Tratamiento farmacológico de la agitación y la agresividad en personas con traumatismo craneoencefálico

A ser agregado.

Conclusiones de los autores: 

Se probó un gran número de fármacos en el tratamiento de la agresividad relacionada con el traumatismo craneoencefálico pero no hay pruebas sólidas de su eficacia. Por consiguiente, es importante elegir los fármacos con pocos efectos secundarios y controlar su efecto. Los betabloqueantes tienen las mejores pruebas de eficacia y merecen más atención. La ausencia de evidencia destaca la necesidad de mejores evaluaciones de los fármacos para este problema importante.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

De los muchos síntomas psiquiátricos que pueden aparecer como resultado de una traumatismo craneoencefálico, la agitación y/o agresividad son a menudo los más molestos. Por consiguiente, es importante evaluar la eficacia de los fármacos psicotrópicos usados en su tratamiento.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los fármacos para la agitación y la agresividad después del traumatismo craneoencefálico.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), MEDLINE, EMBASE y otras bases de datos electrónicas. Además, se realizaron búsquedas en las listas de referencias de revisiones recientes y estudios incluidos. Se realizaron búsquedas manuales en las revistas Brain Injury y Journal of Head Trauma Rehabilitation. No hubo restricciones de idioma. La última actualización de las búsquedas se realizó en junio de 2006.

Criterios de selección: 

Los ensayos controlados aleatorios (ECA) que evaluaron la eficacia de los fármacos que actuaban en el sistema nervioso central para la agitación y/o la agresividad, secundarios a traumatismo craneoencefálico, en los participantes mayores de 10 años de edad.

Obtención y análisis de los datos: 

Se extrajeron los datos de forma independiente y se evaluó la calidad de los ensayos. Los estudios de los pacientes dentro de los seis meses posteriores al traumatismo craneoencefálico con estado de confusión se distinguieron de los de los pacientes con lesiones de más de seis meses de antigüedad, o que no presentaban confusión.

Resultados principales

Se identificaron seis ECA que se incluyeron en esta revisión. Cuatro evaluaron los betabloqueantes, el propranolol y el pindolol, uno evaluó el estimulante del sistema nervioso central metilfenidato y otro evaluó la amantadina, un fármaco que generalmente se usa para el parkinsonismo y trastornos relacionados. Las mejores pruebas de la efectividad en el tratamiento de la agitación y/o la agresividad después de traumatismo craneoencefálico fueron las de los betabloqueantes. Dos ECA hallaron que el propranolol era eficaz (un estudio temprano y otro tardío después de la lesión). Sin embargo, en estos estudios el número de participantes fue relativamente pequeño, no han sido replicados, usaron dosis grandes y no usaron una medida de resultado global o un seguimiento a largo plazo. En la comparación de la agitación temprana y la agresividad tardía, no hubo pruebas para una respuesta diferencial del fármaco. Faltan pruebas firmes sobre la eficacia de la carbamazepina o el valproato en el tratamiento de la agitación y/o la agresividad después de un traumatismo craneoencefálico.

Conclusiones de los autores

Se probó un gran número de fármacos en el tratamiento de la agresividad relacionada con el traumatismo craneoencefálico pero no hay pruebas sólidas de su eficacia. Por consiguiente, es importante elegir los fármacos con pocos efectos secundarios y controlar su efecto. Los betabloqueantes tienen las mejores pruebas de eficacia y merecen más atención. La ausencia de evidencia destaca la necesidad de mejores evaluaciones de los fármacos para este problema importante.

Esta revisión debería citarse como:Fleminger S, Greenwood RJ, Oliver DLLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se identificaron seis ECA que se incluyeron en esta revisión. Cuatro evaluaron los betabloqueantes, el propranolol y el pindolol, uno evaluó el estimulante del sistema nervioso central metilfenidato y otro evaluó la amantadina, un fármaco que generalmente se usa para el parkinsonismo y trastornos relacionados. Las mejores pruebas de la efectividad en el tratamiento de la agitación y/o la agresividad después de traumatismo craneoencefálico fueron las de los betabloqueantes. Dos ECA hallaron que el propranolol era eficaz (un estudio temprano y otro tardío después de la lesión). Sin embargo, en estos estudios el número de participantes fue relativamente pequeño, no han sido replicados, usaron dosis grandes y no usaron una medida de resultado global o un seguimiento a largo plazo. En la comparación de la agitación temprana y la agresividad tardía, no hubo pruebas para una respuesta diferencial del fármaco. Faltan pruebas firmes sobre la eficacia de la carbamazepina o el valproato en el tratamiento de la agitación y/o la agresividad después de un traumatismo craneoencefálico.

Tools
Information
Share/Save