Intervenciones farmacéuticas para el emocionalismo después de un accidente cerebrovascular

Pregunta de la revisión

¿El tratamiento farmacéutico reduce la frecuencia de las manifestaciones emocionales no deseadas en pacientes con emocionalismo después de un accidente cerebrovascular en comparación con placebo?

Antecedentes

A menudo después de un derrame cerebral se produce emocionalismo. El emocionalismo significa que la persona tiene dificultades para controlar su comportamiento emocional. Después de un accidente cerebrovascular los pacientes pueden comenzar a llorar de repente o, con menor frecuencia, reír sin razón aparente. Lo anterior es angustioso para el paciente en particular y sus cuidadores. Los antidepresivos, que se sabe que son útiles para los pacientes con depresión, pueden ser un tratamiento eficaz para el emocionalismo después de un accidente cerebrovascular, pero se han realizado muy pocos ensayos controlados aleatorizados en esta área.

Fecha de la búsqueda

Los estudios se identificaron mediante búsquedas realizadas el 14 de agosto de 2018.

Características de los estudios

En la revisión se incluyeron siete ensayos controlados aleatorizados con 239 participantes, que informaron sobre el uso de antidepresivos para el tratamiento del emocionalismo. Los ensayos variaron entre pequeños (diez participantes) y grandes (92 participantes). La media/mediana de la edad de los participantes varió de 57,8 a 73 años. Los estudios procedían de Europa (Reino Unido: 1, Dinamarca: 1, Escocia: 1, y Suecia: 1); Asia (Corea del Sur: 1; y Japón: 1); y los EE.UU: 1.

Resultados clave

Se incluyeron siete ensayos con 239 participantes (no se identificaron nuevos ensayos desde la versión anterior de la revisión). Dos ensayos tuvieron un diseño cruzado (crossover) y no se dispuso de datos de resultados de la primera fase (previa al cruzamiento) en un formato apropiado para su inclusión como un ensayo controlado aleatorizado (ECA) paralelo. Sólo se dispuso de datos de cinco ensayos con 213 participantes. Se observaron efectos del tratamiento sobre lo siguiente: reducción del 50% en el emocionalismo, mejorías (reducción) en la labilidad, Clinician Interview-Based Impression of Change (CIBIC), disminución de la tristeza y las puntuaciones en la Pathological Laughter and Crying Scale (PLCS). Sin embargo, los intervalos de confianza fueron amplios, lo que indica que el tratamiento puede haber tenido sólo un pequeño efecto positivo, o incluso un pequeño efecto negativo (en un ensayo). Seis ensayos informaron de la muerte como un evento adverso y no encontraron diferencias entre los grupos.

Calidad de la evidencia

La evidencia se consideró de calidad muy baja a moderada debido a que se trató de ensayos pequeños con cierto grado de sesgo.

Conclusión

Los fármacos antidepresivos parecen reducir los arrebatos de llanto o risa. Se necesitan más ensayos con una evaluación sistemática y un informe de los eventos adversos para asegurar que estos efectos beneficiosos superan los riesgos.

Conclusiones de los autores: 

Los antidepresivos pueden reducir la frecuencia y la gravedad de los episodios de llanto o de risa sobre la base de evidencia de calidad muy baja. Las conclusiones de esta revisión se deben calificar a partir de la consideración de varias deficiencias metodológicas en los estudios e interpretarse con cautela a pesar de que el efecto es muy grande. El efecto no parece ser específico de un fármaco o clase de fármaco. Se necesitan datos más fiables antes de poder establecer conclusiones apropiadas sobre el tratamiento del emocionalismo posterior al accidente cerebrovascular. Los futuros autores de ensayos que investiguen el efecto de los antidepresivos en los pacientes con emocionalismo después de un accidente cerebrovascular deberían considerar la posibilidad de desarrollar y utilizar un método estándar para diagnosticar el emocionalismo, determinar la gravedad y evaluar los cambios en el tiempo; proporcionar un tratamiento con una duración y un seguimiento suficientes para evaluar mejor las tasas de recaída o de mantenimiento e incluir una evaluación cuidadosa y el informe completo de los eventos adversos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los antidepresivos pueden ser útiles en el tratamiento del llanto anormal asociado con el accidente cerebrovascular. Esta es una actualización de una revisión Cochrane publicada por primera vez en 2004 y actualizada por última vez en 2010.

