La formación escolar de los conductores da lugar a la obtención temprana de las licencias y puede aumentar las tasas de accidentes viales.

Los adolescentes tienen un riesgo más alto de muerte y lesiones graves por accidentes de tráfico que cualquier otro grupo. La formación escolar de los conductores se ha recomendado como una estrategia para reducir el número de adolescentes involucrados en accidentes de tráfico. Los resultados de esta revisión sistemática muestran que la formación escolar de los conductores da lugar a la obtención temprana de la licencia de conducción. Estos resultados no proporcionan evidencia de que la formación escolar de los conductores reduzca la participación en accidentes de tráfico e indican que puede dar lugar a un aumento modesto, pero potencialmente importante en la proporción de adolescentes involucrados en accidentes de tránsito.

Conclusiones de los autores: 

Los resultados muestran que la formación para conductores conduce a la obtención temprana de la licencia. Estos resultados no proporcionan evidencia de que la formación escolar de los conductores reduzca la participación en accidentes de tráfico e indican que puede dar lugar a un aumento modesto, pero potencialmente importante en la proporción de adolescentes involucrados en accidentes de tránsito.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En el Reino Unido los conductores de 17 a 21 años de edad constituyen el 7% de los poseedores de licencias de conducción y el 13% de los conductores involucrados en accidentes de tránsito que provocan lesiones. Como en muchos países, el gobierno del Reino Unido se ha propuesto encarar este problema con programas de formación para conductores en escuelas y universidades. Sin embargo, existe preocupación con respecto a que si la formación de los conductores da lugar a la obtención temprana de la licencia de conducción, pueda aumentar el número de adolescentes involucrados en accidentes de tránsito.

Objetivos: 

Cuantificar el efecto de la formación escolar de los conductores sobre la obtención de licencias y los accidentes de tránsito.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, el registro especializado del Grupo Cochrane de Lesiones, MEDLINE, National Research Register y en el Science & Social Science Citation Index. También se verificaron las listas de referencias de los artículos identificados y se estableció contacto con autores y expertos en el tema.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados que compararon la formación escolar de los conductores con ninguna formación de los conductores y evaluaron su efecto sobre la obtención de licencias y la participación en accidentes de tránsito.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, examinaron los resultados de la búsqueda, extrajeron los datos y evaluaron la calidad de los ensayos.

Resultados principales: 

Tres ensayos, realizados entre 1982 y 1984, cumplieron los criterios de inclusión (n = 17 965). Dos ensayos examinaron el efecto de la formación de los conductores sobre la obtención de licencias. En el ensayo realizado por Stock (EE.UU.) el 87% de los estudiantes del grupo de formación de conductores obtuvo su licencia de conductor, en comparación con el 84,3% en el grupo control (RR 1,04; IC del 95%: 1,02 a 1,05). En el ensayo realizado por Wynne-Jones (Nueva Zelanda) el tiempo transcurrido desde la entrada al ensayo hasta la obtención de la licencia fue de 111 días en los hombres que recibieron formación para conductores en comparación con 300 días en los hombres que no recibieron formación para conductores y 105 días en las mujeres que recibieron formación para conductores en comparación con 415 días en las mujeres que no recibieron formación para conductores.

Los tres ensayos examinaron el efecto de la formación para conductores sobre los accidentes de tránsito. En el ensayo realizado por Strang (Australia), el 42% de los estudiantes de cada grupo tuvieron uno o más accidentes desde que fueron autorizados a conducir (RR 1,01; IC del 95%: 0,83 a 1,23). En el ensayo realizado por Stock, el número de estudiantes involucrado en uno o más accidentes como conductor fue del 27,5% en el grupo de formación para conductores, en comparación con 26,7% en el grupo control (RR 1,03; IC del 95%: 0,98 a 1,09). En el ensayo realizado por Wynne-Jones, el número de estudiantes que tuvieron accidentes fue del 16% en el grupo de formación de conductores en comparación con el 14,5% en el grupo control (RR 1,10; IC del 95%: 0,76 a 1,59).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save