Tratamiento de la tos en la tos ferina

Pregunta de la revisión

Se revisó la evidencia de 12 estudios sobre el efecto de los tratamientos para la tos en pacientes con tos ferina.

Antecedentes

Se deseaba determinar si algún fármaco es eficaz para tratar la tos en pacientes con tos ferina (también conocida como tos convulsiva). Estos fármacos incluyeron la inmunoglobulina de la tos ferina (anticuerpos para aumentar la resistencia del cuerpo a la tos ferina) y los tratamientos ya utilizados para tratar los síntomas del asma y la fiebre del heno (antihistamínicos, salbutamol, esteroides). Los pacientes con tos ferina pueden presentar ataques de tos graves. Éstos pueden ir acompañados de sonidos agudos que parecen chillidos (el sonido que se produce al respirar profundamente después de toser) y vómitos, que pueden provocar deshidratación, dificultad para respirar e ingreso en el hospital. El objetivo era determinar si algún fármaco era eficaz para reducir los ataques de tos en los pacientes con tos ferina. También se trató de determinar si algún fármaco reducía los chillidos, los vómitos, la cianosis (ponerse azul por falta de oxígeno), las complicaciones graves (como los accidentes cerebrovasculares y las convulsiones), el ingreso en el hospital, el tiempo de permanencia en el hospital o la muerte (por cualquier causa). Además, se examinaron los posibles efectos secundarios de los fármacos.

Características de los estudios

La evidencia de esta revisión está actualizada hasta enero de 2014. Se incluyeron 12 estudios, con un total de 578 participantes. Diez estudios incluyeron un total de 448 niños y dos incluyeron un total de 130 adolescentes y adultos. En cinco estudios se hicieron pruebas de laboratorio para confirmar la presencia de la tos ferina en todos los participantes incluidos. Nueve estudios compararon el fármaco con placebo (es decir, un fármaco "simulado" que no contenía el ingrediente activo estudiado) y tres estudios compararon el fármaco con ningún tratamiento. Siete estudios reclutaron a pacientes hospitalizados. Tres estudios informaron sobre las fechas de inicio y finalización; un estudio reclutó a participantes por más de 14 meses, otro por más de 18 meses y otro por más de 31 meses.

Resultados clave

Seis estudios que incluyeron a 196 participantes informaron los resultados con suficiente detalle de forma que fue posible evaluarlos. Sobre la base de esos resultados, los antihistamínicos (un estudio, 49 participantes), la inmunoglobulina de la tos ferina (un estudio, 24 participantes) y el salbutamol (dos estudios, 42 participantes) no redujeron el número de ataques de tos en los pacientes con tos ferina. Ni la inmunoglobulina de la tos ferina (un estudio, 46 participantes) ni los esteroides (un estudio, 11 participantes) redujeron el tiempo que los participantes pasaron en el hospital. Un estudio informó de tasas similares de efectos secundarios en los participantes tratados con inmunoglobulina de la tos ferina (4%; erupción cutánea) o con placebo (5%; heces blandas, dolor e inflamación de la piel alrededor del sitio donde se administró la inyección). Los estudios sobre los antihistamínicos, el salbutamol y los esteroides no proporcionaron resultados sobre los efectos secundarios. Ninguno de estos seis estudios informó de resultados sobre los vómitos, la cianosis, las complicaciones graves, las muertes o el ingreso en el hospital.

Calidad de la evidencia

En general, la calidad de la evidencia fue baja y muchos de los estudios se realizaron hace algunos años. Sólo tres ensayos informaron de manera detallada sobre la forma en que el tipo de tratamiento administrado se ocultó adecuadamente a los participantes y a los profesionales sanitarios. Los métodos para registrar el número de ataques de tos y chillidos también difieren entre los estudios. Las estimaciones de los efectos de los diferentes tratamientos fueron poco precisas debido al reducido número de participantes de los que se disponía de resultados. Además, es posible que estos resultados no se puedan generalizar a los adultos o a los ámbitos comunitarios, ya que la mayoría de los estudios se realizaron con niños y se realizaron en contextos hospitalarios.

