Corticosteroides inhalados versus cromoglicato de sodio en niños y adultos con asma

Los corticosteroides inhalados (CSI) y el cromoglicato de sodio (CGS) se han propugnado como fármacos para controlar los síntomas de asma persistente en niños y adultos, no obstante, la información sobre qué clase de fármacos es superior ha sido contradictoria. Este estudio agrupó los ensayos controlados aleatorios que compararon directamente los efectos de los CSI con el CGS sobre medidas de la función pulmonar, el control del asma y el uso de los servicios de asistencia sanitaria. Los resultados sugieren que los CSI fueron superiores al CGS en las medidas de la función pulmonar y la morbilidad. Los resultados fueron consistentes entre los niños y los adultos. No hubo diferencia de los efectos adversos entre los CSI y el CGS, aunque la información inconsistente y la monitorización a largo plazo insuficiente impiden plantear conclusiones firmes sobre la seguridad.

Conclusiones de los autores: 

Los CSI fueron superiores al CGS en las medidas de la función pulmonar y el control del asma, tanto en los adultos como en los niños con asma crónica. Hubo pocos estudios que informaron la calidad de vida y la utilización de los servicios de asistencia sanitaria, lo que limitó la capacidad de evaluar adecuadamente los efectos relativos de estos fármacos sobre un rango más amplio de resultados. Aunque no hubo diferencias de los efectos adversos entre los CSI y el CGS, la mayoría de los ensayos fueron cortos y pueden no haber sido de duración suficiente para identificar los efectos a largo plazo. Estos resultados apoyan las declaraciones de consenso recientes en los Estados Unidos y en otros sitios que favorecen el uso de los CSI sobre el CGS para el control del asma persistente.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los corticosteroides inhalados (CSI) y el cromoglicato de sodio (CGS) han sido establecidos como fármacos efectivos para el control del asma en niños y adultos, pero su eficacia relativa no está clara.

Objetivos: 

Comparar la efectividad y los efectos adversos relativos de los CSI y el CGS en niños y adultos con asma crónica.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizó una búsqueda sistemática en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias (Cochrane Airways Group) (hasta febrero de 2004), búsquedas manuales en las listas de referencias de los ensayos incluidos y los documentos de revisión pertinentes y las solicitudes escritas de identificación de los ensayos adicionales de las empresas farmacéuticas.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que comparan el efecto de los CSI con el CGS en niños y adultos con asma crónica.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres revisores evaluaron de forma independiente la elegibilidad de todos los estudios. Se resolvieron los desacuerdos por consenso. Se estableció contacto con los autores de los ensayos para obtener los datos que faltaban o verificar los métodos. Se resumieron los estudios elegibles y se utilizaron los modelos de efectos fijos y aleatorios para agruparlos. Se analizaron por separado los estudios de niños y adultos. Se realizaron análisis de subgrupos y se ajustaron los modelos de metarregresión para explorar la heterogeneidad de los resultados de las pruebas de la función pulmonar por tipo de ECA, categoría del CSI o dosis del CGS, gravedad del asma de los participantes y calidad del estudio.

Resultados principales

De los 67 estudios identificados se eligieron 17 ensayos que incluían 1 279 niños y 8 ensayos que incluían 321 adultos con asma. Se consideraron de alta calidad 13 (76%) de los estudios pediátricos y 6 (75%) de los estudios en adultos. Entre los niños, los CSI se asociaron con una media final mayor del volumen espiratorio forzado en un segundo (VEF1) (diferencia de medias ponderada [DMP] 0,07 litros, intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,02 a 0,11) y media final mayor de la tasa de flujo espiratorio máximo (FEM) (DMP 17,3 litros/minuto, IC del 95%: 11,3 a 23,3) que con el CGS. Además, los CSI se asociaron con menos exacerbaciones (DMP -1,18 exacerbaciones por año, IC del 95%: -2,15 a - 0,21), puntuaciones inferiores de los síntomas de asma, y menos uso del broncodilatador de rescate que con el CGS. No hubo diferencias entre los grupos en cuanto a la proporción de niños con efectos adversos. Entre los adultos, los CSI se asociaron de igual manera con una media final mayor del VEF1 (DMP 0,21 litros, IC del 95%: 0,13 a 0,28) y un FEM final mayor (DMP 28,2 litros/minuto, IC del 95%: 18,7 a 37,6) que el CGS. Los CSI también se asociaron con menos exacerbaciones (DMP -3,30 exacerbaciones por año, IC del 95%: -5,62 a -0,98), puntuaciones inferiores de los síntomas de asma en los ensayos cruzados (cross-over) pero no en los ensayos de grupos paralelos y menos uso de broncodilatador de rescate que el CGS. No hubo diferencias en la proporción de adultos con efectos adversos. En los análisis de subgrupos que incluían medidas de la función pulmonar, los estudios pediátricos y de adultos de alta calidad tuvieron resultados coherentes con los resultados generales. Las medidas de la función pulmonar en los niños fueron mayores en los estudios con dosis medianas de esteroides BDP-equivalente que con dosis bajas de BDP-equivalente, aunque los estudios de adultos no pudieron ser comparados por la dosis de los esteroides, ya que todos emplearon dosis similares. No hubo diferencias significativas de la función pulmonar de los participantes en los estudios de adultos o de niños estratificados de acuerdo a la gravedad del asma.

