Factores estimuladores de la granulocitopoyesis para la prevención de los efectos adversos durante el tratamiento terapéutico del linfoma maligno.

El linfoma es un cáncer que comienza en los ganglios linfáticos. Se puede tratar con quimioterapia (fármacos contra el cáncer), pero este tratamiento afecta el sistema inmunológico y reduce el recuento de glóbulos blancos. Esta disminución puede aumentar el riesgo de infección del paciente y limitar la cantidad de quimioterapia que puede recibir para el tratamiento del cáncer. Los factores estimulantes de la granulocitopoyesis (GSF, por sus siglas en inglés) aumentan la producción de glóbulos blancos. La revisión encontró que el tratamiento con GSF aumenta los recuentos de glóbulos blancos y reduce el riesgo de infección en los pacientes que reciben quimioterapia para el linfoma. Sin embargo, el tratamiento no mejoró la supervivencia. Se necesitan más estudios de investigación para mejorar los tratamientos con GSF.

Conclusiones de los autores: 

G-CSF y GM-CSF, cuando se administran como profilaxis en pacientes con linfoma maligno que reciben quimioterapia convencional, reducen el riesgo de neutropenia, neutropenia febril e infección. Sin embargo, sobre la base de los ensayos aleatorizados actualmente disponibles, no hay evidencia de que G-CSF o GM-CSF proporcionen una ventaja significativa en términos de respuesta tumoral completa, AFT o SG.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los factores estimulantes de la granulocitopoyesis, como el factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF) y el factor estimulante de colonias de granulocitos-macrófagos (GM-CSF), se utilizan para prevenir la neutropenia febril y la infección en los pacientes sometidos a tratamiento por linfoma maligno. El pregunta sobre si el G-CSF y el GM-CSF mejoran la intensidad de la dosis, la respuesta tumoral y la supervivencia general en esta población de pacientes aún sigue sin respuesta. Debido a que los resultados de los estudios simples no son concluyentes, fue necesario realizar una revisión sistemática.

Objetivos: 

Determinar la eficacia del G-CSF y el GM-CSF en pacientes con linfoma maligno con respecto a la prevención de la neutropenia, la neutropenia febril y la infección; la mejoría de la calidad de vida, la adherencia al protocolo de tratamiento, la respuesta tumoral, la ausencia de fracaso del tratamiento (AFT) y la supervivencia general (SG); así como los efectos adversos.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en The Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE, CancerLit y otras bases de datos bibliográficas relevantes; en bases de datos de Internet de ensayos en curso; y en las actas de congresos de la American Society of Clinical Oncology y la American Society of Hematology (1980 a 2007). Se incluyeron publicaciones de texto completo y en forma de resumen, así como datos no publicados.

Criterios de selección: 

En la presente revisión se incluyeron ensayos controlados aleatorizados que compararon la profilaxis con G-CSF o GM-CSF versus placebo/ninguna profilaxis en pacientes adultos con linfoma maligno que recibían quimioterapia. Ambos brazos de estudio tenían que recibir quimioterapia idéntica y tratamiento médico de apoyo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, realizaron la evaluación de la elegibilidad y la calidad de los ensayos, la extracción de los datos y el análisis. Se estableció contacto con los autores para obtener los datos faltantes.

Resultados principales: 

Se incluyeron 13 ensayos controlados aleatorizados (ECA) elegibles con 2607 pacientes. En comparación con ninguna profilaxis, G-CSF y GM-CSF no mejoraron la supervivencia general (cociente de riesgos instantáneos 0,97; IC del 95%: 0,87 a 1,09) ni la AFT (cociente de riesgos instantáneos 1,11; IC del 95%: 0,91 a 1,35). La profilaxis redujo significativamente el riesgo relativo (RR) de neutropenia grave (RR 0,67; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,60 a 0,73), neutropenia febril (RR 0,74; IC del 95%: 0,62 a 0,89) e infección (RR 0,74; IC del 95%: 0,64 a 0,85). No hubo evidencia de que G-CSF o GM-CSF redujeran el número de pacientes que requerían antibióticos intravenosos (RR 0,82; IC del 95%: 0,57 a 1,18); redujeran la mortalidad relacionada con la infección (RR 0,93; IC del 95%: 0,51 a 1,71) o mejoraran la respuesta tumoral completa (RR 1,03; IC del 95%: 0,95 a 1,10). Un estudio evaluó los parámetros de calidad de vida y no encontró diferencias entre los grupos de tratamiento.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save