Régimen de fármacos antitiroideos para el tratamiento del hipertiroidismo de la enfermedad de Graves

Los pacientes con hipertiroidismo de la enfermedad de Graves presentan una glándula tiroides que libera demasiada cantidad de hormona tiroidea. Esto puede causar bocios (inflamación del cuello alrededor de la glándula tiroides), sudoración, problemas intestinales o menstruales y otros síntomas, especialmente en los ojos (oftalmopatía). Los tratamientos incluyen los fármacos antitiroideos, la cirugía o la radiación para disminuir el tamaño del tejido tiroideo. Hay varias opciones que se deben tomar al considerar el tratamiento farmacológico del hipertiroidismo de Graves, entre ellas la elección del fármaco, la dosis, la duración del tratamiento, la adición de hormona tiroidea (tiroxina) y el momento de suspender el tratamiento. Los fármacos antitiroideos que se utilizaron en los ensayos controlados aleatorizados (ECA) incluidos comprendían el carbimazol, el propiltiouracilo y el metimazol.

Se identificaron 26 ECA con 3388 participantes. La mayoría de los participantes en todos los estudios fueron mujeres (el 83% en los estudios que informaron sobre la distribución por sexo). La edad media era de 40 años. La duración del seguimiento fue de entre dos y cinco años en once ensayos. En los estudios de dosis alta ("bloqueo-sustitución") versus dosis baja ("titulación") la duración del tratamiento fue de seis meses en dos estudios, 18 meses en cuatro estudios y 12 meses en los ensayos restantes.

El principal resultado fue la tasa de recaída del hipertiroidismo durante un año después de la finalización del tratamiento farmacológico y éste fue el resultado principal en todos los estudios evaluados. Ningún estudio informó muertes. Ninguno de los estudios detalló la incidencia del hipotiroidismo, los cambios de peso durante el curso de la terapia, la calidad de vida relacionada con la salud, la progresión de la oftalmopatía o los resultados económicos. La evidencia (basada en cuatro estudios) indica que la duración óptima del tratamiento con fármacos antitiroideos para el régimen de dosis bajas es de 12 a 18 meses. El régimen de dosis bajas tuvo menos efectos adversos que el de dosis altas y no fue menos efectivo en ensayos (basados en 12 ensayos) de igual duración. La continuación del tratamiento con tiroxina después del tratamiento antitiroideo inicial no parece aportar ningún beneficio en cuanto a la recurrencia del hipertiroidismo. Los estudios en los que se utilizan agentes inmunosupresores necesitan una mayor validación de la seguridad y la eficacia en ensayos controlados entre diferentes poblaciones.

En siete estudios, se disponía de datos sobre los efectos secundarios y el número de participantes retirados del tratamiento debido a los efectos secundarios. El número de participantes que informaron sobre erupciones fue significativamente mayor en el grupo de dosis altas frente a las bajas (10% frente a 6%). El número de participantes que se retiraron debido a los efectos secundarios también fue significativamente mayor en el grupo de dosis altas frente a las bajas (16% frente a 9%).

Conclusiones de los autores: 

La evidencia sugiere que la duración óptima del tratamiento con fármacos antitiroideos para el régimen de titulación de dosis es de 12 a 18 meses. El régimen de titulación (dosis baja) tuvo menos efectos adversos que el régimen de bloqueo-sustitución (dosis alta) y no fue menos efectivo. La continuación del tratamiento con tiroxina después del tratamiento antitiroideo inicial no parece aportar ningún beneficio en cuanto a la recurrencia del hipertiroidismo. Las terapias inmunosupresoras necesitan más evaluación.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los fármacos antitiroideos son ampliamente utilizados para el tratamiento del hipertiroidismo. Existe gran variación en la dosis, régimen o duración del tratamiento entre los profesionales de la salud.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la dosis, régimen y duración del tratamiento con fármacos antitiroideos para el hipertiroidismo de la enfermedad de Graves.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en siete bases de datos y listas de referencia.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorizados y cuasialeatorizados de medicación antitiroidea para el hipertiroidismo de Graves.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Se realizó el agrupamiento de los datos para los resultados primarios y análisis selectivos exploratorios.

Resultados principales: 

Se incluyeron 26 ensayos aleatorizados con 3388 participantes. En general, la calidad de los ensayos, según se informó, fue deficiente. Ninguno de los estudios investigó la incidencia del hipotiroidismo, los cambios en el peso, la calidad de vida relacionada con la salud, la progresión de la oftalmopatía o los resultados económicos. Cuatro ensayos examinaron el efecto de la duración del tratamiento en las tasas de recaída, y cuando se utilizó el régimen de titulación de 12 meses fue superior a seis meses, pero no hubo ningún beneficio al extender el tratamiento más allá de 18 meses. Doce ensayos examinaron el efecto de los regímenes de bloqueo-sustitución versus los regímenes de bloqueo de titulación. Las tasas de recaída fueron similares en ambos grupos, con un 51% en el grupo de bloqueo-sustitución y un 54% en el grupo de bloqueo de titulación (OR 0,86, intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,68 a 1,08), aunque los efectos adversos (erupciones cutáneas (10% frente a 6%) y el retiro debido a los efectos secundarios (16% frente a 9%)) fueron significativamente mayores en el grupo de bloqueo-sustitución. Tres estudios consideraron la adición de tiroxina con la continuación del tratamiento antitiroideo de baja dosis después del tratamiento inicial con fármacos antitiroideos. Hubo una heterogeneidad significativa entre los estudios y la diferencia entre los dos grupos no fue significativa (OR 0,58; IC del 95%: 0,05 a 6,21). Cuatro estudios consideraron la adición de tiroxina sola después de la terapia inicial con fármacos antitiroideos. No hubo diferencias significativas en las tasas de recaída entre los grupos después de 12 meses de seguimiento (OR 1,15; IC del 95%: 0,79 a 1,67). Dos estudios consideraron la adición de agentes inmunosupresores. Los resultados favorables a las intervenciones tendrían que ser validados en otras poblaciones.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save