Derivación urinaria y reconstrucción/reemplazo vesical con segmentos de intestino para la incontinencia persistente o posterior a una cistectomía

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Es necesario realizar más investigaciones para determinar los métodos quirúrgicos más eficaces para desviación urinaria, reconstrucción o reemplazo de la vejiga que ha sido dañada por una enfermedad.

La vejiga normal es un órgano muscular hueco que se encuentra dentro de la pelvis. Funciona mediante la actividad equilibrada de muchos nervios y músculos interrelacionados que contienen o vacían la orina según sea necesario. Si la vejiga ha sido lesionada por una enfermedad, puede realizarse una cirugía para desviar la orina de la vejiga (derivación urinaria), para reconstruir la vejiga o para reemplazar la vejiga con segmentos de intestino. La revisión no halló que suficientes pruebas en los ensayos para demostrar cuáles son las opciones quirúrgicas más eficaces.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas de los ensayos incluidos fueron muy limitadas. Sólo dos estudios cumplieron los criterios de inclusión; éstos eran pequeños, de calidad metodológica moderada o deficiente, e informaron sólo algunas de las medidas de resultado preseleccionadas. Esta revisión no encontró pruebas de que el reemplazo vesical (ortotópico o derivación continente) fue mejor que la derivación por conducto posterior a una cistectomía por cáncer. No hubo pruebas que sugieran que la reconstrucción vesical sea mejor que la derivación por conducto para la enfermedad benigna. La cantidad pequeña de pruebas útiles para esta revisión sugiere que deben organizarse estudios multicéntricos colaboradores con asignación al azar cuando sea posible.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La cirugía para mejorar o reemplazar la función de la vejiga enferma se realiza desde hace más de un siglo. Las razones principales para mejorar o reemplazar la función de la vejiga son cáncer vesical, vejiga neurogénica, hiperactividad del detrusor y enfermedades inflamatorias crónicas de la vejiga (como cistitis intersticial, tuberculosis y esquistosomiasis). Existe aún mucha incertidumbre sobre cuál es el mejor abordaje quirúrgico. Las opciones disponibles en la actualidad incluyen: (1) derivación por conducto (la creación de diversos conductos intestinales hacia la piel) o derivación continente (que incluye un reservorio rectal o derivación cutánea continente), (2) reconstrucción vesical y (3) reemplazo de la vejiga con diversos segmentos de intestino.

Objetivos: 

Determinar la manera más conveniente de mejorar o reemplazar la función de las vías urinarias bajas mediante segmentos de intestino cuando la vejiga tiene que extraerse o cuando ya no es útil o se ha vuelto peligrosa a causa de una enfermedad.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Incontinencia (Cochrane Incontinence Group) (3 de mayo de 2001), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (número 2, 2001), MEDLINE (1966 a mayo de 2001), PREMEDLINE (4 de junio de 2001), Dissertation Abstracts (18 de junio de 2001) y en las listas de referencias de los artículos pertinentes. Fecha de la búsqueda más reciente: junio 2001.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios de cirugías que requieren la transposición de un segmento intestinal a las vías urinarias.

Obtención y análisis de los datos: 

Los revisores evaluaron la calidad metodológica y la adecuación de los ensayos para su inclusión. Tres revisores participaron en la obtención de datos. Los datos obtenidos se analizaron para determinar su significación estadística.

Resultados principales: 

Dos ensayos cumplieron los criterios de inclusión con un total of 164 participantes. Estos ensayos trataron sólo cuatro de las 14 comparaciones predefinidas en el protocolo. No hubo diferencias estadísticamente significativas en la incidencia de infección urinaria alta, estenosis ureterointestinal o deterioro renal en la comparación entre derivación continente y derivación por conducto. No hubo pruebas de una diferencia en la incidencia de infección urinaria alta y estenosis ureterointestinal cuando las derivaciones por conducto se realizaron con íleon o colon. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas en la incidencia de la cicatrización renal entre las técnicas de anastomosis ureterointestinal antirreflujo versus con reflujo libre en derivaciones por conducto. Sin embargo, todos los intervalos de confianza fueron amplios y no descartaron diferencias importantes. Hubo ciertas pruebas de que el uso de la válvula con reservorio ("nipple valve") más compleja en la anastomosis ureteroileal presentaba mayor probabilidad de provocar el deterioro de vías altas que la implantación en una asa aferente ileal isoperistáltica, no destubulizada.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save