la revisión concluyeron que el ultrasonido en combinación con ejercicios, corriente farádica y modalidades de tratamiento con baño de cera no está apoyado y no puede recomendarse. Sin embargo, el ultrasonido solo se puede utilizar en la mano para aumentar la fuerza de prensión y, en menor medida y en función de los resultados límite, aumentar la flexión dorsal de la muñeca, disminuir la rigidez matutina, reducir el número de articulaciones inflamadas y reducir el número de articulaciones dolorosas. Es importante señalar que estas conclusiones están limitadas por consideraciones metodológicas como la mala calidad de los ensayos incluidos, el bajo número de ensayos clínicos y el escaso número de participantes en los estudios.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los especialistas en rehabilitación suelen utilizar el ultrasonido como terapia complementaria para el tratamiento sintomático de la artritis reumatoide (AR). Su energía mecánica tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del ultrasonido sobre las medidas objetivas y subjetivas de la actividad de la enfermedad en pacientes con AR.

Métodos de búsqueda: 

Se realizó una búsqueda exhaustiva en el Cochrane Field of Rehabilitation and Related Therapies register, en el registro del Grupo Cochrane de Enfermedades Musculoesqueléticas (Cochrane Musculoskeletal Review Group), MEDLINE, EMBASE, PEDro, Current Contents, Sports Discus y CINAHL (hasta septiembre de 2001). Se realizó una búsqueda manual en todos los artículos recuperados y se estableció contacto con expertos en el tema para identificar estudios adicionales.

Criterios de selección: 

Fueron elegibles los estudios controlados comparativos que incluyeron ensayos controlados aleatorizados y ensayos clínicos controlados en pacientes con AR. No se aplicaron restricciones de idioma. Se aceptaron resúmenes.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión independientes identificaron artículos potenciales a partir de la búsqueda en la literatura. Estos autores de la revisión extrajeron los datos utilizando formularios de extracción predefinidos. Se llegó a un consenso general sobre todos los datos extraídos. Dos autores de la revisión evaluaron la calidad mediante una herramienta de evaluación validada de cinco puntos que midió la calidad de la asignación al azar, el doble cegamiento y la descripción de los retiros.

Resultados principales: 

Dos estudios (n de 80), donde n es el número de participantes, cumplieron los criterios de inclusión. El ultrasonido en las caras palmar y dorsal de la mano aumentó significativamente la fuerza de prensión, medida como diferencia de medias ponderada (DMP) del control [DMP 28,07 (IC del 95%: 13,37 a 42,77)]. El ultrasonido en las caras palmar y dorsal de la mano también pareció tener efectos beneficiosos sobre las siguientes medidas de resultado: flexión dorsal de la muñeca [DMP 1,90 (IC del 95%]: 0,64 a 3,16)], duración de la rigidez matutina [DMP 28,54 (IC del 95%: 0,18 a 56,90)], número de articulaciones inflamadas [DMP 1,02 (IC del 95%: 0,45 a 1,59)], y el número de articulaciones dolorosas [DMP 1,20 (IC del 95%: 0,45 a 1,95). No hubo diferencias significativas entre a) ejercicios y baños de cera, b) ejercicios con ultrasonido, c) ejercicios con ultrasonido y baños de manos farádicos sobre las medidas de resultado: puntuación de dolor, fuerza de prensión, circunferencia de las articulaciones interfalángicas proximales (AIFP), índice articular y amplitud de movimiento o nivel de actividad.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save