Conclusiones de los autores

Los CSI fueron superiores al CGS en las medidas de la función pulmonar y el control del asma, tanto en los adultos como en los niños con asma crónica. Hubo pocos estudios que informaron la calidad de vida y la utilización de los servicios de asistencia sanitaria, lo que limitó la capacidad de evaluar adecuadamente los efectos relativos de estos fármacos sobre un rango más amplio de resultados. Aunque no hubo diferencias de los efectos adversos entre los CSI y el CGS, la mayoría de los ensayos fueron cortos y pueden no haber sido de duración suficiente para identificar los efectos a largo plazo. Estos resultados apoyan las declaraciones de consenso recientes en los Estados Unidos y en otros sitios que favorecen el uso de los CSI sobre el CGS para el control del asma persistente.

Esta revisión debería citarse como:Guevara JP, Ducharme FM, Keren R, Nihtianova S, Zorc JLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

De los 67 estudios identificados se eligieron 17 ensayos que incluían 1 279 niños y 8 ensayos que incluían 321 adultos con asma. Se consideraron de alta calidad 13 (76%) de los estudios pediátricos y 6 (75%) de los estudios en adultos. Entre los niños, los CSI se asociaron con una media final mayor del volumen espiratorio forzado en un segundo (VEF1) (diferencia de medias ponderada [DMP] 0,07 litros, intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,02 a 0,11) y media final mayor de la tasa de flujo espiratorio máximo (FEM) (DMP 17,3 litros/minuto, IC del 95%: 11,3 a 23,3) que con el CGS. Además, los CSI se asociaron con menos exacerbaciones (DMP -1,18 exacerbaciones por año, IC del 95%: -2,15 a - 0,21), puntuaciones inferiores de los síntomas de asma, y menos uso del broncodilatador de rescate que con el CGS. No hubo diferencias entre los grupos en cuanto a la proporción de niños con efectos adversos. Entre los adultos, los CSI se asociaron de igual manera con una media final mayor del VEF1 (DMP 0,21 litros, IC del 95%: 0,13 a 0,28) y un FEM final mayor (DMP 28,2 litros/minuto, IC del 95%: 18,7 a 37,6) que el CGS. Los CSI también se asociaron con menos exacerbaciones (DMP -3,30 exacerbaciones por año, IC del 95%: -5,62 a -0,98), puntuaciones inferiores de los síntomas de asma en los ensayos cruzados (cross-over) pero no en los ensayos de grupos paralelos y menos uso de broncodilatador de rescate que el CGS. No hubo diferencias en la proporción de adultos con efectos adversos. En los análisis de subgrupos que incluían medidas de la función pulmonar, los estudios pediátricos y de adultos de alta calidad tuvieron resultados coherentes con los resultados generales. Las medidas de la función pulmonar en los niños fueron mayores en los estudios con dosis medianas de esteroides BDP-equivalente que con dosis bajas de BDP-equivalente, aunque los estudios de adultos no pudieron ser comparados por la dosis de los esteroides, ya que todos emplearon dosis similares. No hubo diferencias significativas de la función pulmonar de los participantes en los estudios de adultos o de niños estratificados de acuerdo a la gravedad del asma.

Tools
Information
Share/Save