Conclusiones de los autores: 

No hay evidencia suficiente para establecer conclusiones sobre la eficacia de las intervenciones para la tos en la tos ferina. Se necesitan más ensayos de alta calidad para evaluar la eficacia de los posibles tratamientos antitusivos en pacientes con tos ferina.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Cada año se producen en todo el mundo unos 16 millones de casos de tos ferina (tos convulsiva), principalmente en países de bajos ingresos. Gran parte de la morbilidad de la tos ferina en niños y adultos se debe a los efectos de la tos paroxística. Los tratamientos propuestos para la tos incluyen corticosteroides, agonistas adrenérgicos beta2, inmunoglobulina específica de la tos ferina, antihistamínicos y posiblemente antagonistas de los receptores de leucotrieno.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de las intervenciones para reducir la gravedad de la tos paroxística en la tos ferina en niños y adultos.

Métodos de búsqueda: 

Se actualizaron las búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL, 2014, número 1), que contiene el registro especializado del Grupo Cochrane de Infecciones Respiratorias Agudas (Cochrane Acute Respiratory Infections Group), la Database of Abstracts of Reviews of Effects (DARE 2014, número 2), a la que se accede desde The Cochrane Library, MEDLINE (1950 hasta el 30 de enero de 2014), EMBASE (1980 hasta el 30 de enero de 2014), AMED (1985 hasta el 30 de enero de 2014), CINAHL (1980 hasta el 30 de enero de 2014) y LILACS (30 de enero de 2014). Se hicieron búsquedas en Current Controlled Trials para identificar ensayos en curso.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron los ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados de cualquier intervención (excluidos los antibióticos y las vacunas) para suprimir la tos en la tos ferina.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión (SB, MT), de forma independiente, seleccionaron los ensayos, extrajeron los datos y evaluaron la calidad de cada ensayo para esta revisión en 2009. Dos autores de la revisión (SB, KW), de forma independiente, revisaron los estudios adicionales identificados por las búsquedas actualizadas en 2012 y 2014. El resultado primario de esta revisión fue la frecuencia de paroxismos de tos. Los resultados secundarios fueron la frecuencia de vómitos, la frecuencia de estridor, la frecuencia de cianosis, el desarrollo de complicaciones graves, la mortalidad por cualquier causa, los efectos secundarios derivados de la medicación, el ingreso hospitalario y la duración de la estancia hospitalaria.

Resultados principales: 

Se incluyeron 12 ensayos con diversos tamaños de muestra (n = 9 a 135), principalmente de países de altos ingresos, con un total de 578 participantes. Diez ensayos reclutaron niños (n = 448 participantes). Dos ensayos reclutaron adolescentes y adultos (n = 130 participantes). Se consideró que sólo tres ensayos fueron de alta calidad metodológica (un ensayo de difenhidramina, uno de inmunoglobulina de tos ferina y uno de montelukast). Los estudios incluidos no mostraron un efecto beneficioso estadísticamente significativo de las intervenciones. Sólo seis ensayos, con un total de 196 participantes, informaron datos con suficiente detalle para su análisis. La difenhidramina no modificó los episodios de tos; la diferencia de medias (DM) de los episodios de tos en 24 horas fue 1,9; intervalo de confianza (IC) del 95%: -4,7 a 8,5 (n = 49 participantes de un ensayo). Un ensayo sobre la inmunoglobulina de la tos ferina informó una posible reducción media de -3,1 estridores por 24 horas (IC del 95%: -6,2 a 0,02; n = 47 participantes) pero sin cambios en la estancia hospitalaria (DM -0,7 días; IC del 95%: -3,8 a 2,4; n = 46 participantes). La dexametasona no mostró una clara disminución de la duración de la estancia hospitalaria (DMP -3,5 días; IC del 95%: -15,3 a 8,4; n = 11 participantes de un ensayo) y el salbutamol no mostró cambios en los paroxismos de la tos por día (DMP -0,2; IC del 95%: -4,1 a 3,7; n = 42 participantes de dos ensayos). Sólo un ensayo que comparó inmunoglobulina de la tos ferina con placebo (n = 47 participantes) informó de datos sobre los eventos adversos: 4.3% en el grupo de tratamiento (erupción) versus 5,3% en el grupo placebo (heces blandas, dolor e inflamación en sitio de inyección).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save