Objetivos: 

Determinar si el tratamiento farmacéutico reduce la frecuencia de las manifestaciones emocionales en los pacientes con emocionalismo después de un accidente cerebrovascular.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Accidentes Cerebrales Vasculares (Cochrane Stroke Group) (última búsqueda: mayo de 2018). Además, se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL; hasta mayo de 2018), MEDLINE (1966 hasta el 14 de mayo de 2018), Embase (1980 hasta el 14 de mayo de 2018), CINAHL (1982 hasta el 14 de mayo de 2018), PsycINFO (1967 hasta el 14 de mayo de 2018), BIOSIS Previews (2002 hasta el 14 de mayo de 2018), Web of Science (2002 hasta el 14 de mayo de 2018), WHO ICTRP (hasta el 14 de mayo de 2018), ClinicalTrials.gov (hasta el 14 de mayo de 2018), y ProQuest Dissertations and Theses Database (hasta el 14 de mayo de 2018).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) y ensayos cuasialeatorizados que compararon fármacos psicotrópicos con placebo en pacientes con accidente cerebrovascular y emocionalismo (también conocido como labilidad emocional, llanto o risa patológicos, incontinencia emocional, trastorno de expresión emocional involuntaria y afecto pseudobulbar).

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los estudios, evaluaron el riesgo de sesgo, extrajeron los datos de todos los estudios incluidos y utilizaron GRADE para evaluar la calidad del grupo de evidencia. Se calculó la diferencia de medias (DM) o la diferencia de medias estandarizada (DME) para los datos continuos, y el riesgo relativo (RR) para los datos dicotómicos, con intervalos de confianza (IC) del 95%. La heterogeneidad se evaluó con la estadística I2. Las medidas primarias de emocionalismo fueron la proporción de participantes que lograron al menos una reducción del 50% en el comportamiento emocional anormal al final del tratamiento, la mejoría de la puntuación en el Center for Neurologic Study - Lability Scale (CNS-LS), la Clinician Interview-Based Impression of Change (CIBIC) o la disminución de la tristeza.

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos con un total de 239 participantes. Dos ensayos tuvieron un diseño cruzado (crossover) y no se dispuso de datos de resultados de la primera fase (previa al cruzamiento) en un formato apropiado para su inclusión como un ensayo controlado aleatorizado (ECA) paralelo. Por lo tanto, los resultados de la revisión se basan en cinco ensayos con 213 participantes. Los efectos del tratamiento se observaron en las siguientes variables de evaluación primarias del emocionalismo: Hay evidencia de calidad muy baja a partir de un ECA pequeño de que los antidepresivos aumentaron el número de pacientes que tuvieron una reducción del 50% en el emocionalismo (RR 16,50; IC del 95%: 1,07 a 253,40; 19 participantes) y evidencia de calidad baja de un ECA de mejorías en las puntuaciones de la Center for Neurologic Study - Lability Scale (CNS-LS) y la Clinician Interview-Based Impression of Change (CIBIC) con los antidepresivos (RR 1,44; IC del 95%: 0,95 a 2,19; 28 participantes). Hubo evidencia de calidad moderada de tres ECA de que aumentó el número de personas que tuvieron una reducción de la tristeza (RR 2,18; IC del 95%: 1,29 a 3,71; 164 participantes); y evidencia de calidad baja de un ECA de mejorías en las puntuaciones de la Pathological Laughter and Crying Scale (PLCS) (DM 8,40; IC del 95%: 11,56 a 5,24; 28 participantes).

Seis ensayos informaron sobre eventos adversos (muerte) y no encontraron diferencias entre los grupos en cuanto a la muerte (RR 0,59; IC del 95%: 0,08 a 4,50; seis ECA, 172 participantes, evidencia de calidad moderada